Experiencia Tokyo

Sobre la experiencia del artista argentino Ignacio Chico en la residencia AIR3331 Art Chiyoda (Tokyo, Japón)




Ignacio Chico es uno de los artistas de la escena del arte contemporáneo nacional que trabaja con la memoria y la experiencia, con más exactitud, la Guerra de las Malvinas; apelando a la investigación de archivos nacionales, la recopilación de fotografías y textos, anticuarios y militarías en donde consigue los uniformes para sus performances.

El nivel de sentido conceptual y el valor estético que hoy decide que sus obras tomen, se fue desarrollando lo largo de estos últimos años. En un principio, Chico trabajaba con el grabado y la pintura hasta que viajó a Londres en el 2014, una experiencia que le produjo la necesidad de cambiar sus procesos y medios de trabajo. A partir de este punto de inflexión asistió a clínicas con Ananké Asseff, Andrés Waissman y en PAC, mientras que comenzaba a hacerse un lugar en Zafarrancho Studio (Belgrano) y luego en PANAL 361 (Abasto) y Escalera Estudios (Palermo), siendo estos dos últimos a los que concurre en la actualidad.

Dicho esto, es necesario hablar sobre la plasticidad de sus producciones, es decir, la combinación de lenguajes artísticos (performance, video performance e instalaciones) y el uso de diversos objetos como laureles, fotografías, una balanza o/y una escalera. Ésta como elemento vital le permite construir escenarios posibles para su investigación sobre la relación con su padre en cuanto a su “experiencia como hijo de un excombatiente”, palabras del artista.

Sus obras fueron expuestas en los siguientes espacios: Centro Cultural Kirchner (C.A.B.A, Argentina), School of Visual Arts (Nueva York, E.E.U.U.), Panal 361 (C.A.B.A., Argentina), Zafarrancho Studio (C.A.B.A., Argentina) y Peras de Olmo (C.A.B.A., Argentina); y hoy pueden ser apreciadas al otro lado del mundo, gracias a la residencia AIR3331 Arts Chiyoda (Tokyo, Japón) a la cual el artista asistió recientemente durante dos meses y medio.





Experiencia AIR3331 Art Chiyoda

Luego de ser admitido con su proyecto “Filiation Project”, el 18 de agosto de 2017 llegó a 3331, una residencia constituida por un apartamento, studios y una institución de cuatro pisos con sus propias galerías de arte y espacios comunes para la comunidad. Como primer acercamiento a ésta experiencia, el artista se encontró con un amplio cronograma de openings y otras actividades por delante, dos coordinadores y un intercambio constante con diversos artistas internacionales.
Durante los primeros días, Chico se comunicó con Alberto Matsumoto, un veterano de la Guerra de Malvinas, a quien pudo finalmente entrevistar en Yokohama, la segunda ciudad más grande de Japón, posibilitándole además el contacto con otros nikkei (descendientes de japoneses).

Para el 31 del mismo mes, comenzó con el montaje de lo que sería su primera muestra “Filiation Project: Deserter” en Gallery 104, espacio perteneciente a la residencia. Ésta estuvo expuesta durante el 2 y el 3 de septiembre, y consistió en un video-performance en una pantalla de 3 m aprox. y la proyección del mismo sobre una instalación compuesta por laureles, también se exhibieron los video-performances “Achaques”, “(conversación) I” y “La entrega del couteaux”.

Siete días después, en forma de open studio los artistas, asiduos y turistas fueron interpelados por su performance “La tumba de laureles” durante dos días. La misma trató la figura del granjero y los laureles, en la cual el artista recostado sobre la tumba, se mantenía inmóvil por 2 horas.

Luego de dos meses de preparación, el 26 de octubre se llevó a cabo su segunda muestra “A word on war” en 3331 Arts Chiyoda, B108. Para ésta ocasión Ignacio contó con una gran difusión, la exposición se publicó en los dos medios de comunicación sobre arte más relevantes en Japón, Tokyo Art Beat y Art It, y llegó a un número importante de invitados, entre ellos: el fundador y director de 3331 Masato Nakamura, la curadora e investigadora Naoko Nabon, the strangest stranger Joni Waka , el curador Keisuke Ozawa y Juliet Dean del British Council Scotland.

La misma estaba articulada por cuatro piezas: la instalación “Covacha”, dos video performances titulados “(conversación) I” (en el cual se muestra dialogando con su padre sobre la guerra y las historias que él le contaba de la misma durante su infancia) y “No es traje es uniforme” (en éste se ve al artista con un uniforme similar al que se utilizó en la Guerra de las Malvinas a bordo de los buques), por último, presentó el archivo familiar (una serie de fotografías tomadas por su padre durante la Guerra de las Malvinas), junto a un libro con citas provenientes de la entrevista que le realizó a su papá y un amigo del mismo, quien estuvo en el hundimiento del ARA General Belgrano.

Durante su estadía en Tokyo, Ignacio no solo tuvo la oportunidad de mostrar su trabajo y observar las repercusiones del mismo, también construyó redes de contacto y experimentó la importancia de la autogestión, el idioma y otros tiempos de producción y prácticas propias del territorio que lo recibió por dos meses y medio.



por Camila Stehling, 27 de Noviembre de 2017
compartir