Kosice Hidroespacial, una película de Gabriel Saie

El artista húngaro-argentino Gyula Kosice, creador de la escultura con agua, luz y movimiento, busca materializar su mayor proyecto: la Ciudad Hidroespacial. A los noventa años trabaja en nuevas obras y lucha por lograr una sala propia en el Centro Pompidou de París.






Con una carrera de más de setenta años, Gyula Kosice es uno de los artistas más renombrados del arte contemporáneo en Latinoamérica. La película retrata al escultor y poeta en la construcción de su propio mito, revelando a la persona que lo sostiene. A los veinte años, fue uno de los fundadores del grupo de vanguardia Madí; a los noventa, sigue trabajando para lograr una sala propia en el Centro Pompidou de París.

A través del diálogo entre su círculo íntimo (familia, artistas cercanos y críticos de arte), se re-significan sus distintas facetas. Desde una forma fílmica sensorial y dinámica, "Kosice Hidroespacial" nos sumerge en la poética del creador. Reconocido mundialmente por sus esculturas con agua, luz y movimiento, Kosice lucha por materializar su mayor proyecto: la Ciudad Hidroespacial.





Entrevista a Gabriel Saie por Sonia González, historiadora del arte.

Teniendo en cuenta los lineamientos que se plantea Kosice en relación al arte: no representar, sí crear o inventar, ¿cómo se muestra a Kosice en el documental? ¿La decisión de hacer un documental con escenas recreadas desde la ficción fue una decisión tuya o la decidieron en conjunto? ¿Cómo se plantea esta tensión entre documental y ficción?

Desde el principio, me entusiasmó la idea de hacer un retrato audiovisual trasponiendo los elementos formales de la obra de Kosice. Su obra propone una dinámica particular, desde el movimiento, la luz y el agua, y nosotros desde la realización queríamos respetar estas características y potenciarlas. También nos interesaba representar la figura de Kosice, a partir del mito que él construye de sí mismo, y que presenta de una forma cristalizada. Esta cristalización de su propio mito está mostrada a partir de las escenas de ficción, que se tensionan con las del registro documental observacional o de entrevistas, y permiten ir encontrando las distintas grietas y aristas en este discurso cristalizado.

Muchas veces se asoció el viaje en barco como inmigrante a la Argentina a los cuatro años como la experiencia fundacional de la obra de Kosice, pero por otro lado se sabe mucho menos sobre su experiencia con el agua en la adolescencia que también pudo haber impactado de alguna manera. De las dos versiones de la historia personal que ligan la obra de Kosice con el agua ¿por qué te inclinaste por el suceso de los trece años?

Creo que la experiencia de los trece años tiene un anclaje más fuerte que la del viaje en barco a los cuatro años. Es menos probable que un chico de esa edad tenga recuerdos vívidos de la inmensidad del agua del océano y el cielo como inspiración para su obra. Por otro lado, la experiencia de los trece años plantea una vinculación muy fuerte entre el arte y la vida, el arte como necesidad de vida.


- Además de la utilización de los recursos cinematográficos como los flashbacks y la reiteración de imágenes icónicas como algunas obras de Kosice, creando espacios reconocibles, me llamó la atención cómo trabajás con el tiempo y generás los distintos ritmos ¿Cómo lo planteaste?

Trabajamos con entrevistas y con el registro observacional proponiendo cierta dinámica de montaje ágil, pero también hay momentos de la película que nos proponen dejarnos llevar, introduciéndonos en la obra de Kosice. La obra en sí propone una dinámica, y como en una inmersión, buscamos que el espectador pueda sentir el agua con el cuerpo a partir del sonido, desde la percepción sensorial de la obra, por las oscilaciones de luz y las burbujas que suben permanentemente… como también sube él a los trece años en la escena en que está sumergido.

Podemos apreciar un gran trabajo en lo que es la composición y textura del sonido de la película, como por ejemplo la variedad de sonoridades del agua ¿Cómo fue el proceso de elaboración?

El sonido es la mitad de la película y nos llevó mucho trabajo. Elaboré el montaje solo durante cinco meses y después trabajamos tres meses más con Federico Rozas, el co-editor de la película. Finalmente yo trabajé un mes más, haciendo un total de nueve meses: un parto (Risas) En el transcurso del armado surgieron diferentes leitmotiv, calidades sonoras y elementos precisos, para trabajar las bandas sonoras. Hay sonidos secos, que vinculan los pasos de Gyula con el tic-tac de la obra Una gota acunada a toda velocidad, por ejemplo. También, otros graves y climáticos, como los que se oyen en las profundidades del agua. Lo bello del sonido es que el espectador tiene mucho
menos filtro racional que con lo visual. Llega por una vía más directa. Andrés Marks tomó el sonido directo desde distintas distancias y posiciones del micrófono, lo que permitió generar una espacialidad muy interesante. Al mismo tiempo, como cada obra con su motor y aireador suena en distintas tonalidades, esto se tuvo en cuenta al momento de realizar la música, componiéndola para que quedara armonizada con las distintas esculturas hidro-cinéticas.


¿Te parece que ese mito sobre la figura de Kosice se relaciona con una utopía o con una esperanza? ¿Está relacionado con el libro del artista “500 lugares para vivir”, donde cada lugar es inventado como una utopía realizable librada a la imaginación?

Creo que Kosice jugaba con la "utopía"; de una manera muy inteligente. Porque la palabra utopía plantea la idea de “no lugar”, pero a su vez la podemos interpretar como eutopía que significa “el buen lugar”. En la Ciudad Hidroespacial hay lugares donde uno se puede realizar más íntegramente como ser humano, hacia una vida más poética. Kosice jugaba con esta tensión, afirmando que la Ciudad Hidroespacial “no es una utopía”, sino algo realizable.

Kosice Hidroespacial, estreno 26 de abril de 2018 (Solo en cines)

Ficha Técnica
2016 / 71 min / HD 1080p / Color / 1,85/ Español, francés e inglés / Documental
Argentina
Dirección: Gabriel Saie
Guión: Gabriel Saie
Producida por: Afluencias y Martín Rodríguez Redondo
Producción ejecutiva: Martín Rodríguez Redondo
Dirección de Fotografía: Mariano Suárez
Arte y vestuario: Complemento Compañía
Música original: Juan Pablo dos Santos
Sonido: Andrés Marks
Mezcla de sonido: Jerónimo Kohn y Alejandro Seba
Montaje: Gabriel Saie y Federico Rozas
Casting: María Laura Berch
por ramona, 9 de Abril de 2018
compartir