¿Qué encontrar en un Museo? La potencia multívoca de los discursos

Randa Testigo. Artistas varixs en Museo Histórico de la Independencia (Casa Histórica) - Tucumán desde el sábado 10 de julio de 2021 hasta el viernes 10 de diciembre de 2021.



MUESTRA SUSPENDIDA #quépasóconrandatestigo

La Dirección de Museos Nacionales y la Secretaria de Patrimonio, ante la creciente violencia y para preservar y resguardar la integridad física de las personas y del museo, se decidía bajar la muestra en la sede del Museo de la Casa Histórica. Sin embargo no hubo comunicación oficial, por ello el colectivo de artistas La Lola Mora decidieron realizar un comunicado para aclarar la situación.

“Desde La Lola Mora – Trabajadorxs de las artes Tucumán, comunicamos que la muestra “Randa testigo” expuesta en el Museo Nacional de la Independencia – Casa Histórica de Tucumán se ha bajado. En esta muestra participan dos integrantes de nuestra colectiva, Alejandra Mizrahi, como curadora y Carlota Beltrame con su obra “Revés de la trama”” manifestaron este lunes.

"Randa Testigo". Adhesión al Comunicado de La Lola Mora. Trabajadorxs de las Artes Tucumán



Revés de Trama de Carlota Beltrame en la muestra Randa Testigo – Museo Nacional de la Independencia - Tucumán

En el Museo Nacional de la Independencia (Casa Histórica) en Tucumán se lleva a cabo, desde el mes de julio hasta diciembre, la muestra Randa Testigo. Curada por Alejandra Mizrahi la muestra incluye, entre otras piezas de Randa del Museo Folklórico Provincial o el Museo Móvil de la Randa (MUMORA), una obra de la artista tucumana Carlota Beltrame: Revés de Trama.

En la obra, cuyo soporte es una gran pieza textil de Randa bordada por las Randeras de El Cercado, puede leerse la palabra Montoneros, junto al símbolo PV (Perón Vence). Estas imágenes son la traducción de una fotografía documental en la que se registró una pintada realizada por Montoneros, en su vertiente de izquierda peronista, en febrero de 1971, bajo el gobierno de facto del General Marcelo Levingston, sucesor de J. C. Onganía, iniciador de la dictadura de 1966. Durante este acontecimiento, cuatro jóvenes que nunca fueron identificados, irrumpieron en la Casa reduciendo a los guardas e interviniendo la misma con diversas pintadas. Entre los espacios intervenidos estuvo la Sala de la Jura, única sala auténtica de la Casa, en la cual se grafitearon los retratos de Perón y Eva Perón. Estos grafitis representaban los retratos que efectivamente habían estado en ese espacio durante el gobierno del primero.

Cuando la luz entra en la sala donde Revés de Trama se instala, los bordados de la malla proyectan su sombra en la pared de fondo. Tenue, como la trama de la historia, sus aciertos y sus accidentes, las sombras proyectadas replican la alusión al hecho histórico referido.

Carlota Beltrame trabaja desde hace años con temas particulares de la historia de Tucumán, interesada fundamentalmente en la idea del soporte como significante. En el caso de Revés de Trama, así como de La Utopía (Primer Premio del 107° Salón de Artes Visuales de la Nación – 2018), trabaja el par significante/significando apelando a la materialidad de la Randa, delicado textil existente solo en la localidad de El Cercado – Tucumán, como soporte de imágenes traducidas en ellas, que aluden a acontecimientos específicos, políticamente densos, en la historia de la provincia. La Utopía, según palabras de la artista, es “traducción en Randa de pintadas, logos, panfletos, frases y fragmentos de cartas de la escena política histórica de Argentina enmarcados en plata”.

Siguiendo este interés de Beltrame, para la muestra Randa Testigo, en su dimensión de abordaje de la Randa desde el arte contemporáneo, se realizó Revés de Trama. En la obra, además de la propuesta de traducción referida, está grabado, intangible, aunque inalienable, el trabajo realizado por la mano de las Randeras. Ella, además de configurar el soporte como significado per se, contiene meses de trabajo colaborativo y decisiones sobre cómo llevarlo a cabo. En su multivocidad, la pieza alude a un oscuro período de la historia en Tucumán; pero también, a la resignificación de la historia por mano de quienes tradicionalmente no han tenido parte en ella.

Al complejo de referencias aludido se agrega una cita de Foucault, presente en la correspondiente sala de la muestra:
“es preciso saber reconocer los sucesos de la historia, sus sacudidas, sus sorpresas, sus triunfos afortunados o sus derrotas mal digeridas pues también nos hablan de nuestros comienzos y de nuestras herencias. Percibir sus peripecias, sus desviaciones ínfimas y sus retornos complejos porque los errores, los fallos de apreciación, los malos cálculos y hasta lo que pudo ser y no ha tenido lugar también han producido aquello que hoy existe y que aún pesa sobre nosotros. Descubrir que en la raíz de lo que conocemos y de lo que somos no están en absoluto la Verdad ni el Ser, sino el accidente”
En este sentido, el camino hermenéutico es delimitado. En nuestra contemporaneidad, en nuestro presente histórico, están tatuadas todas las tramas y sus reveses de tramas. Porque de la trama no hay una sola lectura posible, también se abre lo contrafáctico, todo lo que podría haber ocurrido, pero no fue. No como nostalgia, no como deseo o memoria de algo perdido, sino como una afirmación de un pasado que pesa sobre nosotros y configura, sin determinismos, el presente.
En las últimas semanas, iniciada por la publicación de un usuario que asistió a la muestra, se emitieron pluralidad de juicios respecto a la obra. Algunos en tono de preocupante violencia, otros en tono de indignado repudio.

Es ampliamente reconocido que entre los defectos que nublan la visión de la obra de arte, el prejuicio es uno de los más nocivos. En el caso que nos compete, además de los múltiples prejuicios, como juicios previos, en torno a política, arte contemporáneo, ética y valores, etcétera, que han impregnado las actividades y respuestas en la última semana, uno de los prejuicios más sutiles y movilizantes se relaciona con la capacidad del lenguaje y la enunciación, entendiendo la potencia del discurso de modo unívoco y acrítico, limitante en cuanto al rango de acciones posibles por medio del discurso.

El ámbito del arte y sus discursos suelen alejarnos de una versión meramente correspondentista de la verdad, del uso del lenguaje entendido como puramente representativo. Por medio del arte es posible la reapropiación de gestos, resemantizar operaciones, su lenguaje no constriñe la experiencia del discurso a la enunciación (aunque la función de ningún lenguaje sea solo la enunciativa, sino una opción posible entre otras). De este modo, el lenguaje del arte se piensa en relación a su contexto, la interpretación es la facultad clave de abordaje. Caso contrario, el objeto que se nos representa permanece silente. Sin embargo, sobre la interpretación, sus posibilidades no son ilimitadas, su camino se indica y las “malas interpretaciones” pueden presentarse.

En Rituales de civilización, Carol Duncan se refiere a los museos como estructuras rituales. En esos lugares se “representan públicamente nuestras creencias sobre el orden del mundo, su pasado y presente, el lugar que el individuo ocupa en él”. En este sentido, el museo condensa valores y osifica identidades. En el caso de un Museo Nacional de la Independencia, que es el propio espacio donde ella ha sido declarada para la Nación, se osifica una identidad nacional enaltecida. Esta identidad rígida que se genera, excluye de sí los reveses y las vicisitudes en los que el presente se funda. De este modo, Revés de Trama quiebra. En un espacio asociado a las libertades, la justicia y la independencia; la obra nos contrapone un evento ocurrido en esas mismas salas. De modo tal que, si dos hechos que ocurren en el mismo espacio, con efectos y asociaciones distintas y a ellos no pueden atribuirse las mismas cargas valorativas, el espacio no vuelve traslativos los sustantivos abstractos que se asocien a uno u otro. Es decir, no por ubicarse en un determinado espacio (como la Casa Histórica) un hecho se vuelve valioso en sí mismo, los valores y significados también se construyen, y no toda mención de un hecho pasado en el espacio se convierte en homenaje. La representación de un ultraje, no es ella misma un ultraje, sino memoria. De lo contrario nos llamaríamos al silencio, convirtiendo el presente en negación del pasado. Radicalizar la memoria es reconvertirnos en ciudadanos activos.

Retomando, Revés de Trama quiebra. Junto a La Utopía, reconoce la historia en su complejidad, las identidades nacionales en su pluralidad violenta. Nos recuerda que la historia es real y sus hechos no son los ideales deseados, convertidos recuerdos, convertidos en historia parcial. Ella es trama y su revés. El miedo a romper esas identidades seguras y cerradas, quizás, provenga del miedo a no poder reconstruirlas, a no poder reconocernos en la complejidad.



Randa Testigo. Artistas varixs en Museo Histórico de la Independencia (Casa Histórica) - Tucumán Hasta el viernes 10 de diciembre de 2021
















La muestra permaneció montada entre los meses de diciembre, enero y febrero de 2021 en el Museo del Traje (Chile 832 - CABA)

compartir
Con el apoyo de