Destierro de Anish Kapoor en Parque de la Memoria

Destierro. Anish Kapoor en Parque de la Memoria desde el sábado 27 de mayo de 2017 hasta el domingo 27 de agosto de 2017.

En diciembre de 2003, salió a la luz en Inglaterra la existencia de un selecto club conformado por personas pertenecientes a las artes, las letras y la televisión cuyo denominador común consistía en haber rechazado algún “honor” o premio de la Reina. Solo unos pocos de sus miembros -alrededor de 300 en los últimos 60 años- habían revelado, hasta entonces, su pertenencia; pero hubo un “goteo” de información y saltaron de esa elegante y sobria lista refuseniks de la administración Blair tales como J. B. Ballard (“Me opongo al sistema de honores, todo el asunto es una farsa absurda”), Helen Mirren, Albert Finney, David Bowie, Vanessa Redgrave y Anish Kapoor, entre otros.

Más cerca en el tiempo, y frente al Cabinet Office (el Departamento de Gobierno del Reino Unido responsable de respaldar al Primer Ministro y a su gabinete), podemos ver a Kapoor con una remera blanca con la palabra IMPURE, sosteniendo un cartel que dice “Refugiados, son bienvenidos. Abran las fronteras, déjennlos entrar”.



En febrero de este año, Kapoor (nacido en Bombay en 1954, de madre judía y padre hindú; luego emigrado a Inglaterra) donó las £800.000 del premio Genesis a la causa de los refugiados: “Perder el hogar, la tierra, el sentido de pertenencia, es desconcertante. Todo lo que queda es el cuerpo de uno ... ¿cuánto tiempo antes -para tantos- incluso eso se pierde?”.

El trabajo de Anish Kapoor curado por Marcello Dantas que se exhibe en el Parque de la Memoria consta de tres obras. Una de ellas, “Ansiedad”, parece haber sido el germen de las otras dos: de modo poco habitual en la obra de Kapoor, la obra, carente de materialidad, consiste en un espacio vacío e iluminado muy tenuemente, en el que se emiten sonidos en una frecuencia inaudible para la conciencia. Si bien la indicación es no permanecer más de 5 minutos dentro, y la obra apunta a generar la inquietud explícita en el título, el efecto puede ser “contraproducente”: hay algo de útero en esa oscuridad. Se trata, en efecto, de un vacío inquietante, solo que, a diferencia de la cotidianeidad -esa vendedora de sentidos evidentes que se van sucediendo como si siguieran un orden natural-, se exhibe a sí mismo de un modo honesto generando un espacio de proyección total, de interioridad porno e íntima a la vez.



De las restantes dos obras, una trabaja sobre aspectos perceptuales, en la línea de las obras de James Turrell en Colomé (Salta); y la otra es la que da nombre a la muestra y es la que ocupa (literalmente, al punto de desterrar al espectador del espacio de exhibición) la sala PayS, el espacio para el que -hace cuatro años- se comenzó a pensar especialmente.

El principio de la experiencia consiste, entonces, en encontrarse, una vez que unx atraviesa la entrada del museo, frente a toneladas de tierra teñida de un rojo intenso, frente a montañas que conforman un panorama vasto, a una escala similar en la que el cuerpo se enfrenta a un paisaje. Sobre esa tierra rojo sangre, rojo arcilla, rojo humano, rojo ausencia (como si el color de la tierra fuera el negro y el color del destierro el rojo), se encuentra una topadora azul, la responsable del traslado. Es pequeña en relación al propio entorno que ella misma ha creado; y la dimensión de sus consecuencias da la medida de su poder -desapercibido, en cierto modo, por lo magnífico de la vista. El azul de la topadora pareciera solo ayudar a cortar el rojo del destierro, solo que en realidad lo crea.



Los elementos que conforman el lenguaje de Kapoor (“un artista muy directo, que trabaja la materia, que va a la obra con su propio cuerpo”, comenta Dantas) conectan con la memoria colectiva de la ausencia, de la pérdida, pero también, con la memoria colectiva de lo que siempre ha significado la tierra y de sus actuales implicancias a escala política mundial.

El Parque de la Memoria es, entonces, perfecto para una obra que -se explicitó- no está pensada para ser vendida, que no hubiera encontrado un contexto mejor en una galería y que, además, alberga una conciencia vinculada al contexto semántico del lugar que dialoga de un modo fértil y no redundante.
Por si fuera poco, Destierro comparte el espacio con la muestra La desaparición, de Juan Carlos Romero, que incluye un desafiante, agudo y emotivo texto de Eduardo Grüner.
A pesar de las adversidades por las que ha atravesado el Parque, sostiene, mantiene abierta una memoria, una conciencia crítica del presente cuya importancia se relaciona con mostrarnos que lo público, lo común, es parte constitutiva no solo de una sociedad sino de nuestros propios cuerpos, de nuestras sensaciones y experiencias. En tiempos en los que los intereses privados están en el poder y repelen las nociones de comunidad e inclusión, una tierra roja, una topadora, unos afiches con las palabras DES / EXCLU / MARGIN son armas necesarias para pensar y para actuar. Aunque no sea otra cosa que el FUCK YOU con el que se lo ve a Anish Kapoor en la puerta de la Cabinet Office. Ánimo. Todo es un comienzo.



La muestra inauguró el Sábado 27 de Mayo y se puede visitar hasta el 27 de Agosto de 2017



Parque de la Memoria
Av. Costanera Norte - Rafael Obligado 6745 - CABA.
@ParqueMemoria

compartir