Olla a presión. Por Andrea Mazzini

amazzini1.jpg

En un contexto social, político y económico donde se tejen desigualdades, el campo artístico y el educativo se cruzan para generar prácticas que interrogan y cuestionan lo establecido.
Si hay algo que caracteriza al arte es su capacidad para pensar y visibilizar distintos modos de decir, ser, estar y transformar. Sin dudas, estamos hablando de prácticas artísticas críticas y comprometidas con la realidad. Y un sistema educativo que tiene como propósito, además de enseñar técnicas artísticas y procedimientos constructivos, desarrollar capacidades interpretativas estético-artísticas para contribuir a la formación de sujetos críticos y comprometidos con su realidad.
Entonces, si volvemos a leer el párrafo anterior encontramos que arte y educación tienen los mismos sentidos y propósitos. Es tiempo de pensar en la integración más que en la relación de estos dos campos, como sostiene Luis Camnitzer: “…la integración entre arte y educación se traduce en cuestionar los sistemas de orden como nos lo presentan, en buscar sistemas de orden alternativos, en entender el mundo como un complejo de configuraciones y no de datos aislados. Se trata entonces de explorar lo que no sabemos, en lugar de sólo explorar lo que ya saben otros.” 1
En la integración de estos dos campos, el educativo y el artístico, desde una visualidad dominada por el cuerpo y la palabra se forma el colectivo La Olla, integrado por estudiantes de Nivel Superior del IFDyT 9-002 de las carreras de Artes Visuales y Lengua y Literatura (Véase Foto 1).

Sus integrantes (que prefieren el anonimato) relatan colectivamente lo que las motivó a organizarse:

-Voces de La Olla: en el marco de las manifestaciones estudiantiles que se dieron en 2018 en los Institutos de Educación Superior. Nos conocimos en las tomas, en las marchas, en las clases públicas, agitando, estando en la calle, llevando carteles de aquí para allá y cuando las asambleas fueron decayendo nos agrupamos en la olla.

-Voces de La Olla: creo que fue un grupo para sostener nuestras ansias de decir, de gritar las injusticias que se venían dando en la educación, es un grupo que nos une en la disconformidad de lo establecido, de lo impuesto y esa es la base.

-Voces de La Olla: el colectivo La Olla surge en el 2018 poco tiempo después de la toma del Instituto de Educación Superior en el cual estudiamos (muches ya han egresado o están cerca de lograrlo, otres seguimos siendo estudiantes). En ese contexto de “revuelta institucional”, surgido a raíz del rechazo de una parte de la comunidad educativa hacia una serie de decretos provinciales, fue que nos
encontramos. Nuestros rostros comenzaron a sentir cierta familiaridad y la necesidad de lucha, palabra y visibilidad empezó a convocarnos en la vereda, en la plaza, en la calle, en el Instituto. Los encuentros y diálogos, programados o no, fueron afianzándonos como grupalidad, cada une aportando su mirada su experiencia, su presencia.

-Voces de La Olla: A través de una necesidad colectiva educativa, por medio de marchas, encuentros y necesidades estudiantiles. Hubo muchos sentires, empuje y búsqueda de realizar acciones que al mismo tiempo nos hicieran sacar afuera lo que nos pasaba y lo que nadie contaba. Las grupalidades, los debates y los espacios de contención también son parte de una política educativa.

El colectivo tiene una participación activa en las luchas por la reafirmación de los derechos de la educación pública, el feminismo, la disidencia y la defensa del agua. Los escenarios de intervención son los espacios públicos: la calle, la vereda, el hall de la Institución, espacios abiertos y de tránsito, pero al mismo tiempo escenarios de debate, conflictos y narrativas que cuestionan lo establecido, el espacio público como un lugar de privilegiado para la comunicación ciudadana, “como espacio para producir una intervención simbólica que resignifica el sentido de lo político y lo comunitario.” 2
Las acciones realizadas por La Olla se caracterizan por una visualidad que integra la corporalidad y la palabra desde la oralidad o la escritura en carteles, panfletos, pancartas, etc., acciones realizadas desde una economía de recursos materiales y técnicos, donde las dimensiones formales y argumentativas giran en término de apropiaciones simbólicas del tiempo y del espacio, donde adquiere una mayor importancia la elección de formatos más efectivos en términos comunicacionales, 3 que en investigaciones formalistas desde las artes visuales. (Véase Foto 2)

-Voces de La Olla: creo que han surgido de forma espontánea, lo que se ha dado ha
respondido a la urgencia o a invitaciones. Es decir que solo se puede hablar de lo que hemos hecho, cada experiencia fue diferente, nos manejamos siempre con pocos recursos pero intentando que sea a través de acuerdos colectivos y apostando por lo popular y los espacios públicos. Los temas que nos unieron, que nos convocaron, tenían que ver con la educación pública pero también con las luchas del
feminismo y la disidencia.

-Voces de La Olla: también hemos participado de las marchas y concentraciones en
contra de la modificación de la Ley 7722 y luego su restitución. Utilizamos como recursos: xilografías, palabras y carteles que recorrían las calles de Mendoza.

-Voces de La Olla: uno de los factores que influye al momento de elegir el formato
de las intervenciones es el número de participantes, que siempre está sujeto a la disponibilidad de cada une. Las temáticas giran en torno a la educación pública, la lucha feminista, entre otras. Las intervenciones son realizadas por lo general en espacios públicos.

-Voces de La Olla: creo que el formato tiene que ver un poco con lo que nosotres militamos desde lo personal, como trasciende por nuestres cuerpes, por la educación, por el feminismo, por nuestros compañeres, etc. No saldríamos nunca a la calle si hay algo que no ha afectado a nosotres o a otres. Por eso seguimos afirmando que surge desde una necesidad colectiva.

En el contexto de la Feria Oferta Educativa realizada en el 2018, el colectivo realiza una performance. 4 La feria se realizó en la Nave Cultural de la Ciudad de Mendoza, donde todos los Institutos de Formación Docente y Técnica anualmente organizan un stand para promocionar sus carreras. A ese evento concurren las escuelas secundarias y el público en general que desea continuar sus estudios superiores. 5 (Véase Foto 3)

-Voces de La olla: esa fue un poco espontánea creo. Una noche en el boulevard de Mitre
pensamos la idea, a la mañana siguiente a las 10 de la mañana estábamos ahí. Se sumaron algunas compañeras que estaban en una clase de cerámica en la expo. Creo que era hacerles saber que seguíamos ahí, porque toda esa gente en los stands trabaja en educación y tiene algún pensamiento al respecto, era un buen momento para moverse, había como una sensación de invisibilización a la que hacerle frente. Además se transmitía entonces iba a circular. Las prácticas performáticas de ropa negra y texto gritado y repetido es una forma de manifestación en el feminismo que acá en Mendoza se ha hecho en muchas marchas en formas autónomas de organización, creo que haberles visto accionando así en la calle fue impactante y fue la primera opción a la cual recurrir cuando intentas permanecer anónimo para potenciar la colectividad. Era importante desindividualizarnos.

-Voces de La olla: los comentarios y devoluciones por parte del público siempre están, el
aporte u opinión otorgada por otras voces y miradas también es parte de nuestro aprendizaje como colectivo artístico.

-Voces de La olla: sí, fue una hermosa experiencia. Una de las cosas que sigue siendo
propia de Mendoza es ser conservadora. Cuando en la calle hay performance la gente se sorprende, mira y se va… Recuerdo que ese día nos pasó lo mismo. No sabíamos si nos iban a dejar entrar, venimos de días muy intensos, violentos y se hacía difícil seguir visibilizando, el escenario no estaba nada bien. Entre les compas, armamos un guión vestidas de negro, contando lo que pasaba en el país con la educación, (FMI, MUERTE DE UNA PROFE EN BUENOS AIRES, RECORTES ETC.)
. Sabíamos que no iba ser fácil, nos apoyaron dos medios de comunicación y nos mandamos. Las sensaciones eran miles pero las convicciones y necesidad de visibilizar los discursos hegemónicos eran nuestros motores.

El Colectivo utiliza el término artivismo para nombrar estas prácticas colectivas, sin dudas
se enuncia acá la relación entre el campo artístico y lo político, desde la capacidad de las performance para mover ciertas fronteras de restricción o control, presionar contra ciertos marcos regulatorios y “hacer estallar ciertos sistemas de prescripciones e imposiciones, descentrar los lugares comunes de lo oficialmente consensuado.” 6 La formación artística es importante dentro del campo, en los últimos años en la provincia de Mendoza, se han abierto Institutos de Educación Superior que tienen en su oferta carreras de Artes Visuales, sumándose a la formación que ofrece la Universidad Nacional
de Cuyo.

Los Institutos de Nivel Superior en Arte vienen desempeñando una función estratégica, tanto en lo referido a la formación de artistas y a la producción cultural, como en la formación de profesores de arte. En muchos casos estos Institutos constituyen la única alternativa formativa sistemática en arte y formación docente sobre todo en los departamentos alejados a la ciudad capital.

Retomando el enunciado del inicio, aparecen otros interrogantes para reflexionar sobre la integración de la educación y el arte ¿Cómo se integran? ¿Cómo se definen las prácticas artísticas que se desarrollan dentro de la formación? ¿Cómo las Instituciones de Educación Superior contribuyen a sus funciones? ¿Cómo dialogan estas prácticas disruptivas dentro de la formación?

-Voces de La olla: optamos por no esperar nada del mundo academicista y capacitista.

Foto: Colectivo La Olla - Foto de Seba Heras



Bibliografía
1 - LUIS CAMNITZER SOBRE LA INTEGRACIÓN ENTRE ARTE Y EDUCACIÓN.

2 - VICH, VICTOR (2004). Desobediencia simbólica. Performance, participación y política al final de la dictadura fujimorista. En La cultura en las crisis latinoamericanas. Buenos Aires: CLACSO,
Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

Fuentes consultadas
3 Como sostiene Rodrigo Alonzo “la irrupción de la obra en el espacio público determina la necesidad de optimizar sus aspectos comunicativos y que de esto dependerá el grado de participación que se obtendrá de esta audiencia.”

4 Pensamos la performance desde lo que sostiene Diana Taylor: “término que connota
simultáneamente un proceso, una práctica, una episteme, un modo de transmisión, una realización
y un medio de intervenir en el mundo”.

5 Video de la performance

También registrada por el Diario El Otro. Disponible

6 - Nelly Richard. Lo político en el arte: arte, política e instituciones.

La olla


compartir