Fuerza diagonal de Silvia Rivas en Rolf

Rolf-may2019.jpg

Las videoinstalaciones que integran la muestra Fuerza Diagonal, de Silvia Rivas, recorren la cornisa de lo inminente. Cruzando distintos soportes y materialidades, sus obras entraman un repertorio de movimientos que se juegan en el punto de choque entre el pasado, de origen incierto, y un futuro cuya procedencia también se desconoce. Con la neutralidad del gesto minimal combinada con el dramatismo de una cierta gestualidad barroca, los cuerpos se sacuden, se empujan, se retienen y sostienen, eyectados por aquella fuerza oblicua donde el equilibrio se resiste a ser estable. Todo lo que existe es la acción como pura circunstancia.

El proyecto instalativo toma su título y la consigna básica para su desarrollo performático del concepto de acción inspirado en el pensamiento de Hannah Arendt, en el que se entiende la acción como punto de partida. Fuerza diagonal es la energía que se proyecta como escenario en el que se despliega el presente. La video-instalación surge del registro de una serie de performances investigando las posibilidades del cuerpo de representar la acción como concepto. Cuando lo privado se revela y entra así a participar de todo lo de afuera, del mundo y del otro. Si bien se trata del actuar en un tiempo en el que, “ el dominio público ha perdido el poder de iluminar”, más allá de la coyuntura se busca generar una reflexión sobre la condición del hombre entendiendo la acción como pensamiento.

Este proyecto está vinculado con la serie de videoinstalaciones Todo lo de Afuera de 2004 en la que se señala la imposibilidad o el impedimento como devenir, donde el conflicto se escenifica como objetivo y condición de vida, en Fuerza diagonal en cambio, el nudo se destraba en una posibilidad desde lo individual generando así un contrapunto con su antecedente.

“Cuando un cuerpo choca con otro, irrumpe el límite que nos salva de la locura pero que al mismo tiempo nos vuelve un poco locos.
Porque justamente en el efecto que parece exceder sus causas – una de las incontables definiciones de la idea de acontecimiento radica la posibilidad de aislar una sensación tan volátil y sutil como la restituida por el contacto con ese cuerpo otro.’‘ [1]

Curaduría de Jazmin Adler



Inauguración viernes 3 de Mayo de 2019 en Rolf Art ( Esmeralda 1353 - CABA)
Twitter: @ROLF_ART
Instagram: @rolf_art


Silvia Rivas Interesada por la capacidad del video para plasmar ideas visuales arraigadas en el tiempo, los trabajos de Rivas exploran situaciones donde la temporalidad se materializa como una presencia insoslayable ligada a una acción continua y reiterativa que estimula una sensación de duración sobre el poder del relato audiovisual, sobre sus promesas y sus peligros, abriendo así una nueva pregunta sobre las imágenes y sus referentes. Artista visual con un cuerpo de obra que se distingue por materializarse en soportes diversos. Egresada de la Escuela de Bellas Artes “Prilidiano Pueyrredón” en 1981, paralelamente con sus estudios se forma con Kenneth Kemble y Víctor Grippo. A partir de 1990, S.R. incorpora la videoinstalación en su producción participando en importantes muestras colectivas como Videoarte internacional, Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), 1990; Arte argentino actual en la Colección MALBA, 2011; o Migraciones en el arte contemporáneo, Centro de Arte Contemporáneo Hotel de Inmigrantes (MUNTREF), 2015. En 2001 presenta en la sala Cronopios, Centro Cultural Recoleta, la videoinstalación de 12 canales Notas sobre el tiempo, en 2004 y 2005 respectivamente presenta Todo lo de Afuera en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMbA), y Pequeño Acontecimiento en el Espacio Fundación Telefónica. En 2010 muestra en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) videoinstalaciones y dibujos de la serie Zumbido, de la que luego hará montajes especí]icos para Fundación Proa y el Museo
Municipal de Bellas Artes J. B. Castagnino, Rosario. En 2015 realiza la muestra Igual el paraíso es nuestro en Diana Lowenstein Gallery, Miami, y presenta instalaciones de la serie Momentum en la galería Rolf Art de Buenos Aires. Entre otras distinciones, en 2001 recibe la beca John Simon Guggenheim y el Premio Konex diploma al mérito correspondiente al quinquenio 1997-2001 y, en 2002, el premio al Video Argentino en la Bienal de Arte del Museo Nacional de Bellas Artes
(MNBA); en 2005, la beca-residencia para postproducción de video del Wexner Center for the Arts, Columbus, Ohio. En 2006 y 2007, obtiene el tercer y segundo premio, respectivamente, del Salón Nacional de Artes Visuales en Nuevos Soportes e Instalaciones. En 2012 recibe el Premio Konex diploma al mérito correspondiente al decenio 2002-2012. Su obra integra colecciones nacionales e internacionales tanto públicas como privadas como el Museo Nacional Centro de Arte Reina So]ía, el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA), el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMbA), la Colección Amalia Lacroze de Fortabat, el Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino, Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (MACRO), entre otros.


compartir