Bárbaros rosarinos

Aquellos Bárbaros. Graciela Sacco, Emilio Torti, Fabián Marcaccio, Rodolfo Perassi, entre otrxs, Diana Recagno, Gladys Nistor en Castagnino + Macro desde el viernes 26 de octubre de 2018 hasta el miércoles 6 de marzo de 2019.
Se exponen 100 obras de 27 artistas en “Aquellos bárbaros”, algunos de aquellos que, desde el arte, rompieron con el aislamiento y el miedo en los primeros años ochenta en ROSARIO. (*)

Bárbara evidencia
Homs

Ahora, un infinito acotado al átomo primario de los presentes, no alcanza a brillar si no tergiversa, silencia o desprecia a una gran parte del pasado inmediato.
Es inmanente y casi la historia misma de la historia.
Sucede con frecuencia que tendenciosos rebosantes de mezquindades morales –conceptuales de raíz− se apoderan del entuerto. En tales circunstancias ahora, vuelto siervo de necios, acata órdenes y oculta lo inquietante bajo una alfombra.
El pasado barrido puede, o no, ser tendencioso.
El caso que nos compete a toda luz lo es.
Del rosa chicle al más opresivo de los negros. Del aerógrafo a la tabla de lavar.
Tridimensión, cerámica, cerita, psiquiatría, ibm, súper8, ira, dolor, poca alegría. El foco perfecto y el fuera de foco.
Ocupando la planta alta del Castagnino, Aquellos bárbaros (un hecho político con todas las letras) recupera una parte de la producción de las artes plásticas en Rosario en el período posterior al regreso de la democracia. Las obras, oscilantes entre el 83 y el 91 del siglo pasado, evidencian la peculiar tensión del momento. Un electrocardiograma de época.
Lejos del mercado, con las razias, la Liga de la Decencia y García Cafarena escribiendo poesía en La Capital, estos artistas produjeron un arte de choque capaz de atravesar los tiempos sin sentirse amenazado.
Muestra casi irrepetible de atmósferas y tendones. Mental y visceral.
El trabajo de curaduría conjunto de Xil Buffone y María Elena Lucero hace la diferencia.
Sensibilidad e intelecto al entero servicio de la misión.
Aquellos bárbaros deberían ser exhibidos aquí, allá y en todas partes. Al igual que sus contemporáneos de la trova rosarina, harían quedar muy bien a la marca ciudad. A quién le corresponda que recoja el guante y por favor no lo estrelle contra mi cara.
Un dato fundamental se me escapa. Los bárbaros vivos, en su gran mayoría, continúan produciendo. De los que han partido no puedo aseverar nada pero creo que también.-




OPUS MAGNUM
Xil

YO FUI TESTIGO.

Es una muestra difícil, dolorosa, oscura (como un mala noche de la pos dictadura).

Aquellos Bárbaros, comienza en el puro silencio y en completa negritud, con la muerte y la putrefacción. Se propuso dar visibilidad a una etapa sin luz. Comienza con el aliento pastoso y contenido del NIGREDO/El cuervo.
Difícil se hace exponer a artistas vivos que no quieren exponer. Mostrar aquello que se dejó abandonado al polvo, al altillo, al recelo, o al resentimiento. Algunas cosas incluso, espantosas.

-GRIS, CENIZAS. Y que se lance el grito, que todo estalle en monstruosidades y espanto. Arden los Munchs, gritando en Malvinas; …los viejos en los loqueros derritiéndose entre gasas; los mártires, los cristos paganos, los desaparecidos, los obreros crucificados, el alambre de púas, los fantasmas, la pasión y la licuación literal del cuerpo y alma. (No se dice quién, pero se señala qué)… “pero los dinosaurios van a desaparecer…” se oye en la radio. / El fénix.

-BLANCO, PURIFICACIÓN: Pulsos nerviosos, líneas gráficas como puñales, levedades, latencias y corazonadas rojas. / El cisne, el fragmento, la manifestación.

-VERDE: Regeneración (máxima expansión de la materia, el gesto y la pintura). La urgencia por lo absoluto, y ahora. El gesto grandilocuente. Pintar con todo el ser. Expansión. / El pavo real.

-SÚPER 8: Ganar la calle: grupo Cucaño; y cine de jóvenes cubistas, anarquistas, socialistas y otras circunvoluciones. Mucho-súper-ocho.

-OCRES en transición aerográfica. La geometría y el soplete. Una tendencia constructiva-borrosa (miopías y fotogramas Blade runners).

-DORADO: Recuperando el resplandor: el humor ácido, la cordura, el esplendor barroco y la cita. “El cónsul de Martinica”, La estatua de la Libertad enfermera… autorretrato de Baldemar como Judith (el andrógino). La pintura se abre y está “la posmodernidad al palo”. / El león come al sol -como Proust a su magdalena-.

-ROSA: el espiral y el NN (**), la dulzura del pac-mac de repostería. Cruz rose c' est la vie.
TREN FANTASMA con una luz al final:
LA AURORA.
EOS, la de los dedos rosados.

De yapa, aparece el “Avión de León Ferrari”, “La Civilización Occidental y Cristiana” (1965). ÍCONO caído del cielo, que convierte al Museo Castagnino en el Gólgota del Arte Político Argento por unos meses; y nos recuerda, (al ser una de las primeras obras de arte censuradas) que aquella noche empezaba…

Xil Buffone, verano 2019, Rosario.




(*) 27 Artistas de Rosario en exposición:
Andreozzi Carlos; Baldemar Rubén; Castaño Marcelo; Ciccione Aldo; Contissa Eduardo; Ercila Fernando; Forchino Guillermo; García Daniel; González Suárez Gabriel; Henry Omar; Locatelli Delfo; Machado Mauro; Madrid Hover; Marcaccio Fabián; Meneguzzi Carlos; Nistor Gladys; Perassi Rodolfo; Piazza Mario; Piccione Eduardo; Porta Rubén; Recagno Diana; Sacco Graciela; Scheimberg Daniel; Torti Emilio; Ulloa Arminda; Vallejos Sandra.

(**) De la serie NN. “DESGARRADURA” – Carlos Andreozzi

- link: texto de Maria Elena Lucero






La muestra Aquellos Bárbaros se puede visitar hasta el miércoles 6 de marzo de 2019 en Sede Castagnino Avda. Pellegrini 2202 - Rosario y Sede Macro (Bv. Oroño y el río)
Instagram @castagninomacro
Twitter @castagninomacro

compartir