Dani Umpi, un caníbal surrealista en Hache

Autor de la reseñaramona , 7 de Agosto de 2017
MuestraMaldito duende
EspacioHache - galería de proyectos de arte contemporáneo
Artista(s)Dani Umpi
Técnica(s)Instalación
Inauguración06-08-2017 19:00
Cierre16-09-2017 19:00

Uno de los artistas más polifacéticos de su generación en el Río de La Plata y gran referente dentro de la cultura queer inaugura su muestra indivual este Martes 8 de Agosto de 2017 en Hache



Su obra se destaca en la música (editó los discos Perfecto; Dramática, junto al guitarrista Adrián Soiza; Mormazo y Dani Umpi Piano. Vol I – Vol II, junto al pianista Álvaro Sánchez; Hijo único, junto a Sofía Oportot e Ignacio Redard); la literatura (Aún soltera; Miss Tacuarembó- llevada al cine por Martín Sastre en el 2010); Sólo te quiero como amigo y Un poquito tarada; los libros de cuentos Niño rico con problemas y ¿A quién quiero engañar?; el libro de poemas La vueltita ridícula y el libro infantil El vestido de mamá, junto al ilustrador Rodrigo Moraes); y las artes visuales (su obra se ha presentado regularmente en latinoamérica y europa y participó en la Bienal de São Paulo 2010 y en la Bienal de Montevideo en 2012).



Curada por Gachi Hasper y con diseño de montaje de Osías Yanov, la exhibición toma las dos salas de la galería. En una de las salas se presentan parangolés de gran tamaño que van de techo a piso, una relectura que Umpi realiza del brasileño Hélio Oiticica. En la otra sala, se exhiben collages que se agrupan de acuerdo a cuestiones formales, discursivas o políticas: cientos de caras recortadas y que se silencian unas a otras; marcas y logos acumulados obsesivamente; obras que surgen a partir de la captura textos de capturas de pantalla de Grinder, y el extracto de un discurso que dio Manuela Trasobares, la transexual y anarquista española en un programa de televisión Catalana en los años noventa. Asimismo se presentará un video y un parangolé de tela.

En palabras de Hasper: “Hay probablemente un fundamento pop en utilizar como sustrato de obra a las revistas de consumo de clase media, la televisión y las redes; en ese enfrentar la cultura de consumo con la alta y el recurso de los signos repetidos. También hay una elección por una estética camp en la elección del folklore LGTB queer: ídolos, sitios de encuentro, expresiones y pasiones”.





¿Dani Umpi necesita un texto?
Dani Umpi me explica el porqué del título Maldito Duende: “es por una canción de los Héroes del Silencio que me gustaba mucho cuando era chico y que en los dos mil la versionó Raphael de manera sublime, producida por Carlos Jean. Al final tiene una frase muy de droga que dice te sientes tan fuerte que piensas que nadie te puede tocar. Esta es la esencia del duende: ser imbatible, arrasador, sin dueño.”

Umpi es un caníbal surrealista: desmembramiento, reescritura, extrema libertad. Cruza todos los límites pero logra mantener las autonomías: de la performance a la canción , del collage visual a la novela. Trafica textos desde los diferentes soportes. Pero la letra de la canción de Maldito Duende no está presente en ninguna obra de la muestra y la referencia ausente estimula.

¿Puede uno detenerse a observar y leer sus collages o debe aceptarse la totalidad de su obra en una única mirada? Pienso en la labor solitaria –escolar, femenina- de mirar revistas, descuartizarlas, sacar las letras y los plenos que están bajo ellas; recortar las fotos que retratan a los columnistas, y decenas de otras caras. Me interesa el instante posterior: cuando navega sobre ese infinito material grafico, desmembrado, y encuentra las piezas diferentes para reagrupar, asociar, acomodar, coser, pegar, dejar flequillos... Me recuerdo de Enrique Ahriman: la paciencia infinita para armar el rompecabezas de la gran pintura y en cierto modo la misma idea que toda forma visual es como un texto que puede ser manipulado, proyectado, compartido.

Hay probablemente un fundamento pop en utilizar como sustrato de obra a las revistas de consumo de clase media, la televisión y las redes; en ese enfrentar la cultura de consumo con la alta y el recurso de los signos repetidos. También hay una elección por una estética camp en la elección del folklore LGTB queer: ídolos, sitios de encuentro, expresiones y pasiones.
*
Caras: cientos de fotos de retratos tipo carnet, superpuestos para que una foto tape la boca del retrato de otro; solo los ojitos mirándonos al revés.

Duendelatría 1, 2 y 3: circulitos, escuditos, precios, banners, estrellitas, formas brillantes, logos, etiqueta, marcas. Una acumulación caprichosa de formas y color que muestra su aplicación obsesiva
Grinder Agosto; Grinder Julio: textos de capturas de pantalla de la app cuando los putos se presentan.
Manuela Trasobares: un discurso de la transexual, cantante de ópera y anarquista española en un programa de televisión Catalana en los años noventa. El collage literario-visual obliga al espectador a una lectura compleja.

Por el contrario en Domingo Lockura; Bbebottes; Nos Atacan y La Reina de la NBA se presentan dos tipos de factura de los textos, uno escrito con collage de letras y otro escrito con marcador, ambos forman frases de difícil lectura, en parte inconexas, en contraposición con los textos mediáticos o políticos. Escribe sobre la base roja Coca-Cola textos totalmente random o el procedimiento inverso con las letras recortadas sobre los papeles rojos y luego la escritura con marcador.

Hace más de diez años en el Viejo Hotel de Ostende, Dani Umpi se puso a reescribir Los que aman odian, la novela de Silvina Ocampo y Bioy Casares. La reescritura de Umpi recuerda el “escaneo” con la mano de los religiosos en la lectura del Antiguo Testamento. Tan importante en el acto de leer es hacerlo en voz alta como guiarlo tocando con el dedo las palabras. Las letras y sus formas tienen poder mágico.

Tan suave y humilde fuera del escenario e increíblemente reina diva cuando canta empelucado moviendo su propio parangolé, realizado como un collage de papel endurecido con cinta de embalar tornandolo como una tela que es, a la vez, capa y poncho. Los parangoles de Umpi son increiblementes trasheados y, sin embargo, glamorosos y brillantes.

Hay una herencia de los parangolé de Hélio Oiticica y su libertad en la vida cotidiana, como obra total que debe actuar fuera del circuito restringido de la cultura erudita. Se sostiene que el primer dibujo de un parangolé de Oiticica era una peluca, parangolé de cabeza, de 1964. Aparte de vestir y revestir el cuerpo, el parangole tiene que moverse, ser baile, samba. Umpi asume la fuerza que tiene ese trasvertirse en obra danzante en espacios públicos diversos.

Ahora Dani Umpi invita a interactuar con los parangolés colgantes en una galería de arte, una propuesta que requiere de espectadores activos. La vanguardia es lo que ha ocurrido y lo que importa es volver a hacerlo.

Gachi Hasper (Curadora de la muestra)





Inauguración: Martes 8 de Agosto de 2017 a las 19 hs
en Hache (Loyola 32 - CABA) @hachegaleria


Hasta el Sábado 16 de Septiembre



Dani Umpi Bandcamp



Dani Umpi. Nació en Tacuarembó, Uruguay, 1974. Reside en Montevideo y en Buenos Aires. Es un artista de culto dentro de la escena queer del Río de la Plata. Su trabajo es compulsivo, hiperactivo, multidisciplinario, fronterizo, abarcando todos los cruces imaginables entre la industria cultural, la cultura popular, la literatura, la música y las artes visuales. Opera desde un personaje con tintes autoparódicos, híbrido entre la tradición drag y la performance conceptual. Realiza con regularidad recitales en Uruguay, Argentina, Brasil, Chile y México. Publicó novelas llevadas al cine y al teatro. Entre sus piezas se destacan grandes trabajos en collages con papel, en constante referencia a artistas del Neoconcretismo brasileño y el Pop Art. Con exuberancia acumulativa y lujuria cromática hace inesperados guiños esotéricos y melodramáticos, especulando entre lo trascendente y lo banal. Publicó las novelas Aún soltera; Miss Tacuarembó (llevada al cine por Martín Sastre en el 2010); Sólo te quiero como amigo y Un poquito tarada; los libros de cuentos Niño rico con problemas y ¿A quién quiero engañar?; el libro de poemas La vueltita ridícula y el libro infantil El vestido de mamá (junto al ilustrador Rodrigo Moraes). Editó los discos Perfecto; Dramática (junto al guitarrista Adrián Soiza); Mormazo y Dani Umpi Piano. Vol I – Vol II (junto al pianista Álvaro Sánchez). Con Sofía Oportot e Ignacio Redard realizó el proyecto musical Oportot Umpi Redard, y editaron el disco Hijo único.
Escribió y compuso junto al músico Javier Vaz Martins la comedia musical Nena, no robarás, dirigida por Maruja Bustamante en Buenos Aires en el 2009. En 2012 escribió y dirigió la obra performance Marta, la musical en la TAE – Teatro Argentino de La Plata. En 2013 actuó y escribió la performance A rainha da beleza bajo la dirección y en coautoría con Gustavo Bitencourt para el ciclo Todos os géneros en Fundación Itaú, San Pablo. En el año 2014 comenzó a realizar la serie Parangolés rígidos a partir de conceptos del artista brasileño Hélio Oiticica. La primera presentación de esta instalación-performance-musical se realizó en Casa de la Cultura Mario Quintana, Porto Alegre, Brasil (2014). La segunda presentación fue en el MALBA - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, en el cierre de la exhibición In your face de Mario Testino (2014). Entre sus exhibiciones individuales se destacan: Maldito duende, curaduría Gachi Hasper, Hache Galería, Buenos Aires, Argentina (2017); Parangolés rígidos, Galería Xippas, París (2014); Informática, Galería Xippas, Montevideo, Uruguay (2013); La evolución del ser, Galería Soa, Montevideo, Uruguay, Noviembre (2011); Eterna, Galería Daniel Abate, Buenos Aires, Argentina (2011); Todo incluido, Galería Jacob Karpio, San José, Costa Rica (2010); Nem Luxo, Nem Lixo, Galería OZ, Buenos Aires, Argentina (2010); Superbacana, MEC, Plataforma, Montevideo, Uruguay (2009). Participó en la Bienal de São Paulo 2010 y en la 1era. Bienal de Montevideo en 2012. En el año 2012, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara lo eligió entre los “25 secretos literarios de Latinoamérica”.


compartir