Tarde gris. Sangre gris

Sangre gris. Axel Jaroslavsky en Universidad Nacional del Litoral desde el miércoles 5 de julio de 2017 hasta el domingo 27 de agosto de 2017.

La muestra inauguro el cinco de julio, pero como acostumbro y prefiero concurrí a la inauguración el día después, para ahorrarme el tumultuoso desorden visual que me provoca el recorrido ligero y escaso de lectura que causan tales eventos.
Entre al MAC y la estrategia planteada pudo leerse desde un comienzo. El enlace, la yuxtaposición y el entrelazado en sus obras de ensambles se encuentran distribuidas en tres salas.
Axel Jaroslavsky propone potenciar el espacio común, los encuentros entre las confidencialidades, los vínculos. Esta lectura surge a partir de la instalación de una mesa en el medio del salón dispuesta, lista para servir una cena/almuerzo, es lo mismo. El foco está en el encuentro y la integración ya que a su vez en las formas de sus ensambles podemos apreciar iconografías fragmentadas y superpuestas de recortes de la cruz, el aum, la luna creciente, el ying yang, la estrella, fusionando cada creencia religiosa y la ausencia de la misma.
En la tercer sala podemos encontrarnos con dos libros de artista que en su interior tiene su poema que dio lugar a toda la muestra Sangre Gris

Quisiera ser lo que soy, lo que me falta
Aquello que en la mezcla se aglutina,
Ni rojo, ni negro, ni arcoíris
Dejare que se peleen mis ancestros,
O en mi convivan como hermanos.
No soy lo que quisiera ser cuando me llamo,
En lengua monosílaba, en son sin verbo.
La sangre que dirime cuando soy mi otra sangre,
Catalán cuando el alemán me toma,
Y judío cuando ingles me sé
Es el ruso quien grita en las mañanas,
Y esclavo sin alcohol en las noches de luna.
Pero los días atraviesan las murallas
Y los pueblos me habitan a torrentes.
Todas las sangres mi sangre.
Todas las razas mi mezcla.
Impuro al mirarme en el espejo
Gris hecho de todo lo que amo.
Tumulto y soledad
Rastrero y marinero.
Brillo cuando todo duerme,
Y duermo sin parar los mediodías
Es que el reloj universal tiene mil horas
Y todas razonables a mis partes.
Espero presentar mis religiones,
A mis miembros, a mis otros habitantes
Ser apátrida o universal es el dilema
Convivir o estacionar en mil fragmentos
Mejor será comprar un microscopio
Y con el dilucidar como me llamo

compartir