Emplazamientos. Luz, color, espacio en Espacio Cavallero

Cavallero.-marzo18.jpg

La presente exhibición reúne a un grupo internacional de artistas contemporáneos con formaciones e intereses diversos pero que comparten una serie de inquietudes en el proceso creativo que vienen desarrollando en los últimos años. Este recorrido está relacionado, entre otras cuestiones, con investigaciones en torno a la instalación site specific: la relación espacial de la obra con la arquitectura y el espectador; la incorporación de la luz tanto de manera material como simbólica; y el color y su relación con la luminosidad, la transparencia y la opacidad. La muestra pretende potenciar estos cruces y puntos de encuentro, creando un diálogo entre las obras expuestas pero a la vez respetando su individualidad y su espacio de interacción con el público, punto central de las propuestas que aquí se presentan.

Artistas: Alberonero, Antonin Hako, Christian Riffel, David Petroni, Francisco Galán y Nelio Riga.



Los trabajos expuestos presentan una gran diversidad de materialidades y técnicas, que van desde la pintura y la pintura-objeto instalativa, pasando por objetos escultóricos y obras lumínicas. La mayoría de las obras que se presentan en Emplazamientos. Luz, color, espacio fue realizada especialmente para la exhibición teniendo en cuenta la arquitectura del lugar o en diálogo con otras obras, que se emplazan en el espacio expositivo y se expanden hacia el territorio que le es propio a los visitantes. Al igual que el espectador, el espacio también es un elemento constitutivo de las piezas aquí instaladas y se comporta con un agente activo.

David Petroni instala tres piezas de acrílico translúcido, construidas específicamente para tres vitrinas que se ubican en el ingreso de la primera sala. La luz coloreada es la que crea objetos tridimensionales y volúmenes de carácter inmaterial, casi hologramático frente a la mirada de los espectadores. Son obras que hacen preguntarnos por nuestra capacidad de percibir y experimentar la dimensión real y virtual de los objetos que vemos. Por su parte, el artista francés Antonin Hako, invade la vidriera que da a la calle y algunos otros espacios del entrepiso con una escultura inflable, un volumen de tela delgada y flexible que se integra a la arquitectura industrial del lugar. Estas piezas se inflarán y desinflarán durante la exhibición, lo que provocará cambios en su forma, de esta manera, el artista busca introducir la noción de temporalidad en la apropiación de un espacio.

Francisco Galán presenta una instalación compuesta por un péndulo que cuelga del techo y que en su interior contiene una bobina Tesla, justo debajo, en el piso se disponen una gran cantidad de tubos de luz de diverso tamaño que crean una especie de trama o dibujo geométrico. La luz es el resultado de un acercamiento entre dos cuerpos que no se tocan, que crean una serie de eventos lumínicos a través del encendido y apagado de los tubos mediante la oscilación pendular, lo que genera una reflexión sobre la fuerza de aquello que es invisible a los ojos pero que conserva toda la potencia al interactuar con la materia. Christian Riffel ocupa la sala del subsuelo con una obra instalativa de sitio específico, cuyo principal componente es también la luz. Sin embargo, a diferencia del resto de los artistas que trabajan con este elemento, en esta propuesta el objetivo es crear distintas proyecciones de sombras generadas por la interacción de múltiples focos lumínicos con diversos objetos como espejos y volúmenes escultóricos geométricos muy característicos del lenguaje del artista.

Por su parte, el artista italiano Alberonero presenta Quattro, una pintura-objeto de muro muy representativa de las investigaciones artísticas que desarrolla en los últimos años. La obra está compuesta por cuatro bastidores cuadrangulares de tela translúcida coloreada de un modo muy sutil y delicado, con una paleta muy clara y luminosa, cercana al blanco. Las sensaciones visuales que provocan el color y las formas esenciales y sintéticas son características propias del trabajo de este artista. Por último, el también francés Nelio Riga, artista que al igual que casi todos los presentes en la muestra desarrolla en paralelo obras de gran escala en el ámbito urbano, presenta una propuesta pictórica abstracta, en un lenguaje que le es propio, a mitad de camino entre la rigidez geométrica y la soltura expresionista. En consonancia con una de las temáticas centrales de la muestra, la luz, está trabajada no solo de manera pictórica sino también simbólica, al utilizarla como método de borrado de los contornos de las formas, para que sean apenas perceptibles, y de este modo se da lugar a una homogeneidad casi monocromática.

La definición de la palabra Emplazamientos no sólo se refiere a la ubicación y colocación de ciertos objetos en un espacio dado, sino que éstos, a su vez, generan situaciones y experiencias puntuales, ya que se fusionan con el ámbito que los albergan de manera específica, a la vez que involucran a quienes se acercan a experimentarlos. Todas las piezas aquí presentes apuntan a generar a través de la luz, el color y el espacio que ocupan diversas sensaciones en los espectadores, poniendo en juego no solo la percepción visual sino también la dimensión corporal, al recorrerlas y ser parte de ellas.

Luciana García Belbey (curadora de la muestra)



Inauguración: Jueves 1 de Marzo de 2018 a las 19hs.
en Espacio Cavallero (Ortega y Gasset 1957 - CABA) - Horario de visita: LU a VI de 14 a 18hs. Sábado con cita previa - Instagram: @espaciocavallero

compartir