"Aquel tapado de armiño Nº2"

Yo creo que este doble retrato sería de los primeros en la historia del arte en poseer una autoría compartida y triple. Es un tanto injusto atribuírselo únicamente a Hans Holbein "El Jóven", que se limitó a cumplir con gran eficacia profesional lo que los muy cultos y elegantes embajadores franceses, Jean de Dinteville y Georges de Selve (este último en realidad un alto eclesiástico que se dedicaba también a las tareas de representación de su país: estuvo en Madrid visitando a Carlos V), le decían en cuanto a la "decoración" que habría de tener la pintura, o sobre la compleja y abigarrada escenografía objetual que contemplamos. El enorme mérito de Holbein (y ello le convierte casi en un artista conceptual) fue ser tan excelente intérprete de las instrucciones recibidas, bien orales, bien por escrito. Todo lo concerniente a las pasiones que más entusiasmaban a estos embajadores - la física, la astronomía, las matemáticas, la música...- le fue dictado por tan doctos clientes. Pero Holbein se guardó un as en la manga que únicamente a él le pertenece: la calavera representada en anamorfosis que rompe el rigor matemático de la composición ortogonal de marcadas líneas horizontales y verticales. Se diría que Holbein "sospechó" que en la posteridad no faltarían quisquillosos que hablarían y escribirían de esa molesta y extraña autoría compartida, e introduce con ese raro "ovni" (una venganza o lección de humildad contra la arrogante sabiduría de los embajadores) la auténtica lección magistral (y moral) que esconde esta obra: la Vanitas de una calavera levitando o alzándose del suelo en victoriosa señal de su inacabable presencia, flotando en el espacio como única señal de supervivencia en la vastedad del tiempo, cuando de todas nuestras ciencias, músicas y pasiones, únicamente quede olvido, ceniza y polvo. Quizás, y con suerte, "polvo enamorado", como dejó por escrito un estricto contemporáneo español de estos nobles retratados.


CLICK para ir al sitio Facebook de Luis Francisco Pérez

por Luis Francisco Pérez (Crítico de arte madrileño), 1 de Febrero de 2016
compartir