Eduardo Pla y Eva Shin en Espacio Pla

Eduardo Pla y Eva Shin. Eduardo Pla, Eva Shin en Espacio Pla desde el viernes 12 de mayo de 2017 hasta el lunes 12 de junio de 2017.

Fósil Simil de Eva Shin
Eva Shin, artista sonora y visual, trabaja la tecnología no como montaña rusa para conducirnos a un oferta parabólica de sensaciones de vértigo y fascinación crecientes y técnicamente autorreferenciales sino más bien como puerta giratoria que a veces mira al futuro, a veces al pasado y a veces a coté.

En su obra hay mucha psicología y suficiente prudencia ambiental. La prevención está acoplada a cierta intención de calcado sensible, o sea, un impresionismo.
Una propensión a “relacionar texturas y emociones” (diríase desde lo formal -optimista) o a “inscribir colorimetrías fosilizadoras del tejido biológico” (desde el punto de vista quisquilloso). Señalamientos de una lanzadera decidida que es cable a tierra de varias tradiciones superpuestas a las que no se quiere disolver del todo. El pixel, el pincel. Lo chato y lo perspectivado. Decantamiento de una polaridad que no se busca aplacar; Naturaleza y Asfalto. La obra de Shin se gesta en una mente urbana y viajera.



Una aclaración; cuando dije técnicamente autorreferencial (me tentaba decir “nepótico” y me retaron quizás con razón) me refiero a un uso de lo mismo para promocionar lo mismo, a saber a aquél “mirá cómo uso la tecnología para mostrarte lo fascinante que es la tecnología” algo que puede a veces fastidiarnos ante algunas emanaciones, en ocasionales artesanalmente irreprochables, del “arte digital”. Shin le escapa a esto tanto como los buenos estudiantes de conservatorio al riff de “Humo Sobre el Agua”; usa la máquina , para algo se lleva bien con ella. Pero opera relajadamente, sin intenciones de agotamiento instrumental, sin esperar a ver el fondo de la lata o el “hasta donde llega el cable”.

Arcaísmos teletransportados; Shin lee partituras en soporte papel y gusta de la pintura de caballete, recreando esta última a su modo; ¿Esas lonjas de la revista Vogue que flamean como dildos ninguneados por la irrigación desde las plasmas ...? Bueno eso considera Shin que son sus “pinturas”. Nos damos cuenta que efectivamente lo son, con una pinceleta en loop. Y es así, flameando con
paciencia, como seguimos en pleno impresionismo.



Shin se toma su tiempo para contarnos lo que ha leído y lo condimenta de modo idiosincrático. Puede reaparecer como texto apropiado, como sentencia estroboscópica a ser capturada si conseguís salir de tu escondite, textura visual o sonidos a los que no podemos dar una atribución tranquilizadora; perfectamente podrían ser una parra a punto de derrumbarse en el patio de un pintor que habla
de más o el graznido de álamos metálicos en Canning, provincia de Buenos Aires.

Movilidad de los horizontes de obsolescencia, dos indicadores a tener en cuenta antes de abandonar esta hoja;
- El Fósil, el cubo que gira con siglos de estabilidad en sus aristas y tangentes, aquello que no se orbita mas que a sí mismo sin aceptar su traslado al tiempo presente en la combi con seguridad satelital.
Símil Fósil - Aquello que tiene puntas pero no tangentes de momento y usa la rotación sobre sus eje para completarse una vez salido de la lanzadera; la obra de arte como un símil fósil hacia la indecisa futuridad.

Lux. Lindner 2017

Fósil Simil de Eva Shin se puede visitar hasta el 1 de Julio de 2017




Historia de un malentendido de Eduardo Pla

El trabajo de Eduardo Pla puede considerarse dentro del tipo de obra que fue creada para el goce, desarrollada mediante un lenguaje lúdico que hoy podemos decir, fundó su filosofía en lo relativo a la creatividad. Los contextos que atravesó en su carrera quedaron implícitos en su producción y dan cuenta de un relato, aunque el propósito de las obras no haya sido específicamente narrativo.

Un artista que experimentó diferentes medios, siempre vinculados a las nuevas tecnologías, desde los albores de la revolución informática a fines de los años 60, hasta la segunda década del siglo XXI, presenta en su cuerpo de obra muchísimas pistas, a partir de las cuales la historia se manifiesta en varias capas de lectura.

La selección de obras de Historia de un malentendido, está dispuesta en función de algunas de esas capas, pero enfocada precisamente en las filtraciones del contexto a la obra, que influyeron en la historia del arte tecnológico en Argentina.



Uno de los principios en el trabajo de esta muestra es la necesidad de generar una lectura rizomática de la historia. Se cruzan factores locales, que definieron puntos de esa red histórica, pero que evidentemente forman parte de una red mayor que es la geopolítica, y una red menor que es la historia personal. Los cambios en las políticas nacionales, la dictadura militar, los procesos hacia las formas del neoliberalismo y la posterior globalización, son factores que definieron al contexto social-histórico, y que sin duda, se ven reflejados en la obra de Pla.

La revolución informática que dió origen a las herramientas de hoy, planteó cambios radicales en la evolución del capitalismo, desde entonces la producción de arte tecnológico estuvo vinculada y pautada por el ritmo de esa evolución, incorporando muchas veces sus proposiciones afines a un optimismo tecnológico acrítico.



Una de las observaciones más frecuentes al arte tecnológico desde sus comienzos, refiere a su silencio respecto al contexto social y político del que surgen sus manifestaciones, que se interpreta como neutral ante el discurso tecnocrático y por ende a la problemática de la manipulación de la imagen. Esta discusión, que atraviesa de una forma bastante discreta los debates en torno a las problemáticas del arte, sigue teniendo vigencia hoy en día.

A partir de estos temas inconclusos, y un panorama actual de producción de arte tecnológico mucho más amplio, fueron invitados siete artistas de nuevas generaciones a participar con obras que entran en diálogo con la selección de trabajos de Eduardo Pla, y que se irán presentando mes a mes desde julio hasta fin de año: Kevin Kripper, Diego Alberti, Azul De Monte, Sebastián Tedesco, Lolo Armdz, Patricio González Vivo y Manolo Gamboa Naón. A su vez, un artista (Guido Corallo) fue invitado a seleccionar la sección de piezas gráficas dentro de la curaduría. Toda esta instancia de diálogo y experimentación tiene el fin de generar formas de debate y conversación dentro del mismo ejercicio curatorial.

Historia de un malentendido de Eduardo Pla permanecerá hasta fin de 2017 con activaciones de diversos artistas durante el año





Eduardo Pla (1952-2012). Nació en Buenos Aires. Precursor en el abordaje de los sistemas electrónicodigitales como forma de expresión artística, su sólida formación incluye estudios de arquitectura, comunicación audiovisual, diseño y urbanismo (entre 1970 y 1974). En 1984 obtiene
un Master en Dirección Artística en el Instituto Europeo di Design en Milán (Italia), capital internacional del diseño. Incursiona desde una época muy temprana en la realización de videoclips (Blue Monday, de la paradigmática banda inglesa New Order), el uso de video graphics y animación 3D, siendo un adelantado en el uso de estas tecnologías y cuestionándose la posibilidad óptica-filosófica de otras realidades. Este artista polifacético, también se vincula con la moda a través del diseño de telas realizadas digitalmente. Pla se sumerge en el campo ilimitado del arte tecnológico más sofisticado
enriqueciendo la percepción del espectador con nuevas formas de interacción. Sus obras pictóricas y geométricas generan fascinantes efectos ópticos a través de la utilización del color y la luz, dos elementos principales de la visión.

Eva Shin Nació en Seúl y vive en Buenos Aires. Es artista visual, música, pintora y performer. En los últimos años trabaja con video y fotomontaje sobre el concepto de biotecnología y
produce música electrónica experimental. Editó un disco solista con su proyecto de canción experimental AMHO y colaboró en varios discos y proyectos afines. Realizó performances en el MAMBA y los Centros Culturales Borges, Recoleta, Gral. San Martin y Konex. Participó de los festivales Trimarchi, Pecha Kucha, Saemangeum Flag festival y ArteBA. Realizó una instalación para la muestra USB en el Centro de Artes de Séul (Corea). Actualmente forma parte del proyecto La Ira de Dios.

Eduardo Pla (1952-2012). Nació en Buenos Aires. Precursor en el abordaje de los sistemas electrónicodigitales como forma de expresión artística, su sólida formación incluye estudios de arquitectura, comunicación audiovisual, diseño y urbanismo (entre 1970 y 1974). En 1984 obtiene
un Master en Dirección Artística en el Instituto Europeo di Design en Milán (Italia), capital internacional del diseño. Incursiona desde una época muy temprana en la realización de videoclips (Blue Monday, de la paradigmática banda inglesa New Order), el uso de video graphics y animación 3D, siendo un adelantado en el uso de estas tecnologías y cuestionándose la posibilidad óptica-filosófica de otras realidades. Este artista polifacético, también se vincula con la moda a través del diseño de telas realizadas digitalmente. Pla se sumerge en el campo ilimitado del arte tecnológico más sofisticado
enriqueciendo la percepción del espectador con nuevas formas de interacción. Sus obras pictóricas y geométricas generan fascinantes efectos ópticos a través de la utilización del color y la luz, dos elementos principales de la visión.





Espacio Pla

espaciopla.com
Malabia 1841, loft 2, Palermo
@EspacioPla

compartir