Permanente habitar por Santiago Canción

Permanente de Habitar de una mente sin consuelo. Un constante proceso de producción que no cesa. Comenzando siempre. En una rueda que no parece frenar. Abre cada tanto y cierra, como si algo estuviera esperando. No hay donde mirar, y se vuelve una necesidad compulsiva que se detiene en seco ante el mensaje de imposibilidad. Ya está todo dicho, todo sucederá. La locura no se desatará más de lo que ya ha corrido y sin embargo la sensación de un precipicio del cual no se termina de caer continúa. Nada más abajo que en este momento, pero sin embargo conozco la sensación de saber que seguiré cayendo.

Permanente Habitar indaga lo obvio y lo ausente. El encierro, por supuesto, pero de aquellas acciones que suponen un sistema en donde salir a morir diariamente se manifiesta como una libertad por la cual vale todo. ¿Cuál es la realidad a la que estamos tan desesperados por volver? La cortina negra cotidiana impide ver de adentro hacia afuera, y a la inversa. No hay dobles miradas, más bien es la misma, el adentro está afuera, y el afuera hace tiempo que mora con nosotrxs. Aun así, sospechamos. No hay donde volver. No es posible volver la nube ya arroja lluvia, y nadie camina seco. No falta mucho para que se desate nuevamente la euforia colectiva, y luego retorne la calma apática. Y seguiremos sin entender la contradicción del afuera. Al final todos habremos caminado el mismo fango, y ahí sí todos sucios de la misma mierda, nos veremos andar tan inseguros sin poder esconderlo. Y nos adormecerán de nuevo, porque no dejarán de sonar sus noticieros matutinos. No habrá que esperar demasiado, después del toque de largada comenzará lo que nunca se detuvo. Aun así, sabremos, estará latente. Si somos sinceros abrazaremos la lluvia.











También te puede interesar
Escrituras urgentes (y conflictivas) para empujar el Horizonte. Una acción performática de Santiago Canción en el sur de la Ciudad de Buenos Aires el sábado 17 de agosto de 2019




Santiago Canción. Ciudad de Buenos Aires, mayo de 1982. Maestro de Enseñanza Primaria, se especializó en la Educación de Jóvenes y Adultos. Estudió dibujo y pintura en talleres de la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires. Transitó el taller de Omar Panosetti estudiando dibujo y pintura. Realizó clínica y seguimiento de obra con Andrés Labaké, y Diana Dowek. En 2015, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires reconoció de interés cultural su proyecto de arte urbano “Frentes por la Escuela Pública”. El mismo año fue invitado por la Cancillería Argentina a dictar talleres de arte urbano en Escuelas Secundarias de México DF y participó del evento artístico “HidroArte SACMEX”. Durante 2017 funda el espacio Malón Octubre Arte y Derechos Humanos para indagar sobre las prácticas artísticas. En este marco presenta su obra “Reverso” y “Territorios en disputa”. Malón realizó 16 presentaciones, entre acciones, muestras, y performance, en diferentes puntos del país mientras estuvo activo entre 2017 y 2019. En 2018 crea el proyecto curatorial "Sala Sublevada" en el Espacio Memoria y Derechos Humanos (Ex Esma). En el 2018 realiza un viaje a Madrid (España) para desarrollar un proyecto de investigación poética sobre la guerra civil española, que se dio en llamar “Catenaria”. El mismo año su obra "La Nube" fue seleccionada en el Salón Nacional y exhibida en la Casa del Bicentenario. Finalizando el 2018, Ana Gallardo lo invita a realizar una presentación en el espacio “La Máquina”, donde presenta sus pinturas de gran formato. En 2019 presenta "Horizonte Migrante" con curaduría de Diana Dowek y texto de Ana Gallardo en la Ciudad de Buenos Aires en Soler Espacio de Arte. Es invitado por Ana Gallardo a la residencia “La Verdi” en la Ciudad de México donde realiza el proyecto “Contingencia”. En este 2019 crea y coordina el espacio LABOR VISUAL como espacio de laboratorio de prácticas artísticas.


compartir