Idealizhaditas | Sofi Finkel con curaduría de Delfina Bustamante en tres actos

Idealizhaditas . Sofía Finkel en ENE ENE (La Plata) desde el viernes 30 de agosto de 2019 hasta el miércoles 30 de octubre de 2019.

Acto I
El hada y le performer

Un hada se encuentra a une performer solitarie. Le performer le pregunta: hada, ¿como puedo hacer para hacer realidad todas mis performances?
El hada, que es loca pero sabia, le responde: performer solitarie, la pregunta está mal. Deberías preguntarte en su lugar, qué podes hacer para que todas tus performances se hagan fantasía.
Y el hada le recita la fórmula mágica: la verdadera materialidad de la performance es 90% fantasía, 5% cuerpo, 5% realidad.
Le performer le pregunta entonces al hada, ¿cómo puedo hacer mis performances de pura fantasía?
El hada ve en le performer buenas intenciones, y le recita entonces uno de los secretos mejor guardados.
Performer solitarie, para eso hay que entrar al Reino de la Performance, y esto solo es posible si antes se completa una serie de pasos:
Las intuiciones son la mejor enseñanza. Son las que guían a les performers por el camino hacia una realidad alterada, donde el sincretismo entre la fantasía y la realidad se vuelve más evidente. Y muchas veces este sincretismo aparece en forma de performance pasiva. Una performance que se genera sin querer, cuando algún hada distraída olvida unos cuerpos en contacto y ¡puf!, se hace performance. Y son justamente estas performances pasivas las que funcionan de portal entre los dos reinos, y es por esto, performer solitarie, que tenes que estar muy atente. Una vez que encuentres el portal, para entrar al Reino de la Performance, lo único que necesitas es animarte a entremezclar tus materiales con la fantasía. Afectarse de performance es el primer paso.

Le performer solitarie le agradece al hada, que ya se iba recitando acertijos improvisados, y muy animade por todo este conocimiento adquirido, sale a la búsqueda de performances pasivas que le sirvan de portal.

A lo lejos se oye al hada decir:
Si se entrecierran los ojos es un gatito,
si se los abre mucho es un león;
Una mariposa sin alas y con antenas,
y también un elefante gordinflón
chin pum, chin pum ¿qué es?





Acto II

Nací al revés, con los bordes todos desdibujados, muy cerca de la inmaterialidad.
Ni bien salí me lastimé toda la piel. Intenté crecer escamas pero no me salió. Me adapté a las superficies más rugosas y me puse capas y capas de un vestuario muy pesado. Pronto empecé a sentir que nada de esta moda loca me quedaba bien, que era tiempo de probar nuevos materiales.
Decidí sacarme el disfraz de la realidad. Me mudé a la fantasía y me comprometí con su narrativa al 100% . Entendí que si en la realidad todo es significante, en la fantasía es en donde se forman los significados. Así que me inventé mi propio significado ahí, desde cero. Me pegué las alas con cinta scotch, me volví multicolor, me comí el maquillaje y me aprendí las letras de todas las canciones de pop que alguna vez llegaron a mis oídos.
¿Para qué ser gusanito cuando se puede ser mariposita? Si la performance es la manera de existir en la cual todas las cosas son posibles, solo bastaría con escribir el guion de la perfo de mi vida para extraformarme, y a otra cosa mariposa.





Acto III
Había una vez una performance, de la que participaban hadas y performers, duendes y sirenas, maripositas y ratitas. A esta performance la habían empezado en conjunto y se había prolongado hasta un tiempo indefinido. Habían intentado detenerla pero nada pudo contra los conjuros poderosos de las hadas, se quisieron meter a la fuerza pero les duendes y les performers se unieron y crearon una barrera impenetrable, intentaron entonces escabullirse pero maripositas y ratitas vigilaron cada agujero. Nada era más fuerte que el presente continuo de la performance a la que se habían ido a vivir.
Con el tiempo la performance se fue volviendo más y más compleja, cada vez atravesada por más lógicas y vínculos que la hacían girar sobre su propio eje, al punto de que adoptó la forma de un espiral. Mareades por tanto giro endogámico, las criaturas performaticas decidieron que era tiempo de encontrar otra forma para sus movimientos. intentaron copiar las de las ondas expansivas del sonido, o las vueltas centrífugas como las de un secarropas, y nada de esto dio resultado. Decidieron entonces hacer un ritual del mareo, pensando que si estuviesen mareades por dentro, no les importaría estarlo por fuera. Así es que le pidieron a una bruja amiga que les formule una pócima con la que pudieron brindar infinitamente dentro de su espiral endogamica, un ritual a la vez.



Curaduría: Delfina Bustamante

Hasta el 30 de septiembre de 2019 en ENE ENE (Calle 49 N719 - La Plata)



compartir