Cartografía variable. Una instalación para reflexionar en torno al concepto de territorio

“Lo que ves no es lo que soy ni fui, hoy soy cuerpo puesto a germinar”
Gabo Ferro



Hay insistencias que evidencian decisiones como también hay materiales que insisten en su significante. Acopiar palabras de otrxs que devienen en materialidad sonora no es sólo poner la oralidad al servicio de la documentación, sino también poner en relieve voces para, en la cadencia de lo dicho, ir trazando nuevos mapas que devendrán territorios.
Lo mismo podría pensarse de la imagen en movimiento que según con quien conviva no sólo es percibida como un registro de lo sucedido, sino más bien como memoria viva que no pierde vigencia, como otro trazo que incluye la sonoridad del movimiento, murmullos de lo acontecido reactualizado ante cada presentación.

¿Una montaña de tierra negra, abonada, fértil, es un territorio?
¿Una sala de exposiciones?
¿Una carta? ¿Una pared blanca? ¿Un libro?
¿Un video es un territorio?¿La memoria?
¿Un archivo de voces?
¿Una pregunta es un territorio?

Preguntas como estas resuenan luego de leer la bitácora voluntaria de quienes se tomaron el tiempo de escribir, en su mayoría a mano, letra a letra, incluyendo en ese transcurrir el recorrido en su imaginación. Nuevos trazos de cuerpos fértiles. Imagineros de un lugar donde todas las palabras se vuelven porosas, membrana: territorio compartido.

“Tiempo de escucha” de Victoria Loos, que hoy se presenta en el Centro Universitario de Arte de la Universidad Nacional de La Plata, puede pensarse, entonces, como un gran ejercicio de síntesis atravesado por estas preguntas y sus desbordes, una puesta en espacio de una larga investigación con líneas fuerzas claras y sin intención de correrse de ahí. Por cierto, hasta podría decirse que es la sala ese territorio fértil que contiene un largo proceso en el que habitan relatos como lugar de encuentro, intercambios como modos de habitar el tiempo. Tierra fértil, arada, como un cuerpo inquieto puesto a germinar.



En esta edición, cuenta con la colaboración de: Abraham Soriano, Adriana Tarnousky, Agustina Ardanaz, Agustina Cichetti, Ana Gallardo, Ana Streitenberger, Analía Rodríguez, Ananke Asseff, Andrea Suárez Córica, Beto Gutiérrez, Bruno Monso, Carolina Magnabosco, Carolina Rack, Damián Masotta, Daniel Fitte, Daniel Lorenzo, Daniel Sánchez, Diego Ferrari, Diego Vites, Emanuel López Muro, Emilio Reato, Emir Marino, Eugenia Madera, Florencia Della Védova, Georgina Anaya, Gerardo Quiess, Gisela Platz, Griselda Rosas, Inés Cortón, Juan Paulo Batallanos Ruiz, Juan Sueyro, Laura Corral, Leila Salem, Lelé Pintos, Mariana Lerner, María José Trucco, Marina Panfili, Matías Rivero Verti, Matías Streitenberger, Nicolás Bang, Nilda Rosemberg, Noel Correo, Tomás de Hagen y Valeria González.





Ofrenda (Tiempo de Escucha) from Victoria Loos on Vimeo.



17 de abril de 2019 - Cierre: Concierto cosecha: vestigios del futuro
El sonido, la acción y la vida se amalgaman.
La música se transforma en un viaje atemporal desde el futuro hacia el pasado, desde el pasado hacia el futuro, anclando en el presente. La percepción como una constante exploración personal de vivencias, sensaciones, recuerdos, historias y memorias. En este concierto cosecha se utilizará una instrumentación variada, que incluye sintetizador, saxo tenor, flauta traversa, bases de bits electrónicos, fusionados con el sonido de instrumentos étnicos como flautas nativas, quena y tambor, que permiten abarcar un amplio espectro tímbrico que invitan al oyente a un experiencia audioperceptiva de instrospección profunda, como una oportunidad para reconocer y escuchar aspectos propios escondidos en la inmensidad de nuestra conciencia.
En esta frecuencia, se entregarán a los espectadores, los plantines germinados.
Música a cargo de Jeremías Adriel Martínez.

Centro de Arte UNLP (Calle 48 N°575 entre 6 y 7) @centrodearteunlp

por Guillermina Mongan, 16 de Abril de 2019
compartir