El momento sostenido por el gesto cuyo trabajo es pensar lo que perturba a nuestro tiempo

Vigilámbulos . Magdalena Jitrik, Res, Gabriel Glaiman, Paula Massarutti en CMA - Centro Municipal de Arte (Avellaneda) desde el sábado 14 de abril de 2018 hasta el lunes 14 de mayo de 2018.

El momento es éste: el momento sostenido por el gesto cuyo trabajo es pensar lo que perturba a nuestro tiempo.




La necesidad del tiempo a contrapelo tiene sus palabras. Algunas son palabras que evocan una historia anacrónica de la lengua y otras son neologismos dictados por la urgencia. “Vigilámbulos” es una de esas palabras que combina al “vigía” –aquel que ve a través de los tiempos–, con el “sonámbulo” –el que ha perdido su sueño de cara a la realidad ineluctable–. Vigilámbulo es aquel capaz de experimentar una catástrofe o un acontecimiento que conecta tiempos entre sí, para fabricar la descomposición y recomposición óptica de los efectos en la sensación y el sentido. Un sonámbulo en estado de vigilia inviste el ojo de quien mira con una voluntad de decolonizar la emoción, de romper no solo la figuración de lo que se ve sino lo que reina sobre la vista de nuestro tiempo. Los vigilámbulos no tienen pretensiones porque aparecen donde no se los llama y son siempre fugaces en el esfuerzo por incidir en el hábito perceptivo.




Aquello que pone en común las trayectorias diversas de Res, Magdalena Jitrik, Gabriel Glaiman y Paula Massarutti, no son solo sus oficios y conceptos sino la lucidez política de sus intervenciones, como vigilámbulos anacrónicos que afectan a la actualidad de lo latinoamericano, oscilando con sus miradas hacia el pasado y el porvenir sin dejar de apresar la oscuridad de nuestro tiempo. Aunque hoy se renuncie al sentimiento religioso, el amor, lo sagrado y el arte tendrán que vérselas con el ojo insaciable y en celo de nuestro tiempo, que al codificar lo existente lo reduce al sentido común de sus formas y procesos ya digeridos. Los motivos que nos convocan en este cuarteto obran menos por similitud que por analogía, menos por semejanza que por modulación, porque la figura y el concepto de estas obras son gestos de la analogía figurativa que elaboran por modulación de la luz la semejanza en la fotografía o por modulación de la línea, el color y el monocromo lo semejante por medios no semejantes en la pintura. Todos comparten por igual que la acción performativa supone una instalación conceptual.




El momento es éste: el momento sostenido por el gesto cuyo trabajo es pensar lo que perturba a nuestro tiempo.

Adrián Cangi




La muestra inauguró el Sábado 14 de abril de 2018 en CMA (Centro Municipal de Arte) de Avellaneda

compartir