Un paisaje no deja de existir aunque le demos la espalda