Pasión e intensidad. La obra de Yves Klein llega a Buenos Aires

Retrospectiva. Yves Klein en Fundación PROA desde el sábado 18 de marzo de 2017 hasta el lunes 31 de julio de 2017.

Yves Klein hijo de padres artistas, nació en Niza en 1928 y murió en París, a los 34 años de edad. Su obra prolífera para los acotados 7 años de investigación y experimentación, da cuenta de un espíritu inquieto, sensible y curioso.

Su pasión por el color se evidencia en cada paso en cada obra. La intensidad en la utilización del pigmento es su marca registrada. Tanto es así, que es el creador de su propio color azul ultramarino saturado llamado International Klein Blue (IKB). Las diversas pruebas realizadas con materiales, algunos tóxicos, podrían haber causado el deterioro en su salud.



A mediados de la década del 50 inicia su carrera artística formal con una serie de monocromas obras rectangulares pintadas de un único color. Las hará también en naranja, amarillo, verde, rosa y, por supuesto, en azul marino, el color que luego se convertiría en sinónimo de su nombre.

En 1957 presenta una serie de obras que anticiparán sus innovadoras propuestas: esculturas hechas con la técnica del dorado a la hoja, receptáculos llenas de pigmento puro, biombos azules, esponjas orgánicas todas exhibidas en PROA.

En su obra se aprecia claramente la espiritualidad oriental que le imprime a sus trabajos. Esto se debe a su relación con el deporte del Judo (cuarto dan) y es también producto de haber vivido un año y medio en Japón.

Este deporte le permite viajar por toda Europa, enriqueciendo así su creatividad. Klein busca un nuevo sentido a su obra, así surge el concepto de "sensibilidad inmaterial". En 1958 le encargan ambientar el nuevo edificio de la Ópera de Gelsenkirchen para el que realiza seis paneles de tamaño monumental recubiertos en esponjas impregnadas de IKB.

El happening y el naciente arte conceptual atraparon su mirada artística. Con osadía para la época incursiona en las “Antropometrías de la época azul” (1960). Esta performance en la que un grupo de músicos ejecutan una sinfonía monótona mientras tres modelos, desnudas siguiendo sus directivas, untan con pintura azul el cuerpo de cada una de ellas, logrando así estampar las huellas corporales sobre papeles blancos. Klein, transforma a las modelos en pinceles mientras ejecuta sus directivas de espalda a una audiencia vestida de etiqueta.

En esta exposición podremos recorrer los diferentes períodos: las pinturas monocromáticas, las pinturas de fuego, las cosmogonías de lluvia y viento, las series de esculturas y las obras en oro.

Klein tuvo una corta etapa de producción artística, pero suficiente para proyectarse como uno de los precursores del arte conceptual, el minimal art y el pop art de las siguientes décadas.

La mencionada exposición es organizada por la Fundación Proa junto con los Archivos Yves Klein (AYK) y la Embajada de Francia, con curaduría de Daniel Moquay (director de AYK), que cuenta con 76 obras y 100 documentos.



La muestra podrá visitarse hasta el 31 de julio de 2017




Fundación Proa
Av. Pedro de Mendoza 1929 CABA
@FundacionPROA

compartir