Upgrade de Mateo Amaral y Maximiliano Bellmann en Espacio Pla

pla-nov2018.png

Cuando el término ciborg (cibernético + organismo) se creó en la década del ‘60, su función era asumir la complejidad lingüística de un nuevo ser humano equipado con mejoras tecnológicas, capaz de hacer frente a entornos extraterrestres. La definición implicaba el agregado de elementos exógenos al cuerpo.

¿Pero qué define a un ser humano? La respuesta para Spinoza, el filósofo más polémico del siglo XVII, cuyas ideas influyeron en Nietzsche y en Deleuze, no tiene nada que ver con cuestiones biológicas. La respuesta a “¿qué soy?” será en cambio: "lo que puedo ser". No hay una esencia que nos defina como humanos, sino una potencia en acto que nos impulsa y nos determina.

Para Spinoza no hay una esencia general del hombre, cada uno tiene su esencia y es singular.
Pero hay identidad en la potencia y en el acto, en lo que hacemos o padecemos. Rompe con todo dualismo de alma y cuerpo, de la misma manera que en la actualidad se disuelven las diferencias entre lo orgánico y lo mecánico. Ya no hay ciborgs porque todos lo somos; todos dependemos e interactuamos con una tecnología que funciona como una extensión de nuestra mente, sin necesidad de modificaciones físicas, e incrementa nuestra potencia para, en definitiva, hacernos más humanos. ¿Demasiado humanos?

Curaduría Evelyn Marquez

Inauguración Viernes 2 de noviembre de 2018 a las 19 hs en Espacio Pla espaciopla.com Malabia 1841, loft 2, Palermo @EspacioPla
Instagram @espacio_pla



Por su parte, continúa La faz de la tierra, ejercicio curatorial de Merlina Rañi en torno a la obra del artista Eduardo Pla, apuntando directamente a la imagen como interfaz del mundo, y la emergencia de un imaginario “virtual” derivado de la producción de imágenes y entornos digitales. Un recorrido por algunas piezas visuales del artista, producidas en diferentes épocas y con diferentes métodos, se complementa con el reboot de la video-instalación Videomundo Virtual, una obra realizada en el año 1995 para el 50 aniversario de las Naciones Unidas. En esta ocasión la instalación se presentará con los seis últimos videos seleccionados a partir de una convocatoria internacional, que invita a curadores y artistas a reflexionar sobre el concepto de Globalización y la distancia entre dos momentos de la historia: 1995 y 2018.


Mateo Amaral. (Buenos Aires, Argentina. 1979). Artista multidisciplinario cuyas investigaciones sobre la conciencia humana lo llevan a experimentar con paisajes audiovisuales hipnóticos, trazando paralelismos entre lenguajes digitales primitivos y la construcción individual del modelo de realidad. Su obra gira en torno a su proyecto “una piedra negra”, un largometraje de animación en el que trabaja desde el 2004, en el que invierte las estrategias normales del medio cinematográfico, exhibiendo la producción antes de que esté terminada en distintos formatos como videoinstalaciones, música, piezas de realidad virtual o performances audiovisuales en vivo. Formó el colectivo artístico Oligatega Numeric y la banda de punk electro psicodélico Hipnoflautas. Cursó la carrera de Ilustración y de Dirección de Cine de Animación. En el año 2003 fue becario en el programa de talleres dictado por Guillermo Kuitca y participó de las clínicas de obra de Diana Aisemberg. En 2016 fue ganador de la sección Realidad Virtual del premio Itaú. Su obra fue exhibida en el Centro Cultural de Belgrado (Serbia), festival Mutek, MAMBA, Festival Robot 08 (Bologna, Italia), festival Trimarchi (Mar del Plata), festival ArtFutura (Buenos Aires) y en el Artists' Television Access (San Francisco, USA), entre otros. Su obra conjunta con el colectivo Oligatega fue exhibida en Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (España), Art Basel (Suiza) y en el Centro de Experimentación del Teatro Colón (Buenos Aires).

Maximiliano Bellmann. (Paraná, Argentina. 1976). Estudió Bellas artes en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón. Participó de la beca Kuitca 2003-2005; realizó el taller de Diana Aisenberg y en 2009 fue becado por el Centro de Investigaciones Artísticas. Trabaja sobre múltiples medios, como video, instalación, dibujo y pintura. Sus investigaciones artísticas se centran en la relación entre la forma y el vacío, las ecuaciones fractales, la dispersión de rayos eléctricos y paisajes propios de ciencia ficción. La geometría y la morfología son ejes centrales de su trabajo. Experimenta a través de diferentes disciplinas, haciendo foco en la pintura, la música y el video. Desde 1999 integra el colectivo artístico Oligatega, el cual explora formas de producción colectiva. Expuso individual y colectivamente en PROA, CCEBA, Fondo Nacional de las Artes, MAMBA; Centro Cultural Recoleta y MNBA, entre otros.


compartir