Arturo Aguiar, Estanislao Florido y Débora Pierpaoli en El Cultural San Martín

ccsanmartin-feb20.jpg

Romance & influencia de Estanislao Florido y Débora Pierpaoli

Reunir en el mismo espacio y conceptualmente en la misma exposición, obras de dos artistas unidos
por vínculos de pareja y familiares no implica que no se escuche la propia y particular “sonoridad” de
cada uno. Si bien se pueden reconocer entre sus piezas influencias mutuas, vinculaciones que con el
tiempo se han ido intensificando, en ese particular e incesante intercambio sus producciones
ostentan una marcada individualidad.

Para seguir con la metáfora musical, podría decirse que se establece un contrapunto en el que cada
voz es ponderada per se y se vinculan en una polifonía que logra su equilibrio armónico. Comparten
romance e intereses artísticos; se aman, también se enfrentan, pero las vinculaciones estéticas se
han vuelto recurrentes y un universo de acuerdos y colaboraciones impregna muchos aspectos de
las producciones de estos jóvenes, pero experimentados creadores.

Como en muchas composiciones contemporáneas, hay disonancias que irrumpen como notas
contrapuestas: señalan diferencias, discordancias y peculiaridades. La propuesta curatorial intenta
remarcar esas señales, trazas de interés expresivo y búsquedas de significación. De amores e
intercambio, de intersecciones y entrecruzamientos.

Adriana Lauria y Patricia Rizzo
Curadoras


Formas de luz de Arturo Aguiar

Se trata de una indagación en torno a la creación de imágenes abstractas a través de la fotografía,
que explora las propiedades de la luz y el color, deteniéndose en las sugerencias e interrogantes
que el simulacro puede producir en la percepción y en la interpretación de lo visto.

Para crear estas imágenes abstractas, se despliega un dispositivo experimental, consistente en
diseñar y ejecutar una performance en la que se manipula una fuente de luz, que genera diversas
figuras fotografiadas de manera directa en tomas de prolongada duración, que, combinadas, integran
composiciones de variada complejidad formal y cromática.

Este procedimiento, que podría denominarse Fotoperformance lumínica, permite realizar operaciones
por las cuales las figuras luminosas van mutando en el tiempo de la exposición y se superponen en el
espacio. Las imágenes obtenidas, sólo tienen existencia en la misma fotografía, diluyendo en el juego
de luces y colores cualquier vestigio del referente, creando así posibilidades plásticas que proponen
superar los registros de la realidad, principio básico de la técnica fotográfica tradicional.

Concebida de esta manera, la fotografía abstracta se confunde en un único género con la pintura
abstracta, aunque cada una mantenga sus especificidades. En definitiva, la fotografía ha sido, desde
la etimología misma de la palabra, una escritura delineada por el brillo de la luz.

Adriana Lauria
Curadora


Inauguran el martes 3 de marzo de 2020 a las 19.30h en El Cultural San Martín



Estanislao Florido: Mi trabajo desde hace años oscila entre distintos tipos de preguntas: ¿qué es la pintura, qué es el video, qué es lo que entre ellos puede suceder? Las obras intentan generar un proceso de interpolación: pensar el video desde la pintura y la pintura desde el video. Dentro de mi producción las nociones de Tiempo, Realidad y Ficción son abordadas de diversas maneras. Algunas obras nos proponen una desviación en la línea temporal, otras una realidad transmutada y paralela. Situado en un lugar fronterizo de los lenguajes, mis trabajos transitan por el límite en donde el lienzo es pantalla –siempre lo fue y más aún desde la modernidad– y la historia, su material, composiciones en donde se hacen evidentes articulaciones y procesos de citas, links y pistas de diversa índole. Mis proyectos combinan animación digital, fragmentos de películas y videojuegos, además de pinturas consagradas por la historia del arte, apropiaciones recreadas en pos de la construcción de otras historias: las mías, las de mis contemporáneos. Últimamente la irrupción del objeto escultórico –en particular la cerámica– acentuó la combinación de estos trabajos y su emplazamiento en instalaciones. La manera en que estas historias son contadas, puede definirse como una película que no es película y una pintura que no es pintura. Escenas en las que sus naturalezas se combinan y se deslizan, para formar un compuesto de significados inconstantes y plurales.

Débora Pierpaoli: las asperezas de la realidad en clave de fábula El cuerpo de mi obra está constituido por instalaciones de pequeño y gran formato compuestas por esculturas en cerámica esmaltada, pinturas sobre diversas superficies y muebles intervenidos. Los distintos personajes que habitan mis instalaciones provienen de lugares y tiempos diversos e
indistintamente recombinables, que abarcan tanto el cuento clásico como la enciclopedia histórica y
que van conformando una cosmogonía extraña. Un imaginario infantil, errático y traumatizado.
Parte de ese imaginario artístico está poblado de animales, presas, niñas, libros, objetos, collares,
rocas o cabezas. Una fauna bizarra y heterogénea que cuenta con una difusa vida real, cercana a
la fantasmagoría. Las relaciones que se establecen entre mis obras y sus contenedores generan un objeto alterado que conserva un cierto parentesco con su original, pero con un carácter subversivo, algo que se sitúa entre los dioramas de los museos, las reliquias y el objeto contemporáneo.
Las distintas escenas que se presentan en mis instalaciones transitan sobre el filo de aquello que
está por suceder. Ese instante trascendental que se resuelve de manera inesperada, a veces
trágica, a veces cómica, pero que de cualquier modo es atrapado y petrificado en su
representación.

Arturo Aguiar nació en San Juan, Argentina en 1963. Realizó estudios de Ciencias Físicas en la Universidad de Buenos Aires. Hizo su primera muestra exhibición individual en el 2000. Desde entonces ha mostrado su trabajo extensamente en Argentina, Francia, España. Portugal, México, Estados Unidos, Costa Rica, Colombia, Bélgica y Alemania. Sus fotografías se encuentran en
importantes colecciones institucionales y privadas de Argentina y el mundo, como la del Museo
Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires; Museo de Bellas Artes Franklin Rawson, San Juan; Museo
Provincial de Bellas Artes “Emilio Pettoruti”, La Plata; Colección Petrobras; Colección Fundación
OSDE; Colección del Banco Ciudad de Buenos Aires; Colección Arte al límite, Santiago de Chile y
Colección Casa de la Cultura, Cádiz, España. Principales distinciones 2019 Mención de Honor Premio Arte x Arte, Buenos Aires. 2013 Premio Adquisición Igualdad cultural, secretaría de Cultura de Presidencia de la Nación. 2012 Beca estímulo a la creación del Fondo Nacional de las Artes. 2009 Primer Premio Adquisición, Premio Petrobras, Buenos Aires Photo. 2008 5to Premio Adquisición Premio Petrobras BA Photo. 2007 Mención especial del jurado, XI Premio de la Fundación Klemm”. 2006 Premio Argentino de Artes Visuales, 3er Premio Nacional de fotografía Fundación Osde.


ccsanmartin-feb20-2.jpg
compartir