Orland de Alejandro Gabriel en Confusión

confusion-marzo18.png

La lógica inmortal del video-juego

Orland tiene, por momentos, enormes ojos negros, una cabeza coronada por antenas, cuello de jirafa flexible como una serpiente, panza de canguro, aletas de dragón. Su nombre evoca al
personaje de Virginia Woolf, también a la performer francesa que hace de su cuerpo un lienzo mutante
gracias a sistemáticas intervenciones estéticas. Orland, Orlando y Orlan, dominan el arte de la metamorfosis. Alejandro Gabriel imaginó una estructura operística para la criatura proteica que
inventó: I) ella -aunque no es ella ni tampoco él- camina incansablemente alrededor de una cinta de
moebius; pasea, come y con cada elemento que mastica y digiere, su organismo produce una
combustión que la hace cambiar de color. No para de andar y lo hace con lentitud. Debe aburrirse
también. II) En algún momento del tránsito, entre sueño y vigilia, encontró a Clin - otro ser misma especie, o parecido, o absolutamente desconocido, pero mucho más pequeño -. III) Orland, luego de meditar el asunto, abandona el nomadismo solitario por otro compartido: se lleva a Clin con ella, lo adopta. Vamos a pasar por alto el relato de las tortuosas ideas que tuvo sobre cuanto le gustaba andar sola y no tener responsabilidades más allá de su propia integridad.
Ale insiste en elaborar narrativas que contienen temporalidades no lineales – el Pilki andaba
también en una cinta de Moebius; sus pinturas de paisajes y arquitectura contienen imágenes ruinosas
y sumergidas que bien pueden ser del pasado o del futuro, quien sabe cuan lejano-; pero sobre todo se
detiene a contemplar la vida como destino de transmutación, tan afín a la sensibilidad griega. Cada
mito helénico expone la transformación de lo humano hacia otros reinos (animal, vegetal, mineral) o
elementos (agua, aire …) como un castigo de los dioses o bien por su clemencia; lo humano no está
destinado a permanecer como tal. La pregunta de la Esfinge: ¿Cuál es la criatura que en la mañana camina en cuatro patas, al medio día en dos y en la noche en tres? Nos revela una animalidad cíclica y crepuscular a la que inexorablemente pertenecemos. Dentro de esa conciencia del devenir Ale imaginó a Orland y Clin.

Florencia Qualina

Inauguración Viernes 9 de Marzo de 2018 a las 19 hs en Confusión (Scalabrini Ortíz 1693 - CABA)

compartir