Arte, Literatura y Vida

Oximoron. Matías Duville, Luis Terán, Jorge Miño en Fundación PROA desde el sábado 13 de octubre de 2012 hasta el miércoles 9 de enero de 2013.
Recurrir a la figura retórica del Oxímoron en la experiencia del Arte, ofrece la posibilidad de trascender las antinomias mundanas, como modo de comprender y sobrellevar el vacío de la existencia.

1973-1974-1977. Tres artistas contemporáneos y contemporáneos entre sí, casi podríamos imaginarlos compañeros de clases. Tal vez esto explique por qué comparten espacio y hablan de lo mismo, cada uno en su propio lenguaje. Como si mantuvieran una conversación con cierto grado de complicidad, sus obras participan de un discurso sin interrupciones, a pesar de las intervenciones personales.
En Oxímoron, Luis Terán, Jorge Miño y Matías Duville aprovecharon al máximo el significado de la figura literaria que sirve de título a los Sites Specific que intervienen la librería, la cafetería y la escalera de la Fundación PROA. Este término griego, traducido del latín “contradictio in terminis”, funciona metafóricamente. Al combinar dos expresiones de sentido opuesto en una misma estructura, genera un tercer concepto de nueva significación alejándola del absurdo.
Con Madera atornillada, Luis Terán construyó una estructura con una madera vertical que desde el suelo del centro de la librería llega a la cafetería -por el hueco que articula ambos espacios- abriéndose en cinco brazos. ¿Asciende o desciende? Asciende y desciende. Según cómo se la mire, puede ser un árbol que ha crecido, o ramas de una planta que, asomadas a la baranda caen al vacío entretejiéndose en un único tronco.
En Silencio, Jorge Miño tapizó íntegramente el techo y las superficies de todas las mesas de la cafetería con fotografías en plotter y vinilo espejado. Si fueran espejos, podríamos vernos reflejados como la imagen a la que estamos acostumbrados. Sin embargo, la imagen que nos devuelven estos reflejos vinilizados, distorsionan nuestra apariencia combinada con el laberinto de escaleras de las sin fin de las fotografías plotteadas. Posiblemente, nos devuelven la imagen que los otros tienen de nosotros, o la que nosotros mismos no vemos cuando nos miramos. ¿Se trata de mirar o de ver? Se trata de mirar y de ver.
Ma ligne de l’oxidation, es la cadena pegada al muro que Matías Duville propone para reunir las tres obras, y participar de esa conversación. Su particularidad radica en la secuencia de tamaño creciente que siguen los eslabones, y el proceso de oxidación decreciente al que han quedado sometidos los mismos en una lógica inversa. ¿A mayor tamaño menor óxido o a menor tamaño mayor óxido? A mayor tamaño menor óxido y a menor tamaño mayor óxido.
Una conversación existencial.

compartir
Libros lentos sobre arte argentino. Editores: Santiago Villanueva y Nicolás Cuello.
Con el apoyo de