La siesta de las piedras de Pablo Cabrera. Cápsulas espaciales que conservan una estructura temporal independiente

La siesta de las piedras. Pablo Cabrera en Miranda Bosch desde el jueves 23 de mayo de 2019 hasta el jueves 11 de julio de 2019.

Vivir en una gran ciudad se ha vuelto cognitiva y emocionalmente insoportable para las personas genuinamente afectuosas. Las metrópolis parecen estar diseñadas más para las máquinas y la inteligencia artificial que para nuestros cuerpos y espíritus sensibles. El vidrio y el acero son materiales demasiado fríos como para calentar nuestros corazones y las intensas luces de las pantallas led, junto a los irreconocibles ruidos de las calles, son estímulos bastante difíciles de procesar para nuestros cerebros. Frente a ese paisaje inhumano, luminoso y veloz, las imágenes de habitaciones que se dibujan en los grabados y las cerámicas de esta exhibición parecen cápsulas espaciales que conservan una estructura temporal independiente, ajustada para resguardarnos cavernosamente de una exterioridad que, sin embargo, siempre encuentra una manera de filtrarse.





Manchas de humedad, ecosistemas en las baldosas y el atrofiado crecimiento de las plantas en macetas austeras, es solo un pequeño inventario de las formas de vida acechantes que proliferan entre nosotros. Esa complicidad con el exterior es retratada por Pablo Cabrera con la paciencia de un alfarero que intenta incrustar los espíritus en el interior de las piedras. Pero, más allá del trabajo meticuloso, con el tiempo las piedras siempre se quiebran; y el valor de los artilugios domésticos se convierte en material de interés arqueológico.



Aunque estemos teniendo una mala tarde, podemos intentar cobijarnos en nuestros sueños y corroborar, en carne propia, si es verdad esa frase que dice “cuando uno duerme la siesta el día tiene dos mañanas”.

Curaduría:Mario Scorzelli y Luciano Murúa





Inauguró el jueves 23 de mayo de 2019 en Miranda Bosch (Montevideo 1723 - CABA)
Instagram @miranda.bosch.gallery







Pablo Cabrera. Nació en Buenos Aires en 1975. Estudió Diseño Gráfico y cursó durante cuatro años en el Instituto Nacional del Arte (IUNA), donde se interesó especialmente por el dibujo y el grabado. En paralelo a sus estudios formales, asistió durante cinco años al taller del dibujante Elenio Pico. Asistió a la clínica de obra de Gabriel Baggio. Entre 2008 y 2009, participó de Canasta (Espacio multidisciplinario, biblioteca, videoteca y sala de muestras). Dictó clases de dibujo en Taller Canoa, espacio de experimentación creado junto a Julián Gatto y Maricel Nowacki. Ha participado en numerosas muestras colectivas e individuales, tanto a nivel local como internacional. En 2011 fue invitado a colaborar en un proyecto de artes visuales para BMW Guggenheim Lab (Nueva York). En 2015 inicia un proyecto personal que culmina en 2016 con dos exposiciones en Tokyo, auspiciadas por la Embajada de Argentina en Japón.


compartir