Muestra de Dani Lorenzo en una ventana en La Plata

piedramano-ag20_1.png

1
Dani juega con piedras.
Me pregunto qué despertó esa curiosidad lítica.
Qué gesto originario la impulsa.
Como si fuera la primera vez las observa, las manipula, las deja rodar, las hace sonar entre sí.
Pero no les busca una función o un fin más allá de esa indagación. No explica nada, no las usa para.
Está con ellas.
Conviven.
Hoy las piedras habitan este espacio vacío de cuerpos humanos. Materializan el sueño de habitar-con-otres una casa compartida. El hacer, el estar, el habitar con otres.
La comunidad.
Hoy las piedras están por él y no con él.
El cuerpo de las piedras realiza el proyecto.

2
Tendemos a creer que la piedra es dura y resistente.
Pero la piedra es modelada por el agua y por el viento.
La piedra muta por el calor.
Por el tiempo y la acción sostenida.
¿Dónde radica la fortaleza de la piedra?
¿Piedra, papel o tijera?

3
En escultura, en arquitectura: la piedra para la construcción.
En historia, en arqueología: los utensilios de piedra.
En la payana, en la rayuela: la piedra del juego.
En las manifestaciones: las piedras de la bronca.
En las playas de canto rodado de la Patagonia.
La piedra de la locura. Los cálculos renales y biliares: las piedras del cuerpo.
En geología no dicen piedra, hablan de rocas y minerales. Pero la Tierra es una piedra y es posible leer su historia en ella.

4
¿Se puede escribir con una piedra?
Claro que sí,
el grafito es una piedra.

Hubo una época en que me sentía pétrea, tan distinta a mi yo mutante actual. Entonces me preguntaba qué hacer con una piedra, con mi cuerpo-piedra.
Creía que era una condición restrictiva y se volvió angustiante.
Ahora puedo ver en las piedras un modo de vida.

Marina Panfili


Correposa - Cristian Carracedo Lauretti



La ventana de SOPA estará abierta casi todos los días desde el mediodía y por la tarde gracias a la colaboración de los demás proyectos que habitan el espacio en Diagonal 73 #949 e/62 y 4 La Plata.


Dani Lorenzo. Nací a las 11:15hs, el 28 de septiembre de 1984 en una clínica de la ciudad de La Plata. Durante mucho tiempo fui gimnasta. Luego, la necesidad de encontrarme con otras personas me llevó a una murga y eso desencadenó un largo camino de experiencias colectivas relacionadas con la política, la estética y el arte. Simultáneamente estudié en la UNLP, me recibí de profesor y fui docente de Dibujo y de Artes Combinadas y Procedimientos Transdisciplinares en dicha institución. La articulación con otros, la búsqueda por lo colectivo y lo desconocido están presentes en mi obra siempre. Trabajo para encontrarme y divertirme. Los proyectos son vínculos, viajes, caminatas, charlas, cenas; los pienso como construcciones mínimas. Los medios y los diferentes dispositivos nunca son casuales, siempre apuntan a resquebrajar algo chiquitito en cada contexto. Hace poco fui a visitar a mi abuela de 84 años a su pueblo, pensaba hacer un trabajo con ella; cuando llegué charlamos, tomamos mates, nos abrazamos y lloramos cuando nos despedimos. Eso no fue una obra. Mis trabajos fueron premiados en bienales y salones y durante el 2013 participé como Agente becado en el CIA (Centro de Investigaciones Artísticas). Actualmente, formo parte de Síntoma (http://sintomacuradores.com.ar). Un colectivo que se encuentra participando en la construcción de una escena artística que incluya la diversidad de actores que la habitan diariamente. Discute el mapa actual con sus supuestos centros y su acotado horizonte de políticas del amor o crítica despiadada.


piedramano-ag20_1.jpeg piedramano-ag20_1.jpg piedramano-ag20_2.jpeg piedramano-ag20_2.jpg piedramano-ag20_3.jpg piedramano-ag20_4.jpg piedramano-ag20_2.png
compartir