De disidencias, luchas, disrupciones y cuerpos

Autor de la reseñaSilvina Ghiselli, 28 de Agosto de 2017
MuestraCuerpas Disidentas
EspacioMultiespacio JXI
Artista(s)Andrea Pasut
Técnica(s)Otras
Inauguración25-08-2017 19:00
Cierre23-09-2017 19:00
La artista visual Andrea Pasut, inauguró su nueva muestra, en donde propone un diálogo disruptivo con la historia del arte, la representación del cuerpo humano y el sexismo.

Una de las grandes preguntas que se hace la teoría del arte cuando analiza la historia -aunque a veces no lo explicite en esos exactos términos- es para quién va dirigida la obra. Cuando al menos una mínima parte de esta cuestión queda al descubierto, no sólo se conoce a los destinatarios de la obra, sino que a partir de ellos se llega al contexto cultural, social y político de los tiempos en que esa obra fue producida. El meollo más duro aparece cuando, al hacer un estudio si quiera demasiado detallado del “para quién” del arte, se llega a la conclusión de que una buena parte de la sociedad queda excluida. Y no es tanto por no estar representada, sino por no sentirse representada. Algunos por no tener las herramientas interpretativas que le permitan identificarse con la obra, otros por no tener si quiera acceso al espacio expositivo; como sea, quedan afuera. Por ejemplo, en el caso de las artes visuales figurativas: ¿Cómo podrían las clase más pobres y oprimidas sentirse representadas, si las obras mas populares del arte reflejan un contenido que, aunque muestre distintas realidades socioeconomicas de existencia, esta planteado de modo tal que sea mayormente interpretado y reapropiado por las clases sociales mas ricas y dominantes? Asimismo, salvando distancias pero dentro de esa misma línea, se podría pensar ¿Cómo las personas de identidades de género, y/o sexualidades y/o corporalidades disidentes pueden hallarse en la historia del arte, si en su mayor parte las obras muestran cuerpos cisgenero, heterosexuales, blancos y flacos? Y son muy pocos los artistas contemporáneos que, al menos dentro de las artes figurativas visuales, performáticas, instalativas o de diseño, realmente se hacen cargo de esta cuestión e intentan modificarla. Una de elles, es Andrea Pasut, quien el día sábado 26 de agosto inauguró “Cuerpas Disidentes”, muestra que conforma la primer entrega de una serie de retratos que encarnan, como su nombre lo indica, cuerpos en disidencia.



En diálogo con la artista, acerca de su formación responde: “estudié en la Escuela de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón, que ahora compone la UNA. Como parte de la última camada de la Pueyrredón, tuve la formación de la academia más clásica, y la más pensada en el hacer. Ahora se focaliza mucho en el pensar, que no está mal pero yo me vuelco más la práctica, o en todo caso a pensar lo que hago, y no quedarme sólo en el pensar”. Por otro lado, agrega: “Creo que lo visual es un tipo de conocimiento que no es pensamiento, pero que aún así también transmite un saber; hay conocimiento que son imágenes, creo en la imagen como forma de conocimiento y en ese sentido trabajo desde la idea de que hay saberes que no son posibles de poner en palabras, saberes que transmiten sentires e ideas políticas. Entonces, por ese conjunto de formaciones, yo tengo estas concepciones y este modo de llevar adelante mi obra“.

Respecto a la actual muestra, Pasut afirma que “la propuesta es un diálogo, disruptivo, con dos cosas: la historia del arte y la representación del cuerpo humano, y el sexismo que hay en eso. Simple. Hay una información, que tiene dos caras, una es sexista y otra es el artista que la hizo, ambas confluyen en lo que ocurría en esa sociedad en que el artista produjo. Yo dialogo desde el arte y desde una postura política que me hace llamar a ciertas personas, para que quieran ser vistas, y yo darles el lugar hermoso que el museo les niega. Estoy creando mi propio museo con la gente que amo”.





Una de las obras centrales interpela a la famosa “La Libertad guiando al Pueblo”, de Delacroix, en torno a la cual Pasut reflexiona algo muy interesante: “Delacroix no sólo muestra a la libertad sino al pueblo mismo, resumen de lo que era el pueblo francés revolucionario de aquel entonces. Esta el burgués, el negro, el soldado, el niñe, etc. Yo puse al niñe, a las luchadoras, a Higui, a las travas… Por ejemplo en el lugar del burgués hay una trava abrazando a un niñe. Y esta es la nueva revolución. Los burgueses hicieron una revolución: ahora viene otra. Y todes sabemos que viene otra, pero no va a ser con las armas, para mi va a ser de otra manera. El niñe en lugar de armas tiene pinceles, entonces los instrumentos pueden ser pinceles, pueden ser megáfonos, paraguas, banderas, letras, reivindicaciones, broncas y alegrías, pero no hay armas”.



Cuerpa Disidentas, aclara Pasut, “es varias cosas. Por un lado, es la primer entrega de un proyecto estético político, que el año que viene se va a terminar de cerrar con una muestra grande de cuarenta obras aproximadamente. Y esta es la primer entrega, yo la llamo el volumen 1 de identikit: la diversidad al desnudo. Nueve retratos de la diversidad. En noviembre, posiblemente se vea el volumen 2, que va a ser una nueva tanda de trabajos, y el año que viene voy a mostrar unos cuarenta cuadros, de cuarenta diversidades, cuarenta cuerpas disidentas. Esta muestra es el inicio de un acto performático. Yo en cada exposición voy a hacer un evento artístico que incluye a otres artistas, a las personas retratadas y a los cuadros, como un acto performático estético político. El acto en sí está compuesto del siguiente modo: cada cuadro va a estar exhibido con una imagen del cuadro original, un texto de la persona que cuenta como se llego al cuadro, siete fotografía del proceso que yo hice y cuatro palabras que definen el nombre, el género, y la energía o carácter de la persona. Todo eso es un acto performático porque incluye que los elementos están en movimiento. La obra no es estática, te muestra todo el proceso y te muestra además que incluye a una persona que está viva, que existe. No hay quietud: vos podés ir a linkear mi página y ver el proceso, o verlo en la muestra, o ir al Museo de Lourve, por ejemplo, y ver el cuadro de Dlacroix con el que dialogo. Entonces todo se mueve en distintas direcciones constantemente“.

La muestra podrá visitarse hasta las primeras horas del 24 de septiembre en el marco del evento de cierre. De todas formas, el espacio cuenta con horarios reducidos, por lo cual quienes quieran acercarse antes, deben comunicarse con el lugar para consultar (a través de redes sociales buscando Multiespacio JXI, o al 3967-4540). La noche del 23 de septiembre, la muestra culmina con otro evento que, de manera similar al de inauguración, generará un momento para seguir cuestionando, disfrutando, celebrando y visibilizando la disidencia sexual desde la producción artística.



Hasta el 24 de septiembre de 2017 en Multiespacio JXI (Gascon 1474 - CABA)

compartir