Vida y obra de una idea

En una esquina del barrio de La Boca, en una casona antigua rodeada por casas bajas que devino galería de semblante industrial con generosos ventanales, el artista plástico y docente Miguel Ronsino curó una exposición que reúne obra de más de cien artistas de diferentes países del mundo. Serigrafías de Adriana Carvalho, geometrías de Miguel Ángel Giovanetti, collage de Dona Altemus, impresiones sobre cajas de Graciela Sacco, y dibujos de Marcelo Bordese, entre obras de más de cien artistas, provenientes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, EEUU, España, Francia, Suecia, Haití, Japón, México, Nueva Zelanda, Perú, Reino Unido, República Dominicana y Venezuela. Las obras pertenecen a una pareja de coleccionistas cubano norteamericanos, Arturo F. y Liza Mosquera, que comparten el espíritu de Colectivo Periferia, es decir, tanto de la galería como del colectivo que la funda: promover, apoyar y difundir las artes visuales contemporáneas.



El puente entre el fundador de Colectivo Periferia Miguel Ronsino y Arturo F. Mosquera fue un poeta y crítico de arte. Así lo cuenta Ronsino: “En el año 2001 conocí en Buenos Aires al matrimonio Mosquera y al hijo de ambos, Arturo E. Recuerdo vívidamente aquel encuentro. Lo recuerdo tal vez porque sin saberlo, en aquel momento colocamos la primera piedra de lo que conseguiríamos construir en adelante. Y quizá lo recuerdo también por lo abrumador que resultó para mí que un coleccionista de arte extranjero me buscara en mi casa por sugerencia de su asesor de colección: el crítico y poeta Ricardo Pau- Llosa.”



Ese respeto por la pluralidad así como la búsqueda de la riqueza propia de la diversidad es compartida por Arturo F. Mosquera. Su historia de vida es bien particular: médico odontólogo que se enamora de las artes visuales y que fruto de ese flechazo va sintiendo el deseo de convivir con obras. Las líneas de pasteles de Amnesia de Jacin Giordano, los collage con tinta de Gavin Perry, los acrílicos vegetales de Christian Duran, la bellísima oscuridad de Bordese, la potencia de las obras del mismo Miguel Ronsino, entre cientos- ahora miles- de obras de artistas de todo el mundo, la gran mayoría de ellas en una preciosa casa azul, en Florida (Miami) llamada Farside Gallery.



Vida y obra de una idea es hija de ese matrimonio poliamoroso entre Farside Gallery, el proyecto educativo Art@Work y Colectivo Periferia. Art@Work es lo que empezó haciendo para sus pacientes y las familias de sus pacientes en su clínica: transformó el espacio en museo, invitaba artistas, hacía charlas, generando encuentro entre críticos, artistas y el público no especializado, cautivo, que mientras sanaban sus dientes se encontraban frente a cientos de obras de grandes artistas contemporáneos que acompañaban las salas de espera y los consultorios. Una rareza maravillosa, define Ronsino al explicar el proyecto. Fue también el poeta y crítico Ricardo Pau- Llosa, íntimo amigo de los Mosquera, quien generó el encuentro entre la pintura y el matrimonio, quienes empezaron a desarrollar un interés apasionado por las artes visuales que crecía, y crece, día a día al mismo ritmo que su colección.

Vida y obra de una idea es hija de ese matrimonio poliamoroso entre Farside Gallery, el proyecto educativo Art@Work y Colectivo Periferia. Art@Work es lo que empezó haciendo para sus pacientes y las familias de sus pacientes en su clínica: transformó el espacio en museo, invitaba artistas, hacía charlas, generando encuentro entre críticos, artistas y el público no especializado, cautivo, que mientras sanaban sus dientes se encontraban frente a cientos de obras de grandes artistas contemporáneos que acompañaban las salas de espera y los consultorios. Una rareza maravillosa, define Ronsino al explicar el proyecto. Fue también el poeta y crítico Ricardo Pau- Llosa, íntimo amigo de los Mosquera, quien generó el encuentro entre la pintura y el matrimonio, quienes empezaron a desarrollar un interés apasionado por las artes visuales que crecía, y crece, día a día al mismo ritmo que su colección.



Colectivo Periferia es un proyecto argentino autogestivo que nació con la intención de construir un panorama de las artes visuales más federal. Ronsino viaja hace más de diez años a lo largo de la provincia de Buenos Aires- Chivilcoy, Bragado, Chacabuco, Junín, entre otras ciudades y pueblos- para dar clases y hacer clínica de obra. Al hacerlo detectó una problemática que atraviesa la práctica artística que viven muchas ciudades del interior, donde los artistas quedan en una situación total de aislamiento. Ese retiro no voluntario, tanto técnico como del universo simbólico, los deja huérfanos en cuanto a saberes y posibilidades de transitar espacios y mapas propios de las artes visuales. Desde falta concreta de materiales para trabajar (imposibilidad de conseguir en sus comunidades pinceles y acrílicos de buena calidad) hasta inexistencia de galerías, o espacios públicos deshabitados, propios de la falta de gestiones culturales activas. Colectivo Periferia trabaja para hacer de esa meseta un paisaje. Es un proyecto cultural y social.

Mosquera quiso participar también de ese proyecto, colaborando ahora con la galería del colectivo, con obras de artistas de su propia colección. Así dan continuidad a esa política que consiste, como dice Ronsino en “abrir ventanas a las distintas perspectivas que producen los artistas”. Viajaron muchas de las obras de la colección para esta exposición, curada por Ronsino “instalación que genera un espacio comprimido desde el cual se pueda ver toda esa perspectiva que se va abriendo con cada obra” afirma Miguel. Todo con ese mismo espíritu comunitario, plural y democrático.




Vida y obra de una idea: Miami’s Art@ Work and Farside Gallery
en Buenos Aires puede verse hasta el 12 de octubre en la Galería Colectivo Periferia ubicada en Wenseslao Villafañe 101 , La Boca, CABA.




por Eugenia Viña, 29 de Septiembre de 2019
compartir