Diciembre en Museo Emilio Caraffa (Córdoba)

Caraffa-Dic17.jpg

Donde ardía la madera de Aníbal Cedrón
Curada por Elena Nieves y Luis Felipe Noé, que propone un recorrido por un mundo de dimensiones diversas, afectado por la historia y la política, por el deseo y la utopía, poblado de preguntas sobre la actualidad, apuntes sobre la evidencia de lo injusto, fisuras de una sociedad que no logra cerrar sus heridas fácilmente. El dibujo y la pintura, en su combinatoria alquímica de colores y espacios, de trazos y sombras, devienen en luz sobre la tierra oscura. Sin embargo, Cedrón deduce que la analogía funciona para ingresar en fosas aún más profundas y complejas; la conciencia y el corazón de los hombres. Las obras seleccionadas para esta exposición, abarcan un período que va desde 1996 a 2017.

Montañagua de Adrián Doura
Es una contorsión lingüística que combina de manera contundente los elementos naturales. Dicha relación entre montaña y agua se refiere al ideograma chino Shan Shui, el cual indica un paisaje que incluye a la montaña (Shan) y al agua (Shui). A través de la idea de unión entre los elementos y lo que implica la noción de ideograma (la relación entre la palabra y la imagen), sabemos que el artista va más allá de la representación occidental, de la tradición renacentista y sus formas preestablecidas.
El trabajo pictórico de Doura se vincula al paisaje y sigue la tradición del Realismo Mágico, la pintura al óleo es utilizada para desarrollar un original suprarrealismo. Las escalas de sus pinturas, el imponente y colorido volumen de los entornos naturales, la fuerza de la representación permiten al espectador sumergirse y experimentar el paisaje.

La mayor distancia entre dos lugares de Franco Verdoia
Una muestra que propone un recorrido experimental por el recuerdo. Las imágenes fotografiadas corresponden a dos lugares antagónicos, por un lado, la casa de sus tías y, por otro, el taller mecánico de su padre. Ambos espacios eran frecuentados por Verdoia en su infancia y, de los cuales, rememora distintas situaciones: amenas visitas a la casa de sus tías, tediosas jornadas de limpieza en el taller de su padre. Además de las fotografías, el relato se potencia con la presencia de objetos, contundentes testigos arqueológicos de esa memoria. “La mayor distancia entre dos lugares” ilumina sus versiones lejanas, asumiendo el juego dinámico entre el retorno a la biografía y la superación constante en la obra que como siempre, o casi siempre, logra acortar la distancia entre nuestros deseos y lo
real.

Imaginero de una belleza errática de David Rivolta
En el año 2010, la familia Rivolta donó al municipio de Unquillo la casa familiar y las obras de los tres artistas que la habitaron y  que generaron allí un centro de circulación cultural importante, no sólo como centro de exhibición permanente de las obras de Eugenio Rivolta (Córdoba, 1907 -1985), y sus hijos David (Córdoba 1938-1995) y Marta (Córdoba, 1950-2009), sino también como espacio de aprendizaje informal de literatura, cerámica, dibujo y pintura. Dicho contexto, es importante para apreciar las obras recientemente restauradas de David Rivolta, cuya producción se destaca por la diversidad de temáticas abordadas en grandes series. La selección se centra en  obras cuya combinación inusual de materiales, el pequeño formato y el tratamiento naturalista, a medio camino entre la imaginería religiosa, el naturalismo y lo grotesco, construyen un discurso visual intimista y erótico del desnudo masculino.

En la sala de video Camilo Guinot
La obra de Camilo Guinot se despliega a través de un dispositivo de vídeo, la proyección funciona como una prótesis emancipadora del cuerpo, que ofrece nuevos sentidos a la mirada. Su registros no son sólo capturas de una realidad delimitada, de un afuera objetivo, son principalmente muestras de todo aquello que la mirada realiza con su intervención en el mundo. Mirar, entonces, es una acción concreta, una manera de modificar y crear nuestro alrededor; como pensaba Duchamp el ojo es esa prótesis híbrida donde lo natural y lo cultural se conjugan, más allá de la mirada es imposible distinguir la pureza de un extracto u otro.

En esta ocasión, en uno de los vídeos expuestos, “S/t”, Guinot investiga la relación entre paisaje y arquitectura evocando las coordenadas del land art y en el otro, “Paisaje y civilización”, observa los vínculos entre la naturaleza y lo humano, en el despojado horizonte de la Antártida. Las operaciones conceptuales ponen evidencia el artificio pero también conducen a la posibilidad creativa de lo que hay, como un llamado a la observación y la experiencia de lo real.

Congreso de Tucumán. 200 años de Arte Argentino.
Una puesta en diálogo de obras de la colección del Museo Nacional de Bellas Artes con la de artistas contemporáneos, en el marco de la celebración del bicentenario de la Independencia. Esta propuesta del MNBA, viene itinerando por distintas ciudades Argentinas y tiene como objetivo de enlazar aspectos disímiles que hacen a nuestra historia e identidad nacional. Sin pretender un resultado homogeneizador, la muestra hace gravitar las obras en torno a cuatro núcleos temáticos que interrogan sobre el sentido del arte, la política, el territorio y las subjetividades: “Los cambios sociales”, “Paisaje y territorio”, “Visiones sobre la subjetividad”, “Vanguardia y abstracción”. Cada uno de estos núcleos, cuya selección de obras es acompañada por textos de reconocidos investigadores, se presenta como
un conjunto de imágenes que convergen de diverso modo: un interrogante que a través de nuestra corta historia como nación, ha ido encontrando respuestas divergentes.



Inauguración Jueves 14 de diciembre de 2017 a las 19:30 hs en
Museo Emilio Caraffa (Córdoba)
(Av. Hipólito Irigoyen 651 - Córdoba) @MuseoCaraffa ‏



Aníbal Cedrón (Santa Cruz, 1948 - Buenos Aires, 2017). En 1952, la familia Cedrón se radica en Buenos Aires. Estudia en la Facultad de Arquitectura y de Filosofía y Letras - Historia del Arte- Universidad de Buenos Aires entre 1967-1973, carreras que no pudo completar por las reiteradas expulsiones sufridas, en su carácter de dirigente estudiantil, aplicadas durante la dictadura. Se forma como artista plástico en la Asociación Estímulo de Bellas Artes (1967-1973), y concurre al taller de Raúl Lara entre 1967 y 1968. Comienza a exponer de forma individual desde 1972. Entre su profusa
actividad artística y cultural se destacan la realización de murales y obras expuestas de modo permanente en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Buenos Aires y en el Centro Cultural de la Cooperación, junto a Carlos Alonso, Rodolfo Campodónico, Carlos Gorriarena y Luis Felipe Noé. Entre 1993 y 1995, se desempeña como ilustrador en “Cultura y Nación” del diario Clarín y en ediciones especiales de la revista “La Maga” y de la revista “Encrucijadas” de la Universidad Nacional de Buenos Aires. En 2005, coordina y cura la edición de lujo de “El Quijote de la Mancha”. En
1998, funda el departamento de Ideas Visuales del Centro Cultural de la Cooperación y hasta 2003, además, es director y curador del espacio de exhibición junto a Luis Felipe Noé. Desde 2003 hasta su muerte es asesor artístico en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y Coordinador de Artes Visuales del Centro Cultural Caras y Caretas.

Adrián Doura (Buenos Aires, 1958). Desde 1982 vive en Francia. Se diploma en Artes Plásticas en la Escuela Nacional de Bellas Artes de París, bajo la dirección de Tony Grand, en 1989. Desde el año 1993, Doura trabaja e investiga sobre el paisaje. Siguiendo la tradición del Realismo Mágico, característica de los años 20, utiliza la pintura al óleo para desarrollar un original suprarrealismo, que activa en el observador la memoria de las emociones promovidas por lo real.
En Marsella expone en 2003 y 2004 en la Galería Athanor y posteriormente, en 2005, participa en la manifestación “Cien Miradas sobre Marsella”, Palais des Arts. Con el auspicio de la Municipalidad de Arles realiza la exposición-instalación “Traverser” en la Chapelle Sainte Anne, en 2011. Entre 2012 y 2014 exhibe en las “Jornadas del Patrimonio Europeo” de St. Germain; Auxerrois de Pantin y en 2012 expone en la Maison de Amérique Latine de Mónaco. Entre los años 2001 y 2014 expone asiduamente en el espacio Miguel Frías Arte Latinoamericano, Buenos Aires. En 2016, el Fondo Comunal de la Ciudad de Pantin, París, adquiere una de sus pinturas para su colección pública y ese mismo año realiza una muestra individual en el Museo de Bellas Artes de Salta. En 2017, expone en la Galería de la Embajada Argentina en París y participa en la exposición del grupo “Art as Context” en The Patricia; Phillip Frost Museum, Miami. Actualmente vive en Francia.

Franco Verdoia (Las Varillas, Córdoba, 1977). Es director de cine, teatro y publicidad. Es dramaturgo y fotógrafo. Se forma como actor con Agustín Alezzo. Estudia dirección de actores y entrenamiento actoral con Augusto Fernandes, y Javier Daulte. Egresa como realizador cinematográfico de la Escuela de Cinematografía de Eliseo Subiela. Se forma como director publicitario con Alfredo Stuart. Asiste a los talleres de fotografía de autor coordinados por Rossana Schoijet, Florencia Blanco y Lorena Fernández. Desde 2010, participa de las clínicas a cargo de Adriana Lestido. En 2006, estrena su opera prima ‘Chile 672’, premiada en festivales nacionales e internacionales. Como dramaturgo y director estrena más de diez obras teatrales y realiza más de cincuenta comerciales para TV. En 2012 escribe y realiza su mediometraje ‘Árnica’. En 2015 estrena su segundo largometraje, ‘La Vida Después’ y obtiene entre otros, el Premio a Mejor Film en los festivales internacionales de Bogotá (Colombia) y de Caldera (Chile). En 2013, es seleccionado por el Centro de Fotografía de Montevideo para una exhibición individual. En 2012, su serie fotográfica ‘Clubes’, realizada junto a Inés Tanoira, integra la muestra ‘Esquizofrenia Tropical’, PHotoEspaña, Madrid. Vive y trabaja en Buenos Aires.

David Rivolta (Córdoba, 1938- 1995). Recibe las primeras lecciones del pintor Eugenio Rivolta, su padre, y toma cursos de dibujo y pintura en la Escuela de Artes Rentzell de
Olivos, en Buenos Aires, donde obtiene el diploma de Profesor. La corriente académica realista del paisaje y los desnudos anatómicos lo seducen desde el principio y a los 20 años de edad comienza a esculpir. Dedica buena parte de su vida a la enseñanza como profesor de Dibujo y Pintura en las Academias Phillips. Su actividad artística se nutre de intereses como historia del arte, arqueología, mineralogía y astronomía, guiado por Guido Buffo (Italia, 1885-Unquillo, 1960). Realiza viajes de investigación por países de América, y lo impacta fuertemente la cultura de la Isla de Pascua. Su obra, la de su padre y hermana, es conocida en Unquillo, especialmente por la forma en que esta familia se inserta en aquella comunidad. La casa familiar no fue sólo una academia en la localidad, sino también una suerte de galería abierta al público y, desde 2010, luego del fallecimiento de Marta Rivolta, forma parte del patrimonio Municipal de Unquillo, como Casa Museo Rivolta.

compartir