Un conjunto de trabajos en torno al problema de la escritura de uno mismo

El cuerpo y los días . Juan Cavallero, Clara Esborraz, Rafael Equivocado , Lucas Moltrasio, Ulises Mazzuca en Espacio Cavallero desde el miércoles 7 de febrero de 2018 hasta el miércoles 21 de febrero de 2018.

“No sé quién soy, ni sé cómo es mi alma. Hablo con sinceridad y
reconozco con sinceridad que no sé de qué hablo cuando hablo de mí.
Soy muy distinto de esos otros que tampoco sé si existen. Me siento múltiple”

Fernando Pessoa




El cuerpo y los días reúne un conjunto de trabajos en torno a los problemas y posibilidades que abren las escrituras de sí. Para ser más precisos, se trata de habitar las paradojas que entraña lo auto-biográfico y, sobre todo, de atreverse a explorar su potencia ambigua. Cuando las redes sociales han hecho de la autobiografía y el auto-retrato dispositivos de control que nos obligan a relatar la vida propia como si de un examen se tratase, preguntarse por la capacidad de ciertas estrategias artísticas para enunciar la identidad de manera plástica, vinculando lo propio con lo ajeno, llegando incluso a desfigurar la imagen propia, resulta en una inquietud compartida sobre los modos en que podemos trascender la exasperante obligación de ser siempre nosotros mismos.



La propuesta se ha orientado finalmente hacia una forma de comunicación cruzada que hace posible que el yo, aunque sea por un momento, tome la forma del otro. Me explico: a la manera de una mascarada, las obras grafican parodias y virtualidades, con ecos que rebotan de una propuesta a otra, aun cuando todas parten de vivencias “personales”. Son, por lo tanto, ejercicios que pulsan sobre una esfera de experiencia común, en algunos casos más urgentes y en otros más elaborada, en busca de un orden y un sentido que permita habitar la ausencia de fundamentos en la que basculan nuestras vidas. Con todo, si entraña algo más que un ejercicio de vanidad u onanismo, la escritura de lo íntimo puede revelarnos una paradoja: esto es, cómo la experiencia personal es también colectiva. De esta forma, partiendo del soliloquio, el carácter ensimismado y repetitivo que comparten estas obras termina transfigurado en un grito tierno, lanzado a la búsqueda de compresión y el afecto de los otros. No en vano, al mismo tiempo que documentan lo que en un momento fuimos y cómo percibimos el mundo, las obras parecen empujar la subjetividad fuera de los estrechos límites del yo. Y hasta podrían resultar terapéuticas, ya que habilitan una ética del cuidado que amortigua la neurosis y la ansiedad que resulta de consumir identidades y formas de vida estandarizadas.



El cuerpo y los días propone una constelación de ficción, prospección, olvido y recuerdo a través de varias estrategias formales. Presentamos, en concreto, dos formas de diario personal que no distingue entre sonido, texto e imagen, un juego de pinturas que, colgando como telones de un teatro sentimental, se pregunta por las posibilidades sanadoras del arte, una secuencia de dibujos y un vídeo que representan situaciones que se miden por su efecto en un cuerpo que sólo podemos percibir de manera fragmentada y, por último, un parque de juegos, o tal vez se trate de una tumba, que vuelve al pasado para dar cuenta de las ausencias del presente. Si bien puede parecer que el objetivo es recrear una totalidad perdida, en realidad se trata de invitar al espectador a tomar parte en el infinito juego de contar-se. En definitiva, propiciar que los visitantes de la muestra perciban la parte común de todo singular, comprendiendo de qué manera lo propio afecta y se ve afectado por lo extraño, por las huellas de recuerdos, dones, herencias, textos y canciones que componen nuestro carácter. El papel de la escritura es hacer visible un cuerpo que es y no es nuestro. En efecto, la escritura transforma la cosa vista u oída en palabra, piel y sangre, dones perecederos e impropios, abiertos al cruce y a la contaminación con el afuera y con los otros.

Curador: Alfredo Aracil





Inauguró el Miércoles 7 de Febrero y se puede ver hasta el 21 de febrero de 2018
en Espacio Cavallero (Ortega y Gasset 1957 - CABA) - Horario de visita: LU a VI de 14 a 18hs. Sábado con cita previa - Instagram: @espaciocavallero

compartir