Verano Entero - instalación sonora

obraartista-feb20.jpg

Aquel verano en el Delta me había dado tanto, que aquella tarde, lo invoqué. Tuve una voluntad que era una visión: quería que la estación durara para siempre. Imaginaba un mundo donde la floración fuera máxima. Aquella tarde, yo quise que el verano fuera eterno. Y lo llame.

Encendí fuegos, deambule por las orillas y me unte el cuerpo con barro (en el delta el barro es
nafta). Me acerque a las fogatas y se me prendió fuego el cuerpo. Entonces aullé y vi un umbral dorado: lo crucé. Vi todo tan brillante que pensé seriamente en no volver. Sin embargo, volví. Agarrado a mi mano traía un nene hecho de ramas, hojas y frutos.
Había despertado un villano.

Juan Miceli


Eterno o entero?
Esta muestra nace de la decisión de insistir en la cuestión de la obra como algo siempre inacabado o en formación. Es algo que en general me obsesiona, pero que se reavivo a partir de dos cuestiones: un intercambio textual con Flavia Costa y a partir de las características del espacio Una Obra Un Artista que ofrece una vidriera siempre disponible, lejos de los horarios de un espacio de arte o la necesidad de entrar en el. Interpela o no al que pase por ahí.

En 2011 hice mi primera muestra en una vidriera (algo que se repetiria bastante) a la que llame -tal vez debido a mi torpeza inicial- Invocando el Verano Eterno. Era en el espacio Itau Cultural, otra vidriera sobre la calle Cerrito que, de algún modo, direcciono mi interés por los espacios de arte: siempre publicos (o semi), muchas veces buscando un borde transdisciplinario. Solo que cada vez que recuerdo esa muestra (muy importante para mi) reniego del nombre. Hoy tengo la oportunidad de rever que lo que busque con aquellos rituales en el Delta no era tanto que el verano fuera eterno, sino E N T E R O. Me alegra reordenar esas letras y corroborar la hipótesis de Flavia Costa sobre mi obra. Nunca termina.



Del 20 de febrero al 11 de marzo 2020 durante las 24 hs. en Una Obra Un Artista (Sanchez de Bustamante 599 (Bis) - CABA) Acceso libre y gratuito


Juan Miceli es un artista feraz, fabril, feroz. Está siempre produciendo y mostrando en solitario o con otros sus obras y escritos como una suerte de máquina autónoma que no tiene tecla off. Prolifera en recursos y estilos, géneros y lenguajes: escultura, recitados, video, instalaciones y performances. Ha incursionado en el bioarte y en el video generativo, en la escultura de grandes dimensiones y en danza-teatro. Estudió diseño de indumentaria en la FADU (UBA). Fue seleccionado en la Residencia Arte-Ciencia SM02 (UNSAM-CCGSM, 2019), residencia Archipiélago (CCP Urondo, 2018); Becas a la Creación (Fondo Nacional de las Artes, 2017); IV Ciclo de Performance (Pasaje 17, 2017), Residencia de video arte Expressiones Cultural Center (New London, US, 2014), entre otras. En 2011 comenzó su trayecto como artista consciente de serlo, con la obra “La suspensión”, en la que se colgó del techo invertido y cubierto sólo con un taparrabos de cintas VHS.



“Una Obra Un Artista”. Declarado sitio de interés cultural
Espacio urbano, alternativo de exhibición de arte en una propuesta de formato público y gratuito, abierto las 24horas del día los 365 días del año. Proyecto y dirección: Milagro Torreblanca , artista visual. Curaduría y gestión cultural


00_verano_entero_.jpeg
compartir