Teoría de lo involuntario | Rocío Valdivieso. La teoría (también) es un refugio

Teoría de lo involuntario. Rocío Valdivieso en Tøpica, subsuelo de Krausen desde el jueves 29 de agosto de 2019 hasta el lunes 14 de octubre de 2019.

Este ensayo recoge algunos objetos que tienen un tiempo conmigo. Los he visto ser destruidos por el tiempo.Ahora decidí usarlos.



Tomo dos frases de las redes: Algo radicalmente pasajero y el deseo nace del derrumbe.
Muchas frases podrían decir algo de esto y a la vez nada, o a la vez ninguna. Es decir, podrían ser insuficientes las palabras o podría no ser suficiente la obra.
La contingencia recorre todas las líneas y atraviesa todos los objetos.

Los tres elementos fundamentales en la danza son el espacio, el tiempo y la trayectoria. ¿Cualquier persona puede bailar? Una respuesta posible es: la danza es la voluntad del cuerpo en el espacio.

La teoría (también) es un refugio.
Manchar, poner negro: denegrir. Negro sobre negro. Varios tipos de blanco. Una mancha tercermundista.Una línea imperfecta. Una franja gruesa, una más angosta abajo. ¿Cómo es la abstracción geométrica de este siglo?

Todos los edificios que me gustaría haber construido.



Una forma frágil de ocupar el tiempo.
Las formas nacen y cambian, y siempre estamos descubriendo cosas nuevas. Y lo que descubrimos no debe ser vuelto a cubrir.
Cualquier decisión excede del propósito. así como la humedad se transfiere del cartón a un papel que antes fue importante.

Rocío Valdivieso




sobre Teoría de lo involuntario de Rocío Valdivieso
en Tøpica

Basándose en conceptos de Locke y Hume, que sugerían que recordar implica una asociación entre ideas por los rasgos que comparten, HermannEbbinghaus decidió indagar sobre los efectos de la memoria creando dos mil trescientas silabas carentes de significado (para evitar, así, el efecto de asociación mencionado) y las agrupó en listas para registrar cuántas recordaba mediante un procedimiento sencillo: leía una de las listas deteniéndose durante una fracción de segundo en cada sílaba, realizaba una pausa de quince segundos y procedía con la siguiente lista hasta lograr recitar una serie rápidamente y sin errores.
Una de sus conclusiones refiere a que el material con sentido es recordado durante un tiempo diez veces mayor que el carente de significado.
Entonces, ¿qué sucede con estos elementos dispersos en el interior de un prisma negro? ¿Cuál es la asociación entre un tubo flexible, una tela a la que se adhiere un imán, un tubo de cemento que pende y un catálogo derruido dela muestra de los noventa y nueve años de un museo?
¿Qué hace que estos objetos convivan, como si en esa relación espacial cobraran el sentido de una oración extensa y purgante?
Repetir el recorrido sobre un circulo
no es atravesar el mismo punto
porque el punto ya fue atravesado.
Como eso que se dice del río.

Rocío ha rescatado (durante largo tiempo) objetos abandonados (durante largo tiempo) y ha decidido “usarlos”. Los objetos tienen una historia impuesta. Un millón de cicatrices que derivan de sucesos que ni ella ni nosotros sabremos nunca. Pero todo deriva en un orden urdido raciocinioporque necesitamos darlelógica a lo que se nos acerca y horada.
Rocío mueve una pieza de engranaje un centímetro a la derecha, convencida de que ese fue siempre su destino. Traza una línea negra sobre una pared negra y apunta con luz hacia el borde de un vidrio que apenas proyecta una sombra paralela a la línea, en correspondencia con tres pequeños huecos sin tapar que son bregadura de una muestra anterior.
Así todo. Así siempre. Cada decisión resulta de una duda punzante, como la venenosa punta de una flecha sobre el dorso de su mano.

Y el silencio es otra cosa.
Y la oscuridad otra.
Y la luz otra.
Y las formas son unas
y sus sombras son otras.

(hay conjeturas que languidecen)

Javier Soria Vazquez
Tucumán, agosto 2019



Desde el 29 de agosto al 14 de septiembre de 20019 en Tøpica - Laprida 580 (subsuelo de Krausen) Tucumán



Rocío Valdivieso. Tucumán, Argentina, 1994. Cursa la Licenciatura en Artes Plásticas, en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Tucumán. En 2018 realizó una estancia de intercambio en UNESP, São Paulo, Brasil. Forma parte del grupo de producción y gestión Proyectil. En 2017 realizó el programa de Residencia de Acéfala Galería (CABA) y el programa de Residencia Internacional de La Ira de Dios (CABA). Es miembro de Linde Contemporánea, equipo autónomo de investigación en artes visuales. En 2016 obtuvo la beca EVC-CIN. Miembro organizador de las Jornadas Estudiantiles de Investigación en Artes (JEIA). En 2015 realizó el Programa de Formación anual en Artes Visuales Archipiélago, en RUSIA/galería. Últimas exhibiciones colectivas: Córdoba del Tucumán (Museo Genaro Pérez, Córdoba, 2018); El sonido que Ilumina (Casa Coronel, 2017); (S/T) sensación térmica (La Sala, 2016). A veces escribe textos que acompañan muestras de arte.


compartir