Oscuro casi negro de Jorge Sarsale en Walter . Casa para artistas

walter-mzo19.jpg

El trabajo de Jorge Sarsale es siempre una incógnita. En primer lugar por su propia técnica, provocadora en el espectador de un interrogante sostenido; en segundo lugar porque estas pinturas sin pintura, estos papeles, muchas veces despojados de sus atributos, parecen develar y al mismo tiempo encubrir una evidencia.

¿Quién podría especificar fácilmente qué elementos se estrellaron y diseminaron en los cuadros dibujando así una granítica epidermis? ¿Quién podría descifrar a simple vista qué están velando las lóbregas capas burbujeantes de papel sobre papel, que bien parecen fragmentos de lava o desecada orografía? Dos series hermanadas por una idea que se manifiesta mediante la utilización – y en ello va la clave - de papel moneda.

Billetes en desuso, gastados, desdibujados, reducidos a trizas.
Su presencia - expresa o latente - marca un camino interpretativo que se sumerge en nuestro presente, un tiempo direccionado prioritariamente en su faceta económica. Una actualidad arrasadora en el que todo tiene un precio dudoso, fluctuante y precario. Un momento agitado de apuestas a lo incierto y en el cual los seres humanos flotamos a la deriva, un poco enteros y un poco fracturados, tratando de hacer pie aunque sea en la incerteza.

ESTRELLADOS: Ínfimas astillas de billetes que, literal y azarosamente, aparecen aplastadas contra la superficie. Apenas perceptibles son sus rasgos, ahora triturados, ausentes y absolutamente des-valorizados. Tras una mirada detenida podemos percibir una perfecta grilla que no es orden y encasillamiento, sino construcción misma. Una estructura casi intangible los sostiene, porque finalmente, la obra de Sarsale - a pesar de su aleatoria contingencia - se levanta sobre un sistema modular, repetitivo y tranquilizador. Es el cimiento necesario para atravesar toda turbulencia. Por arriba el torbellino, por debajo el entramado que equilibra y asegura.

OSCURO CASI NEGRO: Lo táctil se adelanta, es estado puro de ebullición, magma a punto de estallar. Materia explosiva que está contenida por sucesivas capas de frágiles papeles que no hacen otra cosa que refrenar, mientras ocultan, cúmulos apretados de papel moneda. Borbotones de desahuciado dinero, aglomerados y empastados. Da igual que valor tienen,
todos están velados, todos son iguales en el instante previo al estallido, en el cual no hay marco que lo contenga, suspendidos en el espacio y el tiempo, estas obras simplemente son agoreras del estruendo.

El trabajo de Jorge Sarsale convoca a una mirada pausada, a la letanía de lo infraleve y en este caso, al des-cubrimiento de una idea a partir de una topografía ambigua o de una fortuita fragmentación. Nada está del todo dicho, cabe al espectador la pregunta, la búsqueda y el hallazgo de una certeza, que como siempre será temporal, escurridiza y evanescente.

María Gnecco
Marzo 2019



Inauguración sábado 16 de marzo de 2019 a las 17 hs en Walter . Casa para Artistas


compartir