Cuatro Estaciones de Luz Peuscovich en Museo Emilio Caraffa

caraffaOct17.png

¿Qué sale de nuestra boca al pronunciar la palabra amor? ¿Qué implica el abanico de sentidos con que cargamos a dicha palabra? El amor a través del tacto y el contacto, el amor propio, el amor como trascendencia, el amor con y hacia el otro. Amor existe en todo deseo, habita todo móvil.
Los griegos utilizaban más de 13 palabras para referirse a lo que hoy entendemos con una sola: amor. Como resultado del pasaje de una sociedad regida por lo contenido en los mitos griegos a otra regida por el relato bíblico, se conforma la concepción del amor heteronormativo, que predomina hasta nuestros días.

El mito fundacional del Jardín del Edén carga de culpas a Eva haciéndola portadora de pecados, transforma el arquetipo femenino en una visión negativa, y deforma nuestra sexualidad (con la censura y ocultamiento de la figura de Lilith), nuestro contacto, negándonos las necesidades de nuestro cuerpo, sublimándolas a una estructura monopólica.

En Cuatro estaciones, Luz Peuscovich despliega una mirada cíclica del amor y sus diferentes posibilidades de manifestación. La artista se basa en las lecturas de Richard Idemón -quien toma cuatro de las trece categorías griegas y las asocia con la cruz fija del zodiaco-, y las conecta con los ciclos anuales, las cuatro estaciones: epithemia como el invierno, philia como la primavera, eros como el verano y ágape como el otoño.

La muestra se compone de cuatro piezas escultóricas que buscan cuestionar los conceptos normalizados y estáticos sobre el amor a través de un transitar. A la vez, plantea una visión de sus distintos estados como ciclos vitales en movimiento.

Cuatro estaciones propone revalidar las palabras y repensar al amor como una herramienta de deconstrucción. A través del cual podemos tomar contacto (ephitemia), autoconocernos (philia), transformarnos (eros) y despertar (agape).

Repensar el amor como una herramienta de deconstrucción, de pensarnos y vincularnos.



Sobre las piezas/palabras:

Ephithemia es el llamado amor "de contacto corporal", se expresa como una tensión interior que es necesario aliviar.Este es un amor terreno.
Vinculado al invierno. MITO. Apolo y Dafne.

Philia es el llamado amor "de toma de conciencia a través del otro como fuente de inspiración".
Este es un amor fogoso. Vinculado a la primavera. MITO: Dante y Beatriz.

Eros es el llamado amor " de fusión y transformación" que lleva siempre implícito el dolor de la muerte del ego.
Es un tipo de amor acuoso. Vinculado al verano. Mito: Persefone y Hades.

Agape es el llamado amor "tierno, divino y desapegado", que se da sin esperar nada a cambio. Este amor es entre quien despierta y quien lo despierta. El agape es esa liberación para luego impulsarnos a convertir en una ofrenda de amor lo que hemos aprendido en el transcurso de nuestro viaje individual y de encuentro con otros.
Es un tipo de amor aereo. Vinculado al otoño. Mito: Hércules.



Inauguración Jueves 12 de Octubre de 2017 a las 19:30 hs en
Museo Emilio Caraffa (Córdoba)
(Av. Hipólito Irigoyen 651 - Córdoba) @MuseoCaraffa ‏



Luz Peuscovich mantiene como constante la investigación sobre la percepción de los sentidos en el espacio y del cuerpo en contextos determinados. Las experiencias guardadas en la memoria y el inconsciente. La integración del ser humano con la naturaleza, las arquitecturas de las culturas originarias y realidades ambientales de los lugares que visita. La materialidad es fundamental: objetos diversos recolectados de la naturaleza, estructuras de madera o cañas y materiales textiles, hilos, lanas y cintas. El proceso comienza con viajes para explorar el territorio, conocer las cualidades particulares de su ecosistema y recolectar cuidadosamente los materiales necesarios. Así se presenta un conglomerado de informaciones particulares que tiene cada lugar: cuestiones formales propias de los objetos encontrados, situaciones climáticas, ambientales, sociales y políticas. Ese conjunto de experiencias da como resultado el desarrollo de instalaciones: símbolos y configuraciones formales, espacios habitables, inmersivos y flotantes. El refugio es un concepto central, así como la vida en comunidad y la búsqueda de sustentabilidad de la obra. En esa intención de re-conexión con la naturaleza y sus formas, la investigación acerca a la artista al contacto con comunidades nativas para presenciar el vínculo que tienen con su mundo natural y ver en sus hábitos (como en los nuestros) la triste domesticación del capitalismo y la enorme complejidad que tiene vivir en un sistema que no mide costos de consumo y desechos.


compartir