Ego sum: artista y persona

“No quiero ser una personalidad del arte”, decía Solomon “Sol” LeWitt. “Ni siquiera me gusta que se use mi fotografía, porque no tiene nada que ver con mi arte. Y, de nuevo”, insistía, “no quiero convertirme en una personalidad”.



En el documental realizado por Christ Teerink (2012), se nos revela su filosofía: figura tan sólo como una voz y un par de manos. El resto, son fragmentos de entrevistas a sus allegadxs e imágenes de sus obras…mucho más grandes que él. Su expresión artística, como bien dice, no estaba vinculada en modo alguno con su propia imagen. Geométrica e impersonal, pasaba por el estudio de la forma y el color. Las líneas –a veces coloridas, otras, en escalas de grises pero con un juego de brillo y opacidad- se salían del plano e invadían el espacio enteramente.
Opuesto al lobby, Sol no asistía siquiera a sus inauguraciones.

Yayoi Kusama dirá algo semejante a la cita de LeWitt cuando le preguntan acerca de su edad. “No puedo hablar de eso. No creo que mi edad tenga nada que ver con mi obra. Como la gente pregunta ese tipo de cosas, realmente no me gusta dar entrevistas” . No le parecerán lo más placentero del mundo, pero finalmente accede a ellas. Además, es muy consciente de la imagen que quiere proyectar y estudia minuciosamente cada aparición o mención que hacen de ella en los medios de comunicación.



Para ella, el ego es más fuerte que para LeWitt. Sostiene que lxs artistas siempre piensan que sus piezas “son las mejores” y que es imposible ser artista de otro modo.

Cabe preguntarnos si acaso esta distinta concepción de la imagen del artista tiene alguna relación con el arte que se lleva a cabo. O mejor: ¿habrá ramas específicas del arte que promuevan más que otras la exaltación de la figura del artista y su constitución en una personalidad?

De buenas a primeras, podríamos suponer que sí.

Marta Minujín, Andy Warhol, Yoko Ono, Yayoi Kusama, Marina Abramovic… todas grandes personalidades del mundo artístico unidas por un factor común. ¿Cuál? El arte performático o la performance. Una forma de arte que exige la presencia del artista para que la obra se concrete.



Basta recordar la afamada obra que presentaron Minujín y Warhol en 1985, en la cual la artista habría saldado la deuda argentina con la entrega de mil mazorcas de maíz (el llamado “oro” latinoamericano) al rey del pop art, estadounidense. Acción esta que fue inmortalizada en una serie de doce fotografías, tres de las cuales se hallan en la colección permanente del MALBA.

Yoko Ono, por otra parte, presentó “Cut Piece” por vez primera en 1964 en Kyoto. En esta pieza se hallaba sentada en el suelo, inmutable, a la espera de que el público interveniera, por turnos, cortándole un pequeño trozo del atuendo que llevaba puesto. Más tarde, volvería a presentarla en Tokyo, Nueva York, Londres y Paris. Estaba, por supuesto, sumamente expuesta. Si bien algunxs espectadores se acercarían tímidamente, otrxs lo harían con más osadía.



Durante los años ’60 en Estados Unidos Yayoi Kusama lideraba happenings, acontecimientos artísticos que implicaban una acción por parte de una masa y que servían a una doble funcionalidad: la de oponerse a la guerra de Vietnam y la de dar a conocer sus característicos lunares, su sello de artista. Con estos actos, Kusama obtuvo gran exposición. (Dentro de estos actos masivos, como artista líder, cumplía el rol de performer).
Marina Abramovic es una artista performática, una de cuyas últimas obras fue “The artist is present”. La misma tuvo lugar en el MOMA en 2010 e invitaba a tomar asiento frente a ella para mirarla fijamente a los ojos durante 60 segundos. Se generaba, así, un intercambio energético y un espacio de intimidad al entrar en contacto artista y espectadorx.

¿Son estos ejemplos pruebas suficientes?
Habrá que seguir investigando.





Aura Cortez. Nació en Estados Unidos, de familia venezolana, y reside hace 18 años en la Argentina. Egresada del Colegio Nacional de Buenos Aires, ingresó en la Universidad Nacional del Arte para seguir la Licenciatura en Artes Visuales en 2011. Hoy día continúa con sus estudios, contribuye con la revista ramona con reseñas digitales y hace transcripciones para Lalulula.
Auri045@hotmail.com


2 Pasaje extraído de Sol LeWitt, documental escrito y dirigido por Chris Teerink (2012).
3 Del documental “Yayoi Kusama: I love me”, dirigido por Takukako Matsumoto (2008).
por Aura Cortez, 30 de Diciembre de 2017
compartir