"Copymami", nueva muestra de Fátima Pecci Carou en Piedras, presentada por su curadora Florencia Qualina

La Avenida Rivadavia atraviesa como una serpiente la ciudad, que si se
mira con imaginación gestáltica a través de un mapa, parece un diamante.
Cuando la numeración indica siete mil, en la frontera difusa que distingue
Flores de Floresta, brotan bares nocturnos de apesadumbrada cara diurna,
verdulerías, concesionarias de autos y tiendas de antigüedades que por
alguna extraña razón prometen menores precios de lo que en realidad
ofrecen.
El taller de Fátima se encuentra por esa zona, en una casona antigua,que
contiene en sus amplias y numerosas salas el aura espectral de la
prosperidad de las clases medias porteñas de mediados del siglo pasado.
Sobre las paredes de su laboratorio hay afiches y panfletos levantados en
las luchas del colectivo feminista conviviendo con reproducciones de obras
de diversos períodos y estilos de la Historia del Arte. Una estructura elíptica
de metal carga, como un perchero de la calle Avellaneda, todo un muestrario
de mercancías plagiadas a Gucci, Chanel, Adidas, Rolex, también un par
de medias con la estampa de Ricardo Fort. Todas mercancías que Fátima
compra en las calles, mantas, puestos del barrio y atesora. Todas evidencias
de una industria motorizada por la réplica, la imitación, el deseo hilarante de
lujo.
Están, desde luego, las pinturas. En ellas hay escenas protagonizadas
por su alter ego-animé de inmensos ojos redondos, devuelta a la acción
después de una gresca en la que volaron golpes y sablazos. Se retrata con
la lengua bífida llevando los parches de sus bandas favoritas – She Devils,
Velvet Underground, Viejas Locas – entre reproducciones de las pintoras
Eugenia Sarmiento y Judith Leyster. En otras, el erotismo no es ajeno al
escrutinio de ojos multiplicados y demonios envenenados. También aparece
un pequeño grupo de pequeñas pinturas con aires a camafeo rococó
donde nuestra Mahō shōjo - chica mágica copia y reproduce sin descanso
e infielmente obras anónimas y canónicas que fueron antes replicadas,
citadas en infinitas otras obras. Mientras tanto lee una cita que piensa las
obras como fantasmas que esperan ser vistos porque tienen todo el tiempo
del mundo y solo hablan cuando se les dirige la palabra.
Florencia Qualina, Junio 2022

Seguir pispeando Copymami

desde 30 de junio a 20 de agosto de 2022
Jueves a sábado 15-19h
o con cita previa a cita@piedrasgaleria.com

Galería Piedras
Avenida Rivadavia 2625, piso 4, Balvanera.
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
+549 (11) 2541 6000

por Florencia Qualina, 17 de Julio de 2022
compartir
Libros lentos sobre arte argentino. Editores: Santiago Villanueva y Nicolás Cuello.
Con el apoyo de