Invernadero de cartón. Sobre la muestra de Washington Cucurto

iinvernadero-mzo19.jpg

Washington Cucurto pertenece a esa rara especie de artistas, un linaje extraordinario que comparte con Guillermo Iuso, Fabio Kacero o Alfredo Prior.

La obra se conforma en dirección a la Obra Total, al Libro Total mallarmeano. Se construye en múltiples soportes, la escritura, la tela o el collage. Ya no basta con colgar una tela en una pared y su inevitable fosilización en el museo, un procedimiento ajeno y hasta antagónico. En ellos se trata de usar, robar, saquear todo aquello que se encuentre a mano.

En Cucurto el arte es conflicto, es lucha, es vitalidad. Es imposible, para bien o para mal, permanecer impasible frente a su relatos, poemas y novelas. Frente a su obra plástica.

Su poesía determina un antes y un después en la literatura argentina. Su “Realismo atolondrado” incluye y fagocita a las vanguardias, a Federico García Lorca, a Reinaldo Arenas y a la inmigración periférica llegada a nuestro país en la última mitad del siglo XX.

Desbordada, sexual, romántica, violenta, todo confluye en un permanente juego que confronta, porque la literatura y el arte es una apuesta para toda la vida, no un recreo de fin de semana o un consuelo culposo.

Las imágenes plenas de color de sus textos se trasladan a sus telas, a sus bocetos, a sus papeles intervenidos. No hay espacio sin cubrir, hay derroche y felicidad que muchas veces deja, paradójicamente, un sabor agridulce.

Cucurto es una doble operación ficcional: el personaje – autor se transforma en vocero de los marginados, de los humildes, de los que están fuera del sistema. Cucurto – ficción cobija en un procedimiento genial la voz de los que no tienen voz.
En las telas de Cucurto está lo que pasó, lo que pasa y lo que vendrá, es el carácter alucinatorio y lisérgico con los mitos populares, las vírgenes paganas, dos cuerpos sudorosos resbalando entre sí en una noche de amor frenético y los barrios de Once y Constitución.

Invernadero de cartón nos desafía y nos invade sin pedir permiso, nos obliga a poner el cuerpo.
Es el Arte que no se conforma con ser acomodado en una coqueta biblioteca o en la pared principal de una casa. Siempre va a estar ahí, incomodando.



Inauguración martes 9 de Abril de 2019 a las 19 hs en Gallo 1140 - CABA

compartir