El baño de Wes de Candela Avedaño en la Mini Galeria Virtual del CEC (Rosario)

CECJul20.png

LA INTIMIDAD ¿EXISTE?
¿Es posible –hoy– ir al baño?
Pregunto por la posibilidad de sentir, de pensar, de ver el acto de ir al baño (a lo que fuere) como íntimo.
Aunque.
Sé que el término público se suele oponer a “privado”.
Sin embargo.
También es cierto que lo “privado” connota lo íntimo.
Pero cómo hacer para sentir intimidad si nos miramos al espejo (en el baño o en cualquier otro lugar del mundo) como un encuadre y un recorte para Instagram.
Cuando se sube una imagen propia (íntima) a Instagram se ha perdido la ingenuidad que podía creer que la fotografía existía para recordar un momento: se sabe desde el vamos que lo que se pretende es la exhibición.
Aquí es donde Candela Avendaño encuentra el doblez, el retorcimiento “exhibicionista”.
Como artista sabe (no hay duda) que no hay arte (no hay producción artística) sin “exhibición”. De allí este redoblamiento que es a la vez retorcimiento conceptual –y puesta en acto de ese redoblamiento– de una noción como esa.
¿Qué es lo que se exhibe en las imágenes de Candela?
¿Es el “exhibicionismo” posible como acto ingenuo de la retratada en la lectura de cualquiera de esas
imágenes?
Seguramente no.
Lo que se juega es esa puesta en abismo de la doble significación (para alguien que pertenece al mundo del arte, sobre todo que es artista) de “exhibición”. Las imágenes están producidas para que a la vez se crea (por un instante imposible) en lo “íntimo” de la escena y se vea el dispositivo (no me refiero al dispositivo tecnológico que permite la captura sino a ese otro, conceptual, que irrumpe en el acto de ver) que la desplaza: no es posible una lectura ingenua, no se puede ser simple voyeur en estas imágenes de pública intimidad.
Sin embargo.
Sólo Instagram (claro, no olvidemos que ciertos “usuarios” existen) puede creer que este tipo de imágenes es pasible de censura. Y, aquí, un nuevo redoblamiento: transformar el elemento censor en elemento significante (estética y conceptualemente).
Quizás, el exhibicionismo más explícito sea el de los íconos que usamos cotidianamente en nuestros
intercambios sociales en red, que, en verdad, no tapan sino muestran no sólo lo que ocultan sino su propio sentido.

Roberto Echen
Curador de artes visuales – CEC


Inaugura el viernes 3 de julio de 2020 a las 19hs - Instagram El CEC



Candela Avendaño, soy artista, docente universitaria y gestora cultural, actualmente en ese orden. Gran parte de mi formación está dada al trabajar o vincularme con otres en proyectos y/o propuestas artísticas/culturales (debería haber alguna palabra más específica, pero no se me ocurre, asique simplifico y lo digo así), pero no necesariamente sistematizada o institucionalmente, aunque una vez hice un Workshop de Performance con Belén Romero Gunset y hoy estoy haciendo el Programa de Formación en Performance de Mauro Guzmán y Aimé Fehleisen. También me recibí de Lic. En Bellas Artes en la UNR, donde actualmente estoy haciendo el Doctorado en Educación. No hice muchas muestras individuales, sólo dos de hecho: “Lost in Translation. Tesis de Color” en Galería Carambola y “Entre Corpiños” en Galería+Espacio Multidisciplinar La Toma. Lo que si, participo(é) en varios colectivos de artistas que me posibilitaron producir y exhibir en lugares como el CEC, “Antología Contemporánea” curada por Roberto Echen y “Megamix” ambas en el 2018 como parte de NEM; y en el Museo Castagnino+Macro con “Macro Party, Micro Perfo” que fue una intervención a la visita mediada al 73° Salón Nacional de Rosario en el marco de la 2da QAR con el Colectivo Clericó. También mostré en el ECU con TRES, otro colectivo que ya no existe más. Dirijo una galería de arte (Carambola) y doy clases en la Cátedra de Teoría del Color en la Facultad de Humanidades y Artes de la UNR. Ahora estoy también incursionando en la música. Soy culo inquieto y dispersa. No sé escribir BIOS, pero sé cómo hacer para que mi Instagram luzca bonito.

Instagram: @candela_unicornio87


CECJul20.jpg
compartir