Trágica Unidad | Lux Valladolid en Laboratorio Festival

festlab-feb20.jpg



La muestra invita a recorrer el mar de las iconologías visuales de la virtualidad que navega la obra
de Lux Valladolid.

Con curaduría de Celina Marco, el acento se encuentra puesto en lo trágico de la configuración objetual de la imagen. Ella ya no es una re presentación sino que es un fragmento más de la realidad.
Una cosa más que arrastra los flujos sociales, porque es como cualquier “cosa del mundo”.


Lux navega ciertas iconologías visuales. En ellas la verdad se encuentra en la configuración objetual de la imagen. Esta no es una re presentación sino que es un fragmento más de la realidad. Una cosa más que arrastra los flujos sociales, porque es como cualquier “cosa del mundo”.

En el paisaje de sus códigos no hay necesidad de elementos ajenos o intelectuales para reconstruir a Lux. Sino que los códigos compartidos que revelan su imaginería nos pertenecen.

Lux podría ser vestida por nosotros. Nosotros estamos en ella. Este reconocimiento
da placer visual. Pero la primera tragedia aparece cuando el sujeto piensa, entonces Lola soy yo.

Porque puede entenderse que ese primer contacto amistoso de Lola es una extensión objetiva de nuestras interacciones. Tan predecibles que esa primera fascinación se diluye en seguirla con la mirada.

Lux canaliza que dicen los que miran, muere cuando se fija un sentido visual y renace en sus acciones dirigidas en donde asume los protocolos del sistema mismo que las genera.

El resultado de ello son las acciones premeditadas. La solemnidad del saber qué es lo que va a suceder es el encanto que generan estas acciones dirigidas. Estas implican la repetición, la distancia, lo predecible. Aquí los ojos de Lux se ciegan y la acción se encuentra cercana a la de un animal laborans tal como lo describe Byung-Chul Han: estricto, hiperactivo, dotado de ego, y acompañado por un contexto donde se desnuda cualquier narrativización posible en esta sociedad del trabajo.

Esta desnudez acompaña el rostro satinado de Lux hasta volverse face, como menciona también Han en relación a la adicción a la selfie. El face de Lux también es el face de la pantalla. Su rostro convertido en piel de pantalla, es una imagen desnuda cercana a alguna idea de verdad que trascenderá.

La desnudez de narrativas coloca la imagen como un fragmento más de la realidad, como una cosa más de nuestra existencia nerviosa. Dólares, pipas que son pequeñas semillas de las que quedan cáscaras o residuos acumulados, lejanas de la idea de germinar y ser creación, comer o vestirse de dinero y sentirse desnuda igual. Estás imágenes se encuentran “Ante el tiempo” de lo que ya no tiene
temporalidad por su propia desnudez.

Podrían ser nerviosas, hiperactivas, inquietantes, histéricas, efímeras pero eligen transitar la llanura de resignación mecánica de un momento cultural trágico porque no tiene final, sino sólo eterna continuidad.

Por Celina Marco

PERFORMANCES:
Miércoles 19 de Febrero 20hs

Miércoles 26 de Febrero 20hs: LOLA

Miércoles 4 de Marzo 20hs: PIPAS

Inaugura el miércoles 12 de febrero en Laboratorio Festival Gorriti 5741 - CABA



LUX VALLADOLID (1989) Artista visual y asesora de comunicación. Vive en Buenos Aires, Argentina. Utiliza video, fotografía y performance como medios para problematizar la sociedad de consumo, los estereotipos estéticos y el comportamiento humano serializado. Mostró su trabajo en Argentina, México y Miami. Participó del Programa de Artistas de la Universidad Torcuato Di Tella (2018).

CELINA MARCO (1986)
Magister en Estudios Avanzados en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca (España) y
Licenciada en Historia del Arte (UMSA). Ha realizado textos curatoriales para exposiciones en instituciones como el Centro Cultural de España en Rosario, Museo de Arte Contemporáneo DA2 de Salamanca y para el ciclo de performances de Gallery Nights. Actualmente dicta cursos sobre Arte Contemporáneo y es Profesora de Teoría del Arte y Reflexión
artística (UP y UMSA).


labfest-feb2020.jpg
compartir