Territorio vulnerable de Marcela Astorga en Henrique Faria

astorga-fariajul17.jpg

Ese momento en que el cirujano extrae una esquirla de metralla de un cuerpo que el alma ya ha abandonado y lo apoya en una bandeja de acero. La autopsia. La revelación. El descubrimiento. Tratar de entender la masacre, que la provocó, porqué. Cómo fue posible.

Ese momento en que caminando te sorprenden las rocas que el mar arrojó a la playa y las olvidó para ser rescatadas por la mirada.

Ese momento en que las piedras blancas caen frías desde el cielo y golpean con fuerza quebrando todo en su devenir al suelo, irrumpiendo, azotando.

Ese momento en que el volcán despierta y la avalancha de lava ardiente arrasa con bosques y poblados y la ceniza cubre todo de gris y se posa sobre las cosas y los seres y el sol se esconde y el cielo es negro y más tarde, la luz se filtra entre la nube de polvo y poco a poco asoma el escenario trágico y silencioso.

Ese momento en que el alud y el terremoto, y el lodo que desciende como un río salvaje, y el viento caliente que llega del norte y nos deja inmóviles y pesados observando sin palabras ya mientras la naturaleza avanza.

Ese momento en que la humanidad decidió acabar con todo, terminar de una vez, romperse, quebrarse, olvidarse de sí. Irse, abandonarse. Atrás quedan los restos urbanos como fósiles arqueológicos de una cultura que supo autodestruirse.

Ese momento en que el artista va a recoger pieza por pieza, rescatar de la tragedia algo, aunque sea una piedra, una moldura, una huella como un ser mítico que busca gemas en solitario para decirnos que aquí hubo algo y quedó nada.

Esa es, en mi opinión, la obra de Marcela Astorga, la invitación a pensarnos, qué es lo que estamos haciendo, cómo nos estamos acabando y el convite de ver en los fragmentos que ella rescata del olvido, una advertencia.

Fabian Trigo.
Julio, 2017



La muestra de Marcela Astorga podrá visitarse hasta el Miércoles 16 de Agosto de 2017 en Henrique Faria Buenos Aires - Ver reseña y texto curatorial de la muestra



compartir