La pintura desnuda | Santiago Iturralde en el Museo de Arte Moderno de Bs As

La pintura desnuda. Santiago Iturralde en Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA) desde el sábado 16 de enero de 2021 hasta el miércoles 31 de marzo de 2021.

Cézanne habla de la pintura como una acción de avance y retroceso. Una especie de pulseada entre eso que observa como modelo y el cuadro que pinta. En ese trabajo, él dice, que el pintor se despoja de la mirada objetiva para adentrarse en la pintura desnuda.

Esta muestra nace de muchas preguntas que me hago como pintor y como espectador:
¿Cuál es el sentido de la pintura figurativa en un mundo regido por la imagen instantánea y digital? ¿Cómo debe ser la materia pictórica en una realidad que existe en pantallas de luz? ¿Cuántos cuadros existen dentro de un cuadro? ¿Qué ocurre con todas las formas intermedias que devienen al pintar? ¿Dónde está el límite entre el boceto o esa idea inicial y el cuadro terminado?

Estas obras son una crónica de mi encuentro con pinturas emblemáticas de la historia del arte. Esas que nos enseñaron en la escuela de Bellas Artes. Pinturas europeas que siempre vimos en libros y que fueron la base de muchas de las pinturas modernas que hoy vemos en otras salas de este mismo museo. Ese encuentro me obligó a desandar un relato imaginado y darle cuerpo desde la experiencia directa. Eso me parece importante para destacar: La pintura es una experiencia directa frente al cuadro. El museo es un espacio de vivencias. El museo que se desdibuja es un museo que se desnuda para volverse más consciente.





Esta pintura se llama: A veces un cerebro y ningún ojo, a veces un ojo y ningún cerebro. La mayoría de los títulos, igual que este, son fragmentos de frases que dijo Cezanne. Otra vez el ojo intenta describir una realidad visible mientras el cerebro se propone inventar una nueva. El pintor es quien debe congeniar ambas fuerzas y hacerlas una. Es en ese movimiento que el cuadro se vuelve algo vivo ¿El museo se desdibuja o nace desde el vacío blanco de la tela? ¿En qué momento comienza el cuadro y cuándo termina?





El color que decidimos usar en la sala también es una referencia a los antiguos salones de pintura del siglo XIX en donde las paredes nunca eran blancas. De algún modo el blanco irrumpió en el siglo XX expandiendo el espacio y también estandarizando un modo de ver. Hay colores y cuadros que no se abren si están rodeados por tanta luz. El verde oscuro, afelpado que elegimos nos sumerge, entonces, en un espacio profundo, íntimo y nos ayuda a perder ese límite entre lo que vemos y lo que nos rodea.

Me interesa dar un paso atrás y mostrar eso que ocurre en el momento que una pintura nos atrapa. Me gusta ir a museos y observar a quienes observan. Medir sus tiempos, sus movimientos, sus reacciones. Como pintor también soy espectador pero me intriga especialmente cómo mira un cuadro alguien que no pinta.





Siempre me atrapa la mediación cómplice que ocurre entre el celular y el cuadro. Cómo esa imagen se multiplica, se recorta y hasta se vuelve Selfie en el museo. El celu es una especie de tercer ojo que aparenta ser frívolo pero muchas veces es creativo, detallado y sincero.

Todos estos cuadros nacen de una foto que tomé con el celular o con una cámara común. Sin embargo al pintarlos intento llegar mucho más allá que la representación de esa anécdota. La pintura se escapa por la tangente y se vuelve intensa en los pequeños detalles. En la superposición de sombras que proyectan los cuadros sobre las paredes de los museos. En los marcos tallados que se dispersan en puntitos de colores como si fueran pixeles impresionistas. En los bordes de las formas que se iluminan con una línea caprichosa y coloreada. Ahí es donde la pintura nos ofrece toda su fuerza y se presenta desnuda.





Por Santiago Iturralde
Buenos Aires. Enero de 2021

WEB Santiago Iturralde

Instagram

Hasta el 31 de marzo con turno previo
www.museomoderno.org
Lunes, miércoles, jueves y viernes: 11:00 a 19:00
Sábados, domingos y feriados: 11:00 a 20:00
(martes cerrado)
San Juan 350 - CABA

compartir