Gráfica subordinada a la exigencia de la acción

Como docentes de la carrera de Diseño Gráfico en la UBA, Paula Siganevich y María Laura Nieto, pudieron observar el cruce del diseño con otras disciplinas y el surgimiento de multiplicidad de expresiones en las calles a partir de la crisis económica argentina del año 2001. Decidieron registrarlos en Activismo Gráfico, publicación en la cual dieron forma a las conversaciones mantenidas entre los años 2006 y 2011, con referentes del diseño, en cruce con el arte y la política.
Cada uno de los entrevistados se presenta en el libro con el mismo orden cronológico en que fueron surgiendo: Fantasma de Heredia, Juan Carbonell, el Taller Popular de Serigrafía, el Taller de Gráfica Popular, Mujeres Públicas, GRAPO, Iconoclasistas y Onaire.



Durante las conversaciones encontraron coincidencias sobre el rol que imponía la estética del momento: el diseñador era un sujeto político. ¿Era acaso la producción gráfica una respuesta a la crisis?

Así lo entendieron el Taller Popular de Serigrafía y el Taller de Gráfica Popular.
Mientras que Magdalena Jitrik de TPS soñaba con un taller que se autosustentara y a la vez se transformarse en fuente de trabajo; Florencia Croacia y Lucas Giono del TGP se focalizaron en diseñar para la acción. Entre algunas de sus aventuras, cuentan con la experiencia de haber trabajado entre diseñadores industriales e ingenieros para hacer unos lavarropas para la Cooperativa de Trabajo Renacer (ex Aurora Grundig).
Los creadores de TGP desconocían al colectivo de artistas que bajo el mismo nombre fomentaron causas sociales a partir del arte en el México de 1937.

Este dato que podría ser menor invita a la reflexión: ¿por qué desconocemos nuestra propia historia regional y sí estamos al tanto con mucho más detalle de lo que sucede en EEUU y Europa?
Hoy, podemos hablar de Ai Wei Wei, sus obras, sus instalaciones, sus acciones en los puntos neurálgicos de conflicto mundial. También conocemos a quienes se agruparon en una plataforma más horizontal y de menor protagonismo individual como Hands Off Our Revolution.
Dudo que conozcamos con la misma precisión a aquellos artistas que trabajan en propuestas similares y que están más cercanos geográficamente a nosotros. Allí radica la importancia de un trabajo de investigación como el realizado por Siganevich y Nieto.
Porque permiten a generaciones futuras conocer lo sucedido y a quienes estuvimos presentes pero no atentos, nos señalan aquellas acciones en el espacio público que quizás pasamos por alto.



Pese a la heterogeneidad de los grupos, hay un factor en común entre ellos: se autogestionaron a partir de afectos y coincidencias políticas.
Quizás el más explícitamente afectivo sea GRAPO, ya que se autodefinian como un grupo de amigos que se reunían a tomar café para hablar de diseño y política.
Y el más heterogéneo sea Carbonell, ya que sus proyectos gráficos pasaron por lugares muy diversos, involucrándose en proyectos como FM La Tribu, la revista Hecho en Buenos Aires o la urbanización de La Cava.

El Fantasma de Heredia y  Onaire fueron propuestas con el foco en lo social y una elección clara de dónde y cómo actuar. Por ello se definían como políticos sin inhibición alguna.

Desde su postura de hablar de feminismo y no de género, Mujeres Públicas en mi opinión coincide con Iconoclasicistas; ya que ambos movimientos buscaban la construcción de nuevos relatos y nuevas formas de representación a partir de lo colectivo.



Oscar Wilde decía que “El público acepta en el arte lo pasado porque ya no puede alterarlo, no porque pueda apreciarlo” Personalmente, nunca lo había pensado así, pero hay algo de cierto en que cuestionamos con mayor severidad e intransigencia a la contemporaneidad que a lo que nos antecede. ¿Debido a la imposibilidad de que nos escuchen nuestros antepasados o por la necesidad de notoriedad en nuestro presente?

Lo valioso de Activismo Gráfico radica en que Siganevich y Nieto se han abstraído de la escena que las contiene, para brindarnos una mirada aguda, compleja y profesional sin tomar posición y dando cátedra de una observación neutral y objetiva, muy difícil para la lectura de un pasado tan reciente.



Activismo Gráfico
Conversaciones sobre Diseño, Arte y Política

Paula Siganevich y María Laura Nieto

Wolkowicz Editores, 2017
Primera Edición, Florida-Buenos Aires




por Cecilia Medina, 4 de Mayo de 2017
compartir