Visita guiada en el MNBA: Carlos Alonso. Pintura y memoria a cargo del CELS

alonso-cels1.jpg

La obra de Carlos Alonso está atravesada por la violencia de nuestra historia reciente. En ella, alude a esos años oscuros a través de imágenes que recuerdan un pasado ominoso.

Carlos Alonso. Pintura y memoria propone acercarse a su producción siguiendo dos ejes. “Pintura y tradición” comprende telas que citan a sus maestros y a grandes referentes de la historia del arte, como las series donde rinde homenaje a Lino Enea Spilimbergo y a Vincent van Gogh. “Realidad y memoria”, por otra parte, reúne trabajos en los que el artista reflexiona sobre la historia argentina y manifiesta su compromiso social y político, como sucede en la serie dedicada a la muerte del “Che” Guevara.

La reconstrucción de Manos anónimas ocupa un lugar central en el recorrido de la muestra. Esta instalación fue realizada originalmente para Imagen del hombre actual, una exposición que tendría lugar en el Museo Nacional de Bellas Artes en 1976, pero que fue suspendida como consecuencia del golpe de Estado.
Los ejes planteados permiten comprender cómo la reiteración de temas –la carne, de res o humana–, en distintas épocas de su producción, opera como nexo para construir nuevas lecturas.

Alonso pone al servicio de la expresión recursos técnicos que maneja con gran ductilidad. A comienzos de los años 60, sin alejarse de la pintura, se dejó atrapar por la cualidad de la línea. Así, recurrió al dibujo, al collage y al grabado, cuando, en el ámbito local, comenzaba a postularse la muerte de la pintura. Respecto de este debate, que llega hasta la actualidad, Alonso decía: “La no vigencia de la tela, del pincel, del color, me desespera. […] en mí la pintura de caballete sin elementos ajenos a ella es una auténtica vocación”.

Su obra posee una unidad evidente, expresada en la solidez de su “oficio”, en su modo de construir una representación pictórica, formas alonsinas que reconocemos sin dudar cuando nos enfrentamos a una pintura de su autoría. Pero, al mismo tiempo, es múltiple, abierta a la interpretación.

Historia, memoria y realidad encuentran en la obra de Alonso una síntesis y una mirada crítica, potenciada por una imagen de gran expresividad que esta exposición invita a descubrir.

Curadores María Florencia Galesio y Pablo De Monte



La muestra está compuesta por de 60 obras del artista y la propuesta guiada será el miércoles 10 de julio a las 18hs en en MNBA (Av. Libertador 1473 CABA)
A partir de la obra del artista, abordaremos diferentes cuestiones ligadas al contexto de las obras y su historia, a los temas que se desprenden de ellas, relacionados con la violencia estatal tanto durante la dictadura cívico-militar como en democracia. El recorrido será guiado por el equipo del Museo junto con las integrantes del CELS, Marcela Perelman y Anabella Museri.

La muestra se puede visitar hasta el 14 de Julio de 2019
Martes Gratis


Carlos Alonso. Nació en Tunuyán, Mendoza, el 4 de febrero de 1929. A los 14 años ingresó en la Academia Nacional de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Cuyo, donde tuvo como maestros a Sergio Sergi en dibujo y grabado, Lorenzo Domínguez en escultura, o Francisco Bernareggi y a Ramón Gómez Cornet en pintura. En 1953, se trasladó a Buenos Aires y expuso su obra en la Galería Viau. Esta galería le proporcionó una suerte de beca para viajar a Europa y recorrer París, Madrid y Londres, donde visitó los grandes museos. En 1957, ganó el concurso convocado por la editorial Emecé para ilustrar la segunda parte de Don Quijote de la Mancha y, en 1959, ilustró el “Martín Fierro”. Unos años más tarde, se trasladó a la Toscana para conocer de primera mano los escenarios de la vida de Dante, ante de realizar las ilustraciones de “La Divina Comedia”. En 1976, tras el golpe de Estado, se exilió en Italia. En 1977, su hija Paloma desapareció. Dos años más tarde se instaló en Madrid. En 1981, regresó a Buenos Aires y, al año siguiente, se radicó en Unquillo, Córdoba, donde reside en la actualidad. En 1990, le encargaron las pinturas para los paneles centrales en la cúpula del Teatro Libertador General San Martín de esa provincia. A lo largo de su extensa carrera, realizó numerosas exposiciones individuales y colectivas en la Argentina y en el extranjero, tanto en museos como en galerías de arte: Museo Nacional de Bellas Artes, Museo Eduardo Sívori, Centro Cultural Recoleta, Art Gallery International, Galería Palatina, Ro (Buenos Aires), Museo Nacional de Bellas Artes (México), Museo de Arte de La Habana (Cuba), Galería Giulia (Roma), Eidos (Milán), Bedford Gallery (Londres) y Galería Juana Mordo (Madrid), entre otros. Entre otras distinciones, recibió el Premio Konex de Plantino en dos ocasiones (1982 y 1992), y en 2012, el Premio Konex Mención Especial a la Trayectoria en Artes Visuales, por el trabajo de toda su vida. En 2018, obtuvo el Premio Nacional a la Trayectoria Artística del 107.° Salón Nacional de Artes Visuales, otorgado por la Secretaría de de Cultura de la Nación.


alonso-cels2.jpg alonso-cels.jpg
compartir