El mito del paciente cero

Sida: el comisario de abordo o el mito del Patient Zero

1987 - New York Times:
El comisario de abordo canadiense Gaétan Dugas es identificado retrospectivamente como el primer enfermo de sida en Estados Unidos.
A partir de ese momento, Gaétan Dugas se ha ganado la infame trascendencia de ser el Patient Zero.

Todo miedo a lo desconocido se exorciza en una creencia.
Toda amenaza del mundo exterior se ahuyenta en un relato.
Todo virus cuenta una historia.

Uno de los mitos creados acerca del sida consiste en la personificación del origen del mal.
Era necesario hallar a través de relatos a un responsable de la catástrofe.

En Estados Unidos la necesidad de descubrir una fuente, de señalar a un culpable se personalizó, encontró su nombre en Gaétan Dugas.

A través de Gaétan Dugas se localizó imaginariamente un punto de coagulación del mal, se lo denominó Patient Zero y este apelativo fue lanzado rápidamente a circulación. Pronto Randy Shilts lo tomó como personaje de su obra And the Band played on (Y la banda siguió tocando). Sin embargo, los estudios epidemiológicos demostraron que esta adjudicación era totalmente falsa; puesto que se habían detectado numerosos casos previos al de Dugas.

Pero los mitos no responden a un régimen de verdad; son, por definición, incomprobables.
Sin embargo, el mito del Paciente Cero sirve de todos modos para arrojar luz sobre las condiciones que lo motivaron.

Por lo pronto, Gaétan Dugas tenía que ser extranjero: era canadiense; se vehiculizaba así de
manera inmejorable una de las leyes del mito: el mal siempre debe venir de afuera. Pero además era doblemente extranjero: su ocupación de comisario de abordo le otorgaba el status
de extranjero profesional.

La profesión de Gaétan Dugas era ideal para completar la función narrativa de agente del daño. Símbolo actualizado del nómade, libre de ataduras familiares, la figura del aeromozo ha reemplazado a la del marinero, a la del mercader y a la del soldado de siglos pasados como prototipo del viajero con un amor en cada puerto. Mas aún, el comisario de abordo ha retomado el lugar del marinero en el imaginario social acerca de los homosexuales. Es el promiscuo profesional.

A una enfermedad de fin de milenio le corresponde un relato acorde con los tiempos y aunque las estructuras míticas sean siempre las mismas, los materiales y las metáforas que las representan se han modernizado. De ahí que este mito de origen del sida se relacione estrechamente con uno de los inventos privilegiados de la modernidad: el avión. El avión es uno de los ámbitos que suspende las coordenadas de espacio y tiempo. Un espacio fuera del espacio en un tiempo fuera del tiempo que establece una especie de legalidad propia e instaura una relación imaginaria de levedad con respecto a los cuerpos.

Una de las características de los mitos, y de los cuentos folklóricos también, es que la misma historia se reproduce, casi invariable, en distintas geografías. Es así que en la Argentina también se verifica el mito del comisario de abordo.

Hacia 1986, en la primera época de difusión del sida en la Argentina —cuando los pacientes se numeraban con un sólo dígito— la imaginación ya había sido capturada por la figura de Andes, el comisario de abordo de Panam que volaba con frecuencia a Europa y a Estados Unidos. Desde entonces, el comisario de abordo Andes es conocido en la mitología narrativa local como el “Paciente Cero Argentino".

Los mitos son respuestas que se dan las sociedades para contarse una historia que los deje a salvo. Narraciones donde aparecen exteriorizados temores, prejuicios y rechazos, que de otro modo serían inexpresables.

Extraterritorialidad. Homosexualidad. Promiscuidad. Libertad. Legalidad propia. Levedad.
Liviandad. Soltería. Todos estos rasgos del mito de origen parecen diseñar la matriz perfecta para la mitología general acerca del sida: la otredad como amenaza de muerte.

KIWI SAINZ circa 1991



Gaetan Dugas primer paciente con sida





Performance Kiwi leyendo su texto "sida: el mito del paciente cero", en Diversidades, acción de Chiachio Giannone en CCK, 2018



Sobre la obra "Yo tengo sida"

La idea de construir acontecimientos a partir de estrategias mediáticas recorre gran parte de la producción artística de Roberto Jacoby, desde los 60s hasta el presente.

Durante los tempranos 90s Roberto Jacoby impulsó con Fabulous Nobodies (agencia creativa integrada por RJ y Mariana “Kiwi” Sainz) la campaña "Yo tengo sida" contra la discriminación hacia las personas HIV positivo.

La campaña tuvo distintos estadíos: desde la ideación conceptual-creativa hasta las repercusiones mediáticas. La primera reflexión sobre el tema fue publicada en la Hoja del Rojas bajo el título “Proyecto fallido para un folleto sobre el sida”.

La acción pública central fue la impresión de coloridas camisetas (al estilo Benetton) con la inscripción: "yo tengo sida", acompañadas de un flyer que desafiaba a vivir la experiencia de salir a la calle con la remera y experimentar las reacciones de los transeúntes.

Las camisetas fueron exhibidas por primera vez en la muestra colectiva Uno sobre el otro, en la galería MUN de Buenos Aires, 1994.

La acción se extendió a otros espacios de arte, medios de prensa y espacios públicos.

Se planteaba que la exposición mediática de esa consigna por parte de referentes ideológicos contribuiría a disminuir la estigmatización y la segregación.

Se llevó un diario de la experiencia: desde su registro en distintos medios de comunicación hasta la presentación en distintos ámbitos (artísticos y de activismo).

Por eso a esta pieza artística no hay que verla como una remera sino como obra experimento comunicacional, típico de una línea de trabajo de Jacoby.

De ahí que sería irrelevante la cantidad de remeras que hayan sido impresas hace 25 años. En una entrevista RJ dijo que había 500 pero eos solo fue una cifra figurativa.

Es una de las pocas acciones artísitico-comunicacionales en relación a sida que se hicieron en ese preciso momento en la Argentina; por eso están siempre circulando en libros y artículos. Y se inscribiría también como obras de los medios a modo de "E happening del jabalí".

Es parte de la colección del MNBA y del MALI, de Lima.

Fabulous Nobodies (Roberto Jacoby y Kiwi Sainz) 1994





Chiachio Giannone en CCK, 2018



1994 - Yo Tengo Sida - nota diario La prueba de la remera - Kiwi Saiz



Calamaro con la remera (Recital en vivo)



Andrés Calamaro



1994-Yo Tengo Sida - Folleto difusión

por Kiwi Sainz, 1 de Diciembre de 2020
compartir