Un guiño de Saer

Autor de la reseñaXil Buffone, 20 de Junio de 2017
MuestraConexión Saer
EspacioMuseo Provincial de Bellas Artes Rosa Galisteo de Rodríguez (Santa Fe)
Artista(s)Juan Pablo Renzi | Fernando Espino
Técnica(s)Dibujo
Inauguración12-04-2017 19:00
Cierre27-08-2017 19:00
Con un guiño de Saer se abre el juego.

Con un guiño de Saer se abre el juego.
Capturado en loop… mira al que ingresa, en un gesto de complicidad fuera del tiempo.
El escritor Juan José Saer nació en Serodino, provincia de Santa Fe, el 28 de junio de 1937, hace ochenta años y “AÑO SAER” lo celebra con eventos grossos, como esta exposición.



Nadie, nada… sucede a orillas del Paraná.
Saer, Renzi, Espino: son tres creadores extraordinarios del interior de Santa Fe.
No hay que inventar nada, solo hay que estar a su altura.

Nunca… se nombra el sitio, pero “la zona” es un espacio muy preciso en la ciudad y sus alrededores: el puente colgante, la costa, Rincón, Colastiné, Santo Tomé… Serodino.

Saer cuenta: “Hasta que entré en el Instituto de Cine, en 1962, trabajé esporádicamente en el negocio de mi padre. Eso me obligó a viajar por todo el norte de la provincia (…) después en el recuerdo de esos viajes me han quedado imágenes maravillosas. Aun hoy me sé quedar horas enteras mirando el mapa de la provincia, y a cada nombre de esos pueblos perdidos me vienen recuerdos intensos y luminosos”. (Saer, A medio borrar, 2017, contratapa)

Saer va a Francia en 1968 por una beca y se queda allá, donde muere en el 2005…
31 años vivió en Santa Fe y 37 años en Francia. Va y vuelve siempre.
Desde París, deambulan Pichón Garay, el Gato, Héctor, Tomatis, los personajes atraviesan las tapas de los libros, van de una novela a la otra.

En el núcleo de la exposición CONEXIÓN SAER hay una misce en scene de “la zona” y de la literatura Saeriana.
Luego de recorrer los libros y mesas de lectura, en vitrinas hay otros libros, diarios y manuscritos joya, como el “cuaderno cero” con el Tango del viudo.
En el rincón aguarda un living, sillones con álbumes familiares de Saer (tíos, abuelos, padres, hermanos, dos esposas, dos hijos) y en las paredes pegadas las fotos de amigos, con vivencias comunes de los que vienen a la exposición y se ven ellos mismos, antes.
Existe un mapa de la ciudad de Santa Fe en blanco y negro, un hallazgo, (que trajeron de Princeton, USA, donde hoy se encuentran todos los manuscritos del autor) en ese plano, Juani enumera en tinta roja, los puntos en que sucede la ficción: “la casa de Tomatis”, “club Progreso”, bar “Tokio”, “Mendoza y San Martín”, “asesinato de cicatrices”… etc. La novela se funde en la cuadrícula urbana.



Dos salas dedicadas a los dos artistas plásticos autores de las imágenes de las tapas de sus libros: Fernando Espino y Juan Pablo Renzi.
En la sala de Fernando Espino (Rosario, 1931 – Santa Fe, 1991) susurrando marrones concretos, se exhiben una veintena de sus obras abstractas emblemáticas, oscuras, matéricas, exquisitas; (son obras del patrimonio “en guarda” del museo), "un pintor de las esencias", lo definió Domingo Sahda en El Litoral, en 1999. En un ángulo convive un Supisiche marrón.
Y la sala del amigo Juan Pablo Renzi (Casilda, 1940 - Bs As 1992), presente con el tríptico Último combate en Cuernavaca (1983) -pintura monumental donada al museo por Maria Teresa Gramuglio-; tres óleos despampanantes de los setenta: Nostalgias del Paraná (1976), Recuerdos de provincia (1976), Mirando al cielorraso (1978); el libro de artista El cónsul (1982), y el boceto del Jinete azul (1984).

Curada literariamente por Martín Prieto y espacialmente por María Teresa Constantín, Conexión Saer despliega una metafísica de Santa Fe, que apunta distraídamente a la condición humana, una zona de memoria colectiva donde todos podríamos ser Saer, claro, si escribiéramos como él.

Es altamente deseable que esta exposición sea itinerante.

Xil Buffone, 20 de junio, 2017.






Museo de Bellas Artes Rosa Galisteo de Rodríguez
4 de Enero 1510 (Santa Fe)

compartir