Invocar reflejos y sustancias | Fabián Nonino en Selva Negra

El reflejo se ve pero no se toca.

Es el efecto de la refracción de la luz que atraviesa un cuerpo translúcido, o bien, por la incidencia sobre un cuerpo opaco de superficie satinada, de modo tal, que repele los rayos lumícos proyectándolos en el espacio circundante.



Es un fenómeno eminentemente visual e incorpóreo.

La actividad mental y la memoria, ¿son un hecho?

Tanto la memoria como el pensamiento requieren de una tercerización material para abandonar la zona intangible del soliloquio subjetivo para encarnar en objeto con capacidad de participar en tráfico incesante y multidimensional del campo semántico social por medio de sonidos, palabras, imágenes y/o cosas.

Las palabras no necesitan de la memoria subjetiva para existir (o si?)



Así como el fantasma necesita de la sábana que lo cubre para procurarse corporeidad, la sábana no necesita del fantasma para existir en el mundo.

Para seguir, aparece la traducción, que en todos los casos funciona como una aproximación, un puente, como la posibilidad de tratar con aquello ajeno, distante e incluso etéreo.

Una vez zambullidos en el devenir de la promiscuidad semántica hasta la traducción con carencias y defectos aplica válida en la sinfonía autónoma de los signos.

Una foto en papel (existe) que registra una situación pasada (no existe) queda grabada en la memoria de una persona (¿existe?) y que hoy se reconfigura en una instalación performática (existe), que indagando en una temporalidad ambigua y elástica nos arroja a un plano incierto, a un escenario con visos ucrónicos, donde se amalgama lo real, la especulación ficcional y el deseo, en una atmósfera onírica, sobria y teatral.



Perdiendo la forma humana y en devenir lítico -de cuño digital- hay dos piedras que se relacionan: en una ocasión en un diálogo lumínico -foto fija, diapositiva- con reminiscencia al formato de la fotonovela y otras tapadas que para ser vistas no basta solo la mirada, sino que requieren de la acción del espectador, un contacto físico con la imagen. Tocar para ver.

Ver desde afuera y desde adentro.

La pana oscura es piel y delimitación; superficie y estructura; tersa, espesa y suave, absorbe la luz.

Tanto el acto de pensar como el recuerdo, ¿son un hecho?

Algunas veces la materia deja de pensarse a sí misma y es pura forma existiendo.

Con o sin luz, es indistinto.




Desde el miércoles 11 de diciembre de 2019 a las 19 hs en Selva Negra (Gurruchaga 301 - CABA)


por Camilo Guinot, 19 de Diciembre de 2019
compartir