Aurum | Susana Schnell. La presencia simbólica del oro en las prácticas rituales orientales

Aurum. Susana Schnell en Espacio Cubo Blanco desde el sábado 18 de mayo de 2019 hasta el sábado 29 de junio de 2019.

Esta obra funciona como site specific convocando al público a generar un espacio litúrgico en Belén, Catamarca, donde el oro es ancestral. Un lugar para detenerse y meditar, irrumpiendo en una realidad atravesada por políticas de megaminería.



Aurum aborda la presencia simbólica del oro en las prácticas rituales orientales. Rituales donde el oro cobra un papel central como pago anticipado para que el alma sea bien recibida después de la muerte.

La obra está compuesta por pinturas sobre papeles dorados de origen chino, utilizados en ceremonias funerarias como representación de lingotes de oro. Por otro lado, en la pared, un dibujo realizado in situ.



Cuentan que en el oriente lejano cuando una persona moría los ritos comenzaban. El viaje al otro mundo requería de ropa liviana, un farol, una silla de papel, una caja de lingotes de oro, una cesta de manjares, un cuenco con agua y varillas de incienso. Todos materiales que conducen el alma al templo donde habitan las deidades. Como parte significativa del ritual, tomaban un recipiente, le colocaban papeles dorados que representaban los lingotes de oro y los quemaban. Así, mediante la combustión generada les llegaría a los dioses el pedido de que el alma sea bien recibida.

Au79 es un elemento químico no fabricado por el hombre, sólo puede ser encontrado, y la búsqueda se ha iniciado desde la llamada prehistoria. Es un metal precioso inerte, es decir prácticamente inmune al deterioro – contrariamente a los papales funerarios - y muy barato de almacenar durante largos periodos de tiempo. Uno de sus usos sociales por excelencia es constituirse como refugio público de riqueza y respaldar los sistemas monetarios.



Se habla del valor patrón para acuñar monedas, de la Edad del Oro Capitalista, de fiebres, conquistas y matanzas, de acumulaciones y desigualdades desde un remoto origen. Sea cual sea el contexto en el que se enuncie, el oro aparece y reluce en cuestiones de poder. La idea del proyecto consiste en restituir a la materia (oro) el peso simbólico y litúrgico, pero también devolver o remarcar el lugar de la pintura como un hacer ritual, contra-productivo y espiritual.

Entre las pinturas sobre papel y la pintura sobre la pared hay un espacio vacío. Es en esta espacio donde se produce la expectación de la obra, y donde ocurre la transición –imaginaria- de la existencia entre un mundo material y terrenal. En este estadio los personajes y símbolos en los papeles ya no están aislados sino que pasan a convivir en otra superficie.

Susana Schnell





Desde el sábado 18 de mayo de 2019 en Cubo Blanco Móvil San Martín 524 - Catamarca

compartir