Serenidad y negatividad: lo que es y no es. Dar el Salto de Fe y volar con luz celeste

Proyecto Salto de Fe. Jazmín Giordano en Fundación Cazadores desde el viernes 23 de agosto de 2019 hasta el sábado 14 de septiembre de 2019.
Jazmín Giordano e importes unitario y total

Su padre lo tenía cortito y no le gustaba nada lo que hacía. Una vez Federico interrumpió un almuerzo familiar para anunciar que diría algo muy importante. El padre le preguntó qué era y él contestó: “Quiero un plato más de fideos”.
Beatriz Chomnalez acerca de Federico Peralta Ramos, DEL INFINITO AL BIFE

Cuando alguien usa una máscara te dirá la verdad, difícil que lo haga si no lo hace.
Bob Dylan



Evidentemente, la obra de Jazmín Giordano desborda humor no exento de cinismo. Sin embargo, una situación abrasiva no resuelve ni enmarca con rigidez las suspensiones temporales de la sociedad neoliberal contemporánea, sino que prescribe, al tomar como indicador fundamental el misticismo vivencial del autodominio por autoconocimiento, que revaloriza el poder individual pero lo somete, a su vez, al despropósito de una imprenta: la nada como solución cuando se buscan soluciones por percibir la nada.

Es necesario mencionar que el rebaño deja huella de suicidio colectivo de modo impostado. La disyuntiva, entonces, es una fecha de caducidad: la muerte individual como un mandala de cadáveres añorando el más allá más acá.

Me remito a la cadena de montaje que se amplifica ante la ebullición del sinsentido. El desconcierto de la nada cuando cada ser cree ser el Todo.

El tiempo de descuento del placebo termina cuando la realidad es tan contundente que ya no sirven las Flores de Bach, hay que ir al hospital, pero estando ahí se descree de la medicina tradicional, se despotrica contra ella, se la culpa por muertes si no hubieran recuperaciones, pero jamás se dudaría de las flores en gotas.

El gran negocio del banal conocimiento interior no es más que eso, un placebo del que nadie duda que no es placebo. Y los ciudadanos no se responsabilizan de asumir que viven en una gran mentira meditabunda, en el vacío de su caja de zapatos pintada de colores muy espirituales.

En la película The harvesters (Etienne Kallos, 2019), se ve claramente el contraste entre la realidad de criar vacas y codornices versus creer en Dios para soportar la carne. La madre del protagonista adolescente le dice en dos momentos: “Dios lo ha enviado, es una prueba”, “todo lo que tenemos que hacer es creer”, como Jazmín Giordano, a través de Luz, que también reproduce frases hechas.

La Dra. Joana Grande, llevada adelante también por Jazmín Giordano, habla y sonríe a la vez, como el médium de las estrellas de Hollywood, Tyler Henry, que canaliza un par de palabras, sonríe al interlocutor para que no pueda refutarle nada, y subestimando su inteligencia sugiere ¿entendés? a través de mostrar los dientes como inofensivos y serviciales. Y continúa. Eso no significa que no sea médium.

En el espacio expositivo del Proyecto Salto de Fe, hay una oscuridad que permite percibir la puesta en escena, la teatralidad, donde se descubre que el campo soleado no existe. La instalación es el vacío. Paredes, electricidad, plástico, un banner, polvillo, y lo que se vendía como paz o universo, ahí no está. Ni siquiera hay personas o algo vivo (excepto otros fieles) que consuelen, solo máquinas, robots hablando (una persona programada, muy editada), como un ciudadano al ir a hacer un reclamo a la telefonía: solo hay grandes edificios sin seres humanos y es atendido por una voz grabada.

Las video-performaces de Jazmín Giordano llevan a pensar en las actuaciones diarias de periodistas y psicólogos de televisión, como Bernardo Stamateas o Rafael Santandreu. El modo de llegar a los fieles es por medio de audiovisuales muy breves, para lograr más seguidores en redes sociales. Se busca llenar un vacío que nunca se llena. Como bien dice el filósofo alemán Markus Gabriel: Empresas como Facebook son proyectos profundamente religiosos en el sentido de que ocupan el lugar de Dios y plantean una metafísica.

Lo interesante de la propuesta meditativa del Proyecto Salto de Fe de Jazmín Giordano, es que la burbuja que protege de la negatividad exterior no protege de la propia, la persona queda aislada, encerrada autodestruyéndote si su luz interior no fuera tan luz. Es la punta del iceberg, tal como la escena final de The Truman Show (Peter Weir, 1998): el descubrimiento de los decorados.

Activaciones:

Sábado 7 de septiembre de 2019: Selfie point y proyección

Sábado 14 de septiembre de 2019: Meditación Sonora Post Humana a cargo de Florencia Curci y con la colaboración de Carolina Morón, Julieta Ramírez, Lara Penas, Lara Soloaga, Larissa Gómez Godoy, Laura Vives, Lucía Gerszenson, Lucía Portocarrero, Martín Toledo, Tamara Molina y María Victoria Cifuente.

Proyecto Salto de Fe es un proyecto seleccionado en la convocatoria PIPA organizado por Inés Armas y Augusto Zanela. Contó con el acompañamiento de la actriz y dramaturga Andrea Garrote.

Con la colaboración en producción e investigación de Lucas Despósito y el apoyo de ARDE_argentina.

Vestuario a cargo de Adriana Sarno.

compartir