Una gotita en suspensión | Jorge Pomar en Pasto

Una gotita de luz. Una reunión mundial bajo un cielo de mediodía se despliega en una sala de Buenos Aires en el barrio de San Telmo. Celeste claro, conocido, con algunas nubes que invitan a imaginar las posibles formas que decidan representar.



El anfitrión es Jorge Pomar, que seguro de su lenguaje despliega un complejo entramado de símbolos, un mitín de banderas intervenidas junto a pinturas de cielos. El artista tiene la capacidad de sumergirse en el mundo contemporáneo y extraer de él imágenes para crear alegorías propias, nuevas definiciones del relato capitalista. En una obra reciente, el artista recopila logos de empresas multinacionales productoras de armas “alegremente” distribuidos sobre distintas banderas, soporte que caracteriza sus últimos trabajos. Es que su obra transita la apropiación de símbolos clave del sistema económico actual, para así expresar las problemáticas que devienen de este presente tan complejo.

Tiempo atrás realizó una serie de platos de cerámica con retratos de los presidentes internacionales que formaron parte del G20: Trump, Michel Temer, Macri, Kim Jong Un, etc. Pomar en su obra grita Smile or die (2015), la alegría de vivir se cruza con la pregunta por el significado de la sonrisa, la sonrisa como objeto de estudio, como imposibilidad en un mundo que colectivamente está muy separado. Está separado y Jorge lo sabe, por eso no sólo recurre al arte para expresarse, sino que también navega e investiga distintas posibilidades y soportes. Cofundador de la editorial Bucle, publicó su primer libro como autor en 2017, es gestor de encuentros nocturnos festivos en Buenos Aires y es muralista. Los soportes no son un problema para este artista que con seguridad y claridad fusiona su obra y su vida en cada espacio por el que circula.

En esta oportunidad uno de los símbolos intervenidos y apropiados por el artista son las banderas de algunos países. El arte se permite, a través de su obra, modificar sistemas de lenguaje que parecieran intocables, banderas transformadas por el lenguaje Pomar. ¿Será que el arte con su entramado de imágenes y conceptos es capaz de transformar estructuras tan sólidas? Modificar una bandera, un sistema de representación tan primario ¿dista tanto de modificar las estructuras sociales bajo este cielo de mediodía?

Quizá tarde o temprano lo sabremos. En esta cita ataviada de colores vivos y gran despliegue formal, tendremos nuevamente la posibilidad de preguntárnoslo, de pensar si es hora de cambiar, si todavía podemos cambiar, si preferimos reír o morir.

Tato Conte

Inauguró el sábado 13 de febrero y se puede visitar hasta el 28 de marzo de 2021 en Pasto (Av. Paseo Colón 1490 - CABA)
















Un recorrido por la muestra en IGTV

compartir
Con el apoyo de