Un film sobre el artista Federico Manuel Peralta Ramos por Juan Carlos Capurro

peraltaRa.jpg

Proyección jueves 25 de febrero a las 19.30 hs en La Botica de (Mar del Plata)

Aforo reducido con cuidados y acreditación previa por mail: boticafederico@gmail.com
Las solicitudes de participación serán tomadas hasta cubrir el cupo presencial

Al comenzar la cuarentena por el Covid, decidí realizar un cortometraje sobre Federico Peralta Ramos, un artista al que admiro, y que considero sigue sin ser valorado, en todos sus alcances, por nuestra sociedad. La decisión no fue casual: Federico encarna como ninguno la capacidad de crear arte en las condiciones más adversas y con pocos recursos materiales.

Partiendo de esas premisas, realice una larga investigación de archivos de época (Federico es un artista de la generación del 60) y entrevisté por whatssapp y zoom a quienes fueron sus amigos y compañeros de aventuras.

Mi film es el resultado de esos meses de trabajo en los que creo haber logrado colocar fragmentos de su obra y de su vida, que en Federico son una sola cosa. No es, por lo tanto, un documental ni una biografía, ni pretende serlo. Intenta ser la mirada de un artista sobre otro, señalando un hilo invisible: la situación del país, su humor, sus dificultades.

Federico encarnó de manera poética los años sesenta hasta los noventa, en que falleció, muy joven aún. Lo hizo a través de obras que reflejaban artísticamente su alta sensibilidad, su fina ironía, su capacidad de provocar reflexiones sin ser nunca pesimista.

Nacido en una familia patricia, hombre de gran cultura, excéntrico en su manera de comunicar, fue clasificado por comodidad como un "loco lindo". Creo que se trató de apaciguar, con esa calificación, lo que él mismo caracterizaba, a la manera de Pichón Riviere, como el resultado "emergente" de una alienación general. La de la sociedad en la que le tocó ser artista.

Por esa misma comodidad, se lo relegó a ese lugar de "figura simpática". Es que su obra, inclasificable, rindió cuentas, de manera extraordinaria, sobre las contradicciones de su época. Así hizo el huevo gigante al que llamó Nosotros afuera y rompió una vez terminado. El cuadro Misterio de Economía, en plena época de auge del ingeniero Alsogaray, el Buzón para vender, que vendió a su cómplice de aventuras, la actriz Egle Martin.

En 1981, en plena caída del plan económico Martinez de Hoz, fundó la ciudad de Mal de Plata. Su bisabuelo fue el creador de Mar del Plata, la ciudad de la época de oro del país agroexportador. Federico lo emuló poniendo en un cuadro la nueva fundación, la del "país que fue de Guido Di Tella a Minguito Tinguitela", aludiendo a la industria en ascenso de los años sesenta, con el Instituto Di Tella, y aquel personaje del cómico Altavista, un simpático chanta, nacido de los estertores del gobierno del general Onganía.

Es ese itinerario el que busco destacar con mi obra, en un contexto mundial signado por la guerra de Vietnam, el Mayo Francés, el Cordobazo y el gobierno de Onganía. Una época de grandes transformaciones de nuestro país, en medio de las cuales Federico realizo su labor creadora, sin importarle ni la esquiva fama ni el arduo reconocimiento.

En los años noventa, participó del programa de Tato Bores. Reflejó de manera aguda y desopilante la Argentina del "crecimiento". Bores supo ver en él al poeta y al médium de nuestra sociedad.

Lo que procuro desarrollar con mi film es subrayar que lo que fueron calificadas como "ocurrencias" de un personaje pintoresco, debe ser revalorizado como la obra de un gran artista que modifico la manera de hacer arte, en la Argentina y en el mundo.

Su originalidad trasciende al país y a su época. Cuando Federico utiliza la Beca Guggenheim para lo que se le dio la gana, y no para hacer una obra formal, conmovió la concepción del rol del artista. El estableció que es el artista quien decide sobre la obra y no los sponsors, ni los galeristas, ni las fundaciones. Hizo suyo el concepto, que defendemos: Toda libertad en arte.

Como integrante del colectivo de artistas Estrella del Oriente, que defiende estas premisas y considera a Federico miembro honorario, hice este film para reivindicar su obra y su actitud. Lo hice en la adversidad, en cuarentena, rodeado por lo desconocido, como hizo su obra el genial fundador de Mal de Plata.

Juan Carlos Capurro

Dirección: Juan Carlos Capurro
Montaje, edición de sonido y gráficas: Juliana Mutilva
Retratos de Federico Manuel Peralta Ramos: Pedro Roth


Juan Carlos Capurro. Es artista conceptual y escritor. Ha realizado el largometraje La ballena va llena con el colectivo EDO, Estrella Del Oriente, así como Ángelus. Variaciones sobre un sueño, en coproducción con Francia. Ha publicado Incendio en el Palacio de Tokio, editado por Asunto Impreso, así como diversas publicaciones de arte y literatura en Argentina y numerosos países, particularmente de Francia, donde reside alternativamente hace 20 años. Dirige la revista del Colectivo de Artistas Estrella del Oriente (http://revistaestrelladeloriente.blogspot.com/), grupo integrado por artistas, pintores, músicos y escritores, como Ana Aldaburu, Pedro Roth, Daniel Santoro, Maria Negro y Tata Cedrón. Sus obras figuran en dos de las colecciones de arte moderno más importantes de Argentina y exhibidas en el Palais de Tokio y la Maison de l´Amerique Latine en Paris.


compartir