Si eso no es una pipa, esto no es un paisaje

El salón de los caprichos. Max Gómez Canle en Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA) desde el jueves 7 de marzo de 2019 hasta el domingo 11 de agosto de 2019.

I

Platón no echaría a Max Gómez Canle de su República. Cuando el discípulo de Sócrates deja afuera a los pintores del estado ideal, lo hace porque ellos intentan recrear la realidad, imitarla como un espejo. Gesto vano e innecesario para el filósofo griego, porque sólo crea confusión. Si la obra existe, que sea como un otro. El artista y el espectador tienen que tener conciencia de que la obra de arte es un artificio.




II

En la exposición El Salón de los Caprichos la pintura y el teatro habitan un universo emparentado. Escenografía e iluminación. Puesta en escena. Pintura por actos.

III

La pintura es historia.

IV

La pintura es historia de la pintura.

V

Antesala de paisajes en tonos grises. Obras sobre la misma pared- no hay lienzo-que cuelgan de sus clavos pintados y cuyas sombras descansan como formas geométricas en la naturaleza. El espectáculo comienza.

VI

La pintura construye un imaginario. La tradición pictórica europea sigue teniendo efecto.

VII

Max Gómez Canle incorpora la pintura argentina, la historia de la pintura argentina, en ese imaginario. Cándido López sigue dando batalla.

VIII

Los seres humanos necesitamos la belleza para sobrevivir a nuestra racionalidad y a nuestra frialdad. Esas cualidades humanas, en el alfabeto del artista, se representan con geometría. Triángulos, cuadrados y rectángulos habitan en la naturaleza. La interrumpen, la acompañan.

IX

Roberto Aizenberg y Raúl Lozza son citas ineludibles en esta historia. Max los incorpora como cita y como elemento. Materialidad y metáfora.

X

Frisos, lienzos, bastidores, esculturas y objetos digitales. Marcos, agujeros en la pared, superposiciones. El soporte y la forma de enmarcarlo forman parte de la historia del arte.

XI

Las pinturas ya no son (sólo) ventanas. Ni (sólo) representaciones.
Eso no era una pipa y esto no es un paisaje.




XII

Técnica y virtuosismo. Perspectiva, líneas de fuga. La profundidad de la tridimensión renacentista convive con la metafísica de Giorgio de Chirico. Su unión hace la fuerza.

XIII

Es el poder de la pintura. Sus montañas y sus nubes, sus mares, sus horizontes y sus cielos, han calado en nosotros, sus espectadores. Es una forma de habitar el espacio. Es una forma de mirar. La pintura construye nuestra percepción.

XIV

Miramos dando vuelta alrededor del lienzo. Miramos como a través de una lente. Miramos como un láser que eclipsa la pared. Miramos generando un vacío en el cuadro. Miramos de todas formas porque nos sigue dando placer el capricho de la pintura en todas sus posiciones.

XV

Máx Gómez Canle hace una antología con su obra. Antología no es cronología. El tiempo tiene su propia lógica. Tiempo poético. Tiempo por afinidades. No es un tiempo lineal. No se trata de evolucionar ni de acumular. Es una selección de las mejores flores.

XVI

A diferencia de la literatura, la pintura no busca un tiempo perdido. Sino que ella misma crea un tiempo. La pintura tiene la potencia y la facultad de ser creadora de tiempos.

XVII

No sólo de paisajes bucólicos vive el hombre: calaveras, hombres-mono; serpientes y triángulos que caminan también forman parte del universo Gómez Canle.

XVIII

El barroco es un sustantivo y un adjetivo.

XIX

La pintura es una ficción. Necesaria. Bella. Conceptual. Siniestra. Artificial. Divina. Terrenal.

XX

Max Gómez Canle abre espacios en la pared, en la cabeza, en el corazón. Ventanas contemporáneas de espíritu renacentista que se superponen con una pulsión virtuosa y sensual al espectáculo del mundo. Resabio de historia, de saber, de juego, de recuerdo y de reflexión. La pintura es otro capricho occidental.






Inauguró el jueves 7 de marzo de 2019 en Museo de Arte Moderno en (Avenida San 350 - CABA)
Twitter @modernoba
Instagram @modernoba

Entrada general: $50 - Miércoles gratis




Leer también "El salón de los caprichos. La pintura como protagonista"


compartir