Mis murales yo y mi otro yo. Por Ela Matilda

La galería a cielo abierto, otro espacio de representación, producción y exhibición que a pesar de "ser tierra de nadie"; le es más propia a algunos más que a otres.

Durante la última década ha habido una tendencia en crecimiento en el campo de la producción artística local hacia el arte callejero, más específicamente, hacia el muralismo.
Lo que era una práctica de outsiders más asociada a la militancia partidaria, la denuncia, los homenajes a personajes populares en zonas barriales, los escraches y varios etcéteras más, devino en un fenómeno que quiso ser asimilado por quienes antes perseguían este tipo de producciones. ¿Quién dijo que la gentrificación no llega al tercer mundo?

Es innegable la popularidad de los autores de estas producciones, si contamos la repercusión que tienen en redes sociales y el reconocimiento de un público (en su mayoría jóvenes y adolescentes), que no sólo sigue los pasos de los muralistas para admirar sus obras sino que además los comparte, los comenta, e imita las estéticas que ellos proponen.

¿Quién no ha querido ser un Rock Star? ¿Quién no ha sentido esa adrenalina ante la imagen del ídolo? Pero nunca sabiendo que el ascenso, la permanencia en el ojo público y la sed insaciable de atención que mantiene al monstruo del onanismo encendido siempre está presente. Siempre se quiere más porque el proyecto de acumulación individualista que presenta el capitalismo lo ofrece como posible.

Quizás, eso sintieron estos pibes: dos chabones comunes y corrientes que están en un aula de la facultad viendo un video. El sujeto retratado por el producto audiovisual: Bansky. La actualización que necesitaban. La inyección vigorizante de saberse posibles sujetos de la fama: un aerosol y una pared. Algo que antes no se les había ocurrido porque estaban concentrados en la meta de la camisa a cuadros manchada con óleos, la copa de vino, las exposiciones y las minitas. Algunas de esas metas persisten y les han sido otorgadas, sólo que el género pictórico que se las concedió es otro.

Una profesora, pensando en mantener la curiosidad y el interés de les estudiantes en la producción artística, desencadena una serie de procesos que con los años termina siendo STREET ART: LOS MACHIRULOS CONTRA ATACAN.

No es por entrar en un burdo capacitismo, ni por poner a la universidad como única fuente de conocimiento/formación, pero si hay algo en lo que estos chicos han sido buenos es en ser malos estudiantes. Una beta muy clara que se deja ver cuando lejos de entender las lógicas de producción del género al que adhieren pretenden que sus murales sean cuidados, respetados, queridos por todos. No soportan la aversión. No conocen la experiencia completa de estar en la calle, nunca los persiguieron hasta sus casas por diversión, nunca les gritaron por su ropa, nunca les dio miedo cruzarse a un grupo de varones PORQUE ELLOS SON EL GRUPO DE VARONES. Creen que el grueso de la sociedad les debe algo porque pintaron una pared que antes era blanca, que estaba
abandonada, que pidieron permiso PARA ADORNAR. Tienen el tupé de apropiarse de discusiones de género que no les corresponden para denunciar que alguien les "arruina las obras", piden por redes que se filme a estas personas, quieren que todes encarnemos el más antipático de los roles en el museo: el de los vigilantes.

Han alcanzado un estatus de conocimiento público del que no quieren desprenderse, quieren más, quieren ser patrimonio, objeto sagrado cultural, adhieren a la sacralización de las obras desde la producción contemporánea, son oxímoron artístico transformado en obviedad patriarcal.

A continuación dejo un escrache que estos artistas hicieron circular por redes a mediados de febrero del presente año en el que se pone en evidencia todos los puntos desarrollados anteriormente.

Les agradezco sinceramente este aporte a la cultura local del arte patriarcal, sin este escrache, este texto no existiría.



" Leer atentamente! Nosotros nunca hemos escrachado públicamente a una persona pero ya no nos
callamos más y estamos organizados para denunciar a xxxxxxx xxxxxxxx de arruinar nuestras obras
de arte callejero. Por favor compartan esta información. Queremos hacer público esto más que todo
para que ustedes nos aconsejen, nos guíen a buscar el mejor camino posible y lo más importante es
que queremos que pare de escrachar el arte callejero. Y que conozcan a xxxxxxx que se hace llamar
“colega” nuestro y mancha el arte urbano de Mendoza.
- desde hace como 6 años (año 2014) esta persona empezó a rayar los muros de la calles, empezo
escrachando a los Panama club, Sinfiltro, Zotto con dibujos o frases como A de anarquía, 78 o 87, e
insultos. Desde ese momento empezamos a buscarlo entre los diferentes colegxs. Mucha gente
(vecinos) nos cuentan que es esta persona, que antes tenía dreadlocks (rastas) andaba en una bici
tirando bombas de pintura de color blanco sobre los murales del centro, alrededores y rayando los
murales con frases sobre la cultura rastafari, poniendo repatriación o rastanazion, babilonia etc.
Desde ese momento empezamos a analizar la letra que usaba y los códigos que utilizaba para
escrachar. A finales de ese año empieza a rayar los murales de Cees, Panama club, Asfáltico y
demás colegxs, comienza a rayar los murales más grandes, como por ejemplo, el que se encuentra
en el colegio Bellas Artes, con franses como: fuck police, 30000, muerte al narco, no a la trata,
ninguna mujer nace puta, etc. Desde ese momento nos damos cuenta que escracha con símbolos
que supuestamente van por una buena causa pero arruina obras de arte. Muy contradictorio.
- Llegando al 2018, nos enteramos que xxxxxxx xxxxxxx entra en la facultad, de artes visuales de la
Uncuyo, le cuenta a algunos compañerxs disimuladamente, que conocía a este pibe que venia
escrachando desde antes los murales pero que ya no lo iba hacer más.
- Y en ese mismo año empieza a pintar murales con algunos compañerxs de la facultad para el
departamento de Guaymallén y a finales de ese año, comienzan de nuevo los escrachos a los
murales de los alrededores de gllen, empieza a rayar murales de Woha, Parlo art, Etc.
- Ya llegados a los 2019 sigue rayando los murales de la mayoría de los colegxs como Cees, Woha,
Parlo, Vtas, Panama club, Asfáltico, etc, poniendo frases como: amor y paz, de nuevo la A de
anarquía, con brocha grande y pintura blanca. Hacemos una movida por la redes sociales, buscando
a xxxxxxx xxxxxxxx y varias personas nos escriben para informarnos que conocen a xxxxxxx xxxxxx
y nos cuentan que tiene problemas mentales, al parecer es esquizofrénico y que desvaría. Y
confiesan que él era el que rayaba los murales. Varias personas nos cuentan que vive por Puente
del inca o Uspallata y baja sólo los fines de semana, otros nos dicen que anda vendiendo cd en la
feria del barrio Cano, y todos nos dicen que tiene serios problemas mentales.
Actualmente 2020, sigue escrachando los murales de centro y alrededores. Nosotros queremos dejar
en claro, que no vamos por el camino de la violencia, sabemos que de esa manera no se consigue
nada. por eso pedimos a todxs, que nos ayuden a encontrar a esta persona o que nos aconsejen que
hacer ante esta situación que envuelve actualmente al arte urbano mendocino y que si lo llegan a ver
rayando algún mural que le saquen una foto o lo filmen.
- También hay que destacar que xxxxxxx xxxxxxx acusa a varios colegxs de participar con la
municipalidad de gllen en la venta de aerosoles, pintura de contrabando y lo más grave que acusa a
su mismo padre y al director de la asociación de artistas plásticos, Miguel Soria de estar involucrado
en la trata de personas.
- Nosotros no vamos a denunciar o escrachar a xxxxxxx xxxxxxx sin tener pruebas, además hemos
estudiado su caligrafía y tipos de escrachos vandálicos y sabemos desde el 2014 el tipo de letra que
usa y su propósito de vandalizar los murales, “con esta intención de frases” con que supuestamente
están a favor de la sociedad pero arruinando las obras de arte callejero.
- Yo creo que este ya no es un problema de los muralistxs o graffiterxs, creo que es un problema de
la sociedad de Mendoza porque el arte urbano que está creciendo en la ciudad actualmente puede
llegar a quedar opacado por solo una persona.
- Yo( por mi) acepto esta persona, no la subestimo y trato de respetarla pero se me hace muy difícil
ya que es muy contradictorio la manera que escracha nuestras obras de arte con frases que
supuestamente están a favor de una buena causa ? Yo hablé por mensaje privado con él por
Instagram pero nunca se quiso juntar conmigo o con alguno para hablar de este tema pero nos tiene
a todos bloqueados de las redes sociales.
- Yo pido por favor que no lastimemos a este humano sino al contrario que lo ayudemos o
busquemos la manera para que él se ayude a sí mismo.
- Por favor pido que compartan esta publicación para poder localizar a xxxxxxx Xxxxxxxx y que deje
vandalizar nuestras obras de arte callejero, ya que la mayoría de los materiales que utilizamos para
pintar la calle, nos cuentan dinero y tiempo. Y lo más importante es que queremos brindarle a todas
las personas que viven en esta sociedad, imágenes, color y una intención plástica para que Mendoza
crezca en el arte urbano nacional y mundial.
- A continuación dejo todo la información que hemos juntado de los escrachos causados por él y lo
que nos han pasado gente que lo conoce".

Envalentonados por los likes, las notas en el diario, los contratos municipales y el reconocimiento de les transeúntes se han dispuesto a poner en discusión sus producciones.
Pero no para adherirles una dimensión política más profunda ni para utilizar ese espacio
público que se les es ortorgado con conciencia, sino para victimizarse.

Puede ser comprensible que si no se ha tenido instrucción o formación política alguna se incurra en ciertos desaciertos o inocencias, pero habiendo estado en contacto con los movimientos de estudiantes universitarios, las rivalidades entre agrupaciones y demás termina por verse todo como un gran capricho de artistas "incomprendidos" Y por incomprendido me refiero a por sí mismos.

¿Por qué piensan que un municipio con gestión de derecha los va a considerar más que decoradores de paredes? ¿Por qué piensan que le pueden llamar censura a tapar un trabajo que fue encargado y pagado por la municipalidad cuando es está misma la que decide que la función de esa pintura caducó? Y en el peor de los casos ¿Por qué piensan que sus producciones son dignas de ser conservadas aún cuando han sido plasmadas sobre paredes que no han sido cedidas por sus dueños?

El arte callejero es necesariamente radical en cuanto a las nociones de propiedad privada, de conservación, de autorización. No pide permiso pero tampoco espera cuidados a cambio. Es como se es en la vía pública: endeble, a la intemperie, en mezcla con otres, para así crear el entramado vivo de lo social.



1 Realizado el 12 de febrero de 2020 en Facebook:


compartir